Modificaciones en Land Rover Freelander

El más pequeño de los Land Rover está siendo actualizado y podremos ver esa actualización a finales de año.La principal mejora se encuentra en su mecánica diésel de 2.2 litros, que con la adopción de un nuevo turbo y un filtro de partículas que reduce sus emisiones contaminantes en un 8% (versión de 150 CV) y en un 14 por ciento en la variante de 190 CV. El sistema start&stop vendrá de serie en todas las versiones con cambio manual.

Otras de las modificaciones que van hacer son los faros, el parachoques delantero, la parrilla delantera (brillante en la variante SD4 y mate en la TD4), las llantas de aleación, los espejos retrovisores (con un 10% más de superficie), los tiradores de las puertas y los estribos laterales, también nos sorprenden con nuevos colores.

El interior también ha sido modificado, se han rediseñado los asientos, con nuevas combinaciones de colores y otras opciones como el tapizado de cuero y los reglajes de los asientos eléctricos.

El motor de 2.2 litros diesel ha sufrido modificaciones en el turbo, que ahora es de geometría variable y está refrigerado por agua; y también en los segmentos, para soportar hasta un 10% de biodiésel. También son nuevos la ECU, ahora más potente y un escape con colectores de acero y filtro de partículas. Esta propulsor está disponible con dos niveles de potencia: 150 CV (denominada TD4, que sustituye a la anterior variante de 160 CV) y 190 CV (denominada SD4). Según Land Rover, además de ser más silencioso (se ha mejorado el aislamiento del vano motor) y eficiente que el anterior, el “nuevo” motor entrega 20 Nm. más de par, con idénticos 420 Nm. en ambas variantes.

Debido a las nuevas mejoras comentadas y a la adopción del sistema start&stop (asociado a una caja de cambios manual) se han reducido las cifras de emisiones de CO2, a 165g/km y 185g/km respectivamente, y ambos modelos superan la norma EU5. También se han reducido los gases NOx en un 28%, y las partículas MP10 en un 80%. Y los consumos bajan a 6.2 l./100km (150 CV) y a los 7.0 l./100km de media en el motor más potente.

En cuanto a sus prestaciones, la variante de 190 CV hace el 0-100 km/h en 8,7 segundos, con 190 km/h de velocidad máxima. El Freelander diesel de 150 CV iguala los registros de su predecesor de 160 CV (11,7 segundos en el 0-100 km/h y 181 km/h de velocidad punta). Los precios de la nueva gama comienzan en los 30.170 euros del TD4 Diesel 2.2 E Start & Stop a los 46.180 euros de la variante más potente diésel, denominada SD4 Diesel 2.2 Auto HSE.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...