No entres en los típicos mitos

Los conductores deben ser conscientes de la ley a la hora de ponerse al volante y olvidarse de las típicas leyendas urbanas, dudosas acerca de lo que es y no es legal. Aquí se disipa mitos populares.

Mito 1: Si sobrepasamos los límites de velocidad impuestos, por ejemplo en una zona que hay que ir a 50 km/h a 52 km/h, mucha gente piensa que al romper el límite de velocidad en un 10% o menos en una carretera, no se produce sanción, pero no es así.

Si la policía le para por exceso de velocidad, aunque sea por una diferencia mínima, pueden que te permitan irte con una advertencia o ponerle una sanción y quitarle puntos.

Pero si se detecta por un radar, es perfectamente legal que la policía envíe una notificación de acción penal por haber ido a 51 km/h en vez de 50 km/h.

Hoy en día lo que se suele ofrecer es dar un curso de concienciación, así como quitarte los puntos por exceso de velocidad, en ningún caso valdrá justificarse que has superado el límite por la mínima.

Mito 2: Beber agua en el coche no es un delito.

Conduciendo bebiendo un refresco no es delito, pero en algunos casos los conductores no son conscientes del peligro que pueden ocasionar a ellos mismos y a los que vienen de frente.

Tenemos que intentar tener el menor número de distracciones posibles.

Mito 3: Se puede utilizar el móvil siempre que estemos parados.

Este es probablemente el error más común que la gente hace, e incluso si nos quedamos atrapados en un atasco sin movernos durante horas, si el motor está encendido, si el motor está encendido y utilizas tu teléfono móvil, eso sí es un delito (tres puntos y una multa).

También hay quien piensa que utilizarlo con auriculares o altavoces está bien, pero es lo mismo. Siempre que tengas que apartar una mano del volante para atender el teléfono se considerará delito, el sistema de manos libres tampoco es legal en la conducción y podrías enfrentarte a un juicio y su correspondiente castigo.

Tal vez lo que es el sistema común tendría que entrar un poco más en juego, sobre todo cuando se trata de la vida de las personas. No animaríamos a nadie a ser discreto cuando nos encontramos a la policía y escondemos que estemos hablando por teléfono, beber un poco de la botella de agua que tenemos al lado o acelerar para llegar a tiempo a esa reunión o a no perder el vuelo.

No olvidemos por supuesto llevar al día los papeles del vehículo y por supuesto que no se nos pase la renovación del seguro de coche.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...