Preguntas frecuentes sobre los seguros de automóvil

Es de sobra sabido que todo propietario de un vehículo a motor está obligado a contratar y mantener en vigor una póliza de seguro que cubra la responsabilidad civil del conductor ante daños propios -personales y materiales- y contra terceras personas como consecuencia de un accidente de tráfico. Aunque esta obligación exigida al propietario del vehículo contrasta con la calificación del conductor como sujeto responsable. Es decir, que aunque el propietario del vehículo sea la misma persona que el tomador del seguro, el asegurado es el conductor, porque lo que en realidad se cubre no es la responsabilidad del propietario, sino la responsabilidad del conductor.

Si tuviésemos nuestro seguro condicionado por franquicia, ésta puede ser de dos formas diferentes. El caso más habitual es el de la franquicia absoluta, por la que la compañía aseguradora pagará una indemnización resultado de la diferencia entre los daños sufridos y el importe de la franquicia contratada, porque si los daños fuesen de menor cuantía que la franquicia, la aseguradora no indemnizará cantidad alguna.

En el caso de la franquicia relativa en la que el importe del siniestro sufrido no supere la cuantía de la franquicia, la compañía aseguradora no indemnizará, y en caso de hacerlo, la aseguradora pagará la totalidad del coste de los daños sufridos por el tomador.

Para evitar, que por error u omisión, nos cobren primas en los años sucesivos a la vigencia de nuestro seguro original, es muy recomendable que antes de dos meses de la finalización del periodo del seguro en vigor, comuniquemos a la aseguradora nuestra voluntad de no continuar el contrato.

Si prorrogásemos tácitamente nuestra póliza y el aumento de la prima del seguro no estuviera previsto en el contrato, la subida deberá ser aceptada por nosotros como tomadores. Y si la subida propuesta fuese para el siguiente período de renovación del contrato, deberán comunicárnoslo con una antelación mínima de dos meses a la fecha de expiración; y en caso de que como asegurados no aceptemos expresamente la subida propuesta y el contrato no fuese resuelto por la compañía de seguros o no se respetase el plazo de dos meses, ocurriría que la subida de la prima al no poder aplicarse sin nuestro consentimiento, la compañía aseguradora deberá respetar la prima del año anterior.

Hasta el vencimiento del periodo de vigencia del seguro, la compañía de seguros no podrá rescindirnos el contrato porque rechacemos el aumento de la prima que no fue previsto en el contrato; solo si la revisión del importe de la prima estuviese prevista en nuestra póliza determinando su nuevo importe de forma lineal, o en su defecto se indique el método para el cálculo, sólo entonces la subida a aplicar se realizaría sin que sea necesario nuestro consentimiento.

Por ello, la recomendación es que debemos de leer con detenimiento las condiciones contractuales del contrato de nuestra póliza de seguro y si no nos convencen, cambiar a otra póliza o compañía aseguradora. La mejor forma de hacerlo es informarnos a través del comparador de seguros online Rastreator de las opciones que tenemos a nuestro alcance.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...