¿Qué personas pueden conducir un coche?

Estar en posesión de un carné de conducir en vigor es un requisito indispensable para poder conducir un vehículo tal y como recoge el artículo 60 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial. Ponerse al volante de un coche sin la licencia que acredite para ello constituye un delito, y como tal, está sancionado. De hecho, el mismo documento califica la acción de conducir sin la autorización administrativa correspondiente como una infracción muy grave, castigada con una multa de 500 euros.

Pero la gravedad de esta acción es tal que viene castigada incluso por el Código Penal en su artículo 384. El documento establece que todos los que conduzcan sin carné (ya sea porque nunca lo han obtenido, han sido privados de él por una decisión judicial o hayan perdido todos los puntos) serán castigados con la “pena de prisión de 3 a 6 meses, con la de multa de 12 a 24 meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días”.

En caso de accidente, no todos los conductores que se encontraban al volante en el momento del siniestro estarían protegidos por la póliza. Entonces, ¿qué conductores pueden conducir un coche?

La figura del conductor

En el contrato de seguro aparecen reflejadas distintas figuras jurídicas que no tienen por qué coincidir en una misma persona: el tomador del seguro, el propietario del vehículo y los conductores (principales y ocasionales).

En una póliza, el conductor es aquella persona que está legalmente habilitada por el asegurado o el propietario del vehículo asegurado para poder conducirlo o esté bajo su custodia en el momento del accidente.

Conductores declarados en la póliza

Los que sí estarán protegidos por el seguro de Coche contratado para un vehículo determinado son aquellas personas de las que la asegurada tenga constancia. El conductor principal así como el ocasional o segundo conductor. Estas personas son las que, con mayor o menor frecuencia, van a ser las que cojan el vehículo y, por tanto, las que estén más expuestas a sufrir un siniestro y a necesitar estar cubiertos.

Por eso es importante que todas aquellas personas que vayan a conducir de manera habitual un coche estén incluidas en la póliza, incluso aunque tengan muchos años de experiencia al volante que y/o edad.

Los hijos en el seguro de Coche

Una de los casos a los que hay que prestar especial atención es a qué hacer con los hijos que acaban de sacarse el carné de conducir y si es necesario notificar a la aseguradora que éstos van a usar el vehículo. Lo habitual es que éstos utilicen cualquiera de los coches que hay en la familia pero para poder estar cubiertos deben estar declarados en la póliza, ya sea como conductor principal u ocasional (dependiendo del uso que le den al coche). Incluir a una persona de estas características tiene un impacto notorio en el importe de la prima, ya que el riesgo que ésta entraña hará que el precio del seguro aumente.

Los conductores jóvenes y más aún si son noveles, son un colectivo con un riesgo elevado. Es por eso que algunas aseguradoras se nieguen a cubrir a las personas con poca edad y/o sin apenas experiencia. Ahora bien, ese no es motivo para circular sin seguro, ya que la legislación española obliga a ello. En el caso de que ninguna compañía cubra a un conductor con este perfil será el Consorcio de Compensación de Seguros el organismo encargado de protegerlo. De hecho, es el Reglamento del seguro Obligatorio de Responsabilidad Civil en la circulación de vehículos a motor en su artículo 5 el que regula este seguro de “emergencia” siempre que el conductor haya sido rechazado por 2 entidades aseguradoras.

Conductores con experiencia y edad

Ahora bien, no sólo los conductores declarados en la póliza son los únicos que pueden conducir un vehículo y estar cubiertos en caso de sufrir un accidente. También estarán protegidos aquellos que cumplan con unos requisitos de edad y/o antigüedad del carné de conducir. Éstos no son homogéneos ya que cada compañía tiene libertad para fijarlos como crea conveniente.

Así, mientras que algunas aseguradoras permiten que los conductores con 25 años o más conduzcan el vehículo aunque no estén declarados en la póliza hay otras que elevan la edad a los 26, 27 e incluso los 28 años. Además, también es posible que junto a una edad mínima, las aseguradoras reflejen en su condicionado una determinada antigüedad en el carné de conducir (1, 2, 5…). Al igual que ocurre con la edad del conductor, el número de años de licencia para estar cubierto por el seguro de un coche dependerá de cada compañía.

El conductor en el coche de alquiler

Al alquilar un coche se hace con el seguro de Responsabilidad Civil (RC) pero es posible añadir coberturas adicionales para hacerlo más completo, incluso contratar una póliza a Todo Riesgo sin Franquicia. Así, en el caso de sufrir un accidente y ocasionar daños al vehículo, será el seguro el que  corra con todos los gastos, quedando el conductor exento del coste de la reparación.

Eso sí, el conductor deberá ser el que consta como tal en el contrato de alquiler, ya que será a éste al que cubra el seguro. En el caso de que vayan a ser varias personas las que cojan el vehículo deberán comunicarlo para ampliar la cobertura del seguro. Este trámite no es gratuito. Añadir conductores adicionales lleva aparejado un aumento de la prima. Y es que, a más personas conduciendo un coche el riesgo que soportan las aseguradoras es mayor.

¿Qué pasa con los conductores no cubiertos?

Aunque un vehículo puede ser conducido por más conductores que los que aparecen reflejados en el seguro no todos los conductores pueden usar un vehículo. Es por eso que, si un conductor que no esté cubierto por un seguro sufre un siniestro lo más probable es que la compañía decida no cubrirlo. Otra posibilidad es que la aseguradora resuelva aplicar la regla de la equidad (reducción de la indemnización en la proporción existente entre la prima pagada y la que hubiera tenido que pagar el tomador por el riesgo). Por último, la aseguradora puede hacer efectivo el derecho de repetición, es decir, pagar la indemnización pero luego reclamársela al asegurado si actuó con dolo o culpa grave.

Conductor declarado, conductor asegurado

Antes de ponerse al volante de un coche o de prestar el vehículo a otra persona que no esté incluida en la póliza es importante revisar las Condiciones Generales y Particulares y comprobar qué personas estarían cubiertas en caso de sufrir un accidente.

No todas las compañías y/o productos protegen a aquellos conductores que no estén declarados en la póliza. De hecho, hay algunos seguros diseñados exclusivamente para aquellos vehículos que sólo vayan a ser conducidos por una única persona.

Para contratar el seguro que más se adapte a cada uno es importante comparar no sólo precios sino también coberturas. Una manera fácil y rápida de hacerlo es usando comparadores como Rastreator. En apenas unos segundos podrás encontrar el mejor seguro de Coche.
COMPARAR SEGUROS DE COCHE

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...