¿Cuáles son las partes del coche más caras de reparar?

  • El seguro a Todo Riesgo es el único que cubre los daños que el propio conductor pueda causar al vehículo.
  • Los elementos estructurales del vehículo son los más caros de reparar en caso de accidente.

Llevar el coche al taller, suele implicar, en muchas ocasiones, un importante desembolso de dinero. Una de las formas de evitar que esto ocurra es mantener el vehículo en buen estado. Sin embargo, hay otros daños no previstos que son los que se producen tras un accidente de tráfico. Dependiendo de la gravedad y de las partes del coche afectadas, el coste de la reparación será mayor o menor. Por este motivo, hay seguros que, además de proteger los daños que causen a Terceros, cubren también los desperfectos del propio coche como es el seguro a Todo Riesgo.

¿Cuáles son las reparaciones más caras para el seguro tras un siniestro?

Según datos de GT Motive, más del 88% de las reparaciones que se hacen en talleres las pagan los seguros. Dado este gran volumen de facturación, muchas aseguradoras cuentan con talleres asociados.

En 2014, según datos de Audatex, el 28,6% de los ingresos de los talleres españoles procedía de las reparaciones de la carrocería. Según explica Andrés Herrera, profesor técnico de Electromecánica y Automoción, las reparaciones más importantes y más costosas que pueden tener lugar tras un siniestro son las relacionadas con los elementos estructurales del vehículo (largueros, traviesas, montantes…).

Según GT Motive, el 88% de las reparaciones que se hacen en los talleres las pagan los seguros

Además, manifiesta que “si los daños se producen en la zona central, los costes de reparación se encarecen exponencialmente ya que se trata de una zona prácticamente indeformable, debido a que es la que se encarga de proteger a los ocupantes”. Normalmente, esto suele suceder tras sufrir un gran impacto.

Por el contrario, “las zonas delantera y trasera están diseñadas para transformar la energía cinética (generada por el movimiento o la velocidad) en energía de deformación. Esto explica que este tipo de piezas sufra menos daños y su coste de reparación sea mucho más asequible”.

Sin embargo, el factor clave para determinar la gravedad de un accidente es la velocidad. “Los daños sufridos suelen ser directamente proporcionales a la rapidez con la que circula un vehículo, lo que repercute también en las zonas que se pueden dañar”.

Impactos laterales, frontales y traseros

En cuanto a la gravedad en los impactos, Andrés Herrera manifiesta que los laterales suelen ser los que más deformaciones causan en un vehículo. “Los elementos estructurales que se dañan tras un impacto de este tipo suelen ser las puertas, las aletas, los pilares, el estribo, las torretas de los amortiguadores, etc. En cuanto a las piezas mecánicas que pueden quedar dañadas son los puentes, las ruedas, manguetas, palieres…”.

Los impactos laterales son los que más deformaciones causan en un vehículo

Por otro lado, “los accidentes frontales causan daños estructurales en paragolpes, traviesa, frente, aletas, pasaruedas y largueros principales y superiores; y mecánicos en radiadores, ventiladores, manguitos, etc”.

“En cuanto a los impactos traseros, las piezas que se dañan son el paragolpes, traviesa, aletas, pasaruedas, piso del maletero, portón trasero y largueros traseros. Además, dependiendo de la intensidad del impacto se pueden perder algunos de los componentes del puente trasero del vehículo”.

Qué coches son más caros de reparar

En cuanto al tipo de vehículo, Andrés Herrera explica que “si los daños producidos afectan a los elementos mecánicos, el coste de reparación será mayor en un vehículo híbrido que en uno de gasolina o diesel, debido, sobre todo, al encarecimiento de las piezas. De la misma forma, también será más caro reparar un vehículo de gama alta, que uno estándar. Sin embargo, al hablar de elementos estructurales, el precio de reparación sólo será diferente si varía el modelo del coche”.

¿Cuáles son las averías más caras de un coche?

Además de los daños ocasionados por un siniestro, el coche puede requerir reparaciones por otros motivos. Descuidar el mantenimiento del vehículo, darle un mal uso, o incluso utilizar un combustible de baja calidad pueden averiar los elementos mecánicos del vehículo y repararlos suele ser bastante costoso.

El turbo

Entre los elementos más caros de reparar se encuentra el turbo. El precio de uno nuevo ronda entre los 1.000 y los 5.000 euros, dependiendo del vehículo. Además de esto, hay que añadir la mano de obra, que suelen ser unas 8 ó 9 horas. Esta avería se suele producir por circular con el motor muy revolucionado, con exceso de temperatura, falta de engrase o impurezas en el aceite, entre otras.

Los inyectores

Otros de los componentes qué más dinero cuestan son los inyectores, especialmente los diesel porque son más caros. Normalmente suelen estropearse por el uso, pero también puede ser debido a la mala calidad del combustible. Sustituirlos cuesta alrededor de 2.000 euros y unas 30 horas de mano de obra.

Bomba de combustible

La bomba de combustible es una pieza muy delicada. Suele romperse debido al consumo de gasolina de mala calidad, que contenga agua o metal. Si esto ocurre, la reparación tiene un importe de entre 700  y 2000 euros y se requiere entre 8 y 20 horas de mano de obra.

Correa de distribución

La rotura de la correa de distribución es otro de elementos que supone un mayor gasto. No es tanto el precio de la propia correa, como los daños que causa al romperse. Reparar todos los elementos que puede dañar conlleva un gasto de entre 300 y 2.500 euros, más mano de obra de entre 8 y 20 horas.

Gripar el motor

Otra de las peores averías que puede sufrir un vehículo es que se gripe el motor. Esto ocurre por estar sometido a una altísima temperatura. El precio de la reparación no suele bajar de los 1.500 euros y puede llegar a alcanzar los 6.000.

Junta de la culata

Sustituir la junta de la culata es muy laborioso, conlleva entre 15 y 25 horas de trabajo y el coste de la pieza oscila entre los 400 y los 800 euros. Suele ocurrir debido a un sobrecalentamiento del motor. Para evitarlo es conveniente revisar periódicamente el refrigerante del vehículo

Caja de cambios

Aunque es menos frecuente, la caja de cambios también puede romperse. Normalmente sucede por descuidar el mantenimiento del vehículo o por una mala práctica al cambiar de marchas. El coste de reparación o sustitución de los elementos dañados oscila entre los 1.000 y los 3.000 euros.

Reparar un coche tras un siniestro

Aunque todos los vehículos están obligados a contar, como mínimo, con un seguro de Responsabilidad Civil, éste sólo se hará responsable de los daños ocasionados a terceros, pero no de los que sufra el propio coche asegurado.

Si la situación se produce a la inversa y ha sido otra persona la causante del siniestro será su aseguradora la que tendrá que hacer frente a la reparación de los daños, independientemente del seguro que tenga contratado el otro vehículo implicado.

El seguro a Todo Riesgo

Ahora bien, si el asegurado quiere contar con una protección más completa y que su seguro se haga cargo de los daños que pueda sufrir su vehículo, ha de contratar un seguro a Todo Riesgo, el único que cuenta con la cobertura de daños propios. Esto implica que la aseguradora correrá con los gastos de reparación del coche en caso de siniestro, tanto si el conductor ha sido el culpable como si ha sido un desconocido (por ejemplo, si el coche estaba aparcado en la calle y alguien le rompe un retrovisor).

¿Cómo evaluar si un coche puede repararse o se declara siniestro total?

Cuando se produce un accidente de gravedad, en el que el coche queda seriamente dañado, o una avería de gran importancia, no siempre se puede ni compensa económicamente, repararlo. En este caso, según indica Andrés Herrera, profesor de Automoción y Electromecánica, será necesario elaborar una peritación o presupuesto de la reparación, que realizará un perito tasador o un taller autorizado.

Si el valor de reparación del vehículo es mayor que su valor venal, lo normal es que el coche se declare siniestro total

De esta forma, “lo primero que hay que calcular es el valor venal del vehículo siniestrado. Tras esto, hay varias posibilidades. La primera es que el valor de reparación sea mayor que el valor venal. Si esto sucede el vehículo se declarará siniestro total y sus restos irán al desguace. En cuanto a la indemnización, si el propietario posee un seguro a Todo Riesgo o no ha sido el culpable del accidente el seguro tendrá que pagarle la cantidad de dinero que tenga estipulada en cada caso. Por el contrario, si el valor de reparación es menor o igual al valor venal del coche, éste podrá repararse, y el seguro se hará cargo de los costes”.

Las reparaciones y los seguros a Todo Riesgo

Comprar un coche nuevo a veces implica que exista cierto miedo a que lo roben, lo rayen o incluso a tener un accidente y que quede seriamente dañado. En estos casos, lo mejor es contar con un seguro a Todo Riesgo que asegure el vehículo ante todas esas circunstancias. Si estás pensado en contratarlo, lo mejor es que lo hagas con el comparador de Rastreator. Cuenta con una oferta enorme de compañías y en apenas unos minutos te mostrará exactamente lo que estás buscando.

 

Julio de 2015


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Cynthia RosellRastreator.com


Seguro que te interesa...