No tomes una rotonda si no te ampara un buen seguro de coche

Pasamos por ellas todos los días y sin embargo, no nos queda claro cómo debemos circular por una rotonda. Esta es una realidad de la que nadie duda y que trae como consecuencia múltiples colisiones entre quienes cada día salimos a la carretera para acudir a nuestros centros de trabajo, hacer la compra, etc.

En Rastreator, queremos ayudarte a despejar todas tus dudas a la hora de tomar una rotonda y por eso te damos a continuación una serie de recomendaciones.

Una rotonda no tiene otro sentido que organizar la circulación en torno a ella y por esa misma razón, goza de unas normas que les son propias y de un código de buenas prácticas tanto a la hora de acceder a ella como de abandonarla, porque una rotonda, además de un recurso para descongestionar el tráfico en una intersección viaria, es una vía en sí misma.

Una regla básica, además de aquella que nos dice que siempre debemos ceder el paso a nuestra izquierda, es la de incorporarnos al carril exterior con antelación suficiente para abandonar la rotonda hacia otra vía. Eso no quiere decir que debamos circular de forma constante por ese carril, todo lo contrario, cualquier conductor ha de procurar circular por el carril interior y solo utilizar el exterior cuando desee abandonar la rotonda, eso sí, debemos hacerlo con precaución, ya que podría darse el caso de que al incorporarnos bruscamente del carril interior al exterior para abandonar la rotonda y acceder a una vía, nos “crucemos” literalmente en el camino de quienes circulan por el carril exterior y desean seguir en la rotonda. Lo más seguro es que este tipo de maniobras terminen en una colisión entre ambos vehículos.

Lo mejor en estos casos, si vemos que podemos cortar el paso a otro conductor, es continuar y dar otra vuelta a la rotonda, por muy mal que nos siente hacerlo.

Si en la rotonda encontramos señalización vial, no tendremos más que seguirla. Es decir, si existen flechas de selección de carril que nos indiquen la dirección o direcciones que debemos tomar, tendremos que obedecerlas, y si nos encontramos en un carril donde la flecha nos indica que debemos abandonar en ese instante la rotonda para incorporarnos a una nueva vía, así deberemos hacerlo.

No olvides señalar tus movimientos con los intermitentes, tanto si vamos a cambiar de carril como si vamos a abandonar la rotonda; circula a la velocidad indicada por la señalización vial y respeta los Stop y Ceda el paso; solo así evitarás un accidente de tráfico en el interior de la rotonda. Y claro está, contrata un buen seguro de coche o seguro de moto, porque nunca se sabe cuándo vas a tener que dar un parte de accidente y, en ese momento, querrás que una compañía de seguros te respalde. Puedes contratar la tuya en el comparador online de seguros Rastreator.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...