Qué hacer ante un pinchazo

Cuántas veces, mientras conducíamos tranquilamente por la carretera, hemos visto a alguien intentando cambiar una rueda en el arcén y nos hemos dicho: “si tuviera que hacerlo yo…”. Pues bien, desde Rastreator te vamos a dar unas pautas para que si tienes cualquier tipo de imprevisto, ya sea un pinchazo o reventón, con tus neumáticos, seas capaz de cambiar la rueda estés donde estés.

Ante todo, mantén la calma. Respira hondo y reflexiona sobre cuál es el primer paso que has de dar ante un pinchazo inesperado de tu rueda. Bien, si ya lo has conseguido, esto es lo que debes hacer a continuación:

  • Señala mediante las luces de emergencia de tu coche que sufres un percance, así el resto de vehículos sabrán que algo ha pasado y podrán adelantarte sin problemas cuando aminores la marcha.
  • Busca un lugar seguro donde estacionar tu vehículo y no olvides colocar los triángulos para aumentar la visibilidad de tu vehículo y utilizar el chaleco reflectante.
  • Saca el equipaje del coche, si es que llevas, y pide a los acompañantes, si es que los tienes, que se bajen del coche y se resguarden en un lugar seguro.
  • Busca la rueda de repuesto (comprueba previamente en tu vehículo que la llevas y que cuenta con la presión suficiente), así como el gato y la llave necesaria para quitar los tornillos.
  • Si tienes tapacubos en vez de llantas, quítalo y con la llave afloja un poco los tornillos.
  • Utiliza el gato para levantar la rueda. El gato no puede ponerse donde uno quiera, hay un punto determinado que viene señalado en el bajo del vehículo, si no lo encuentras, consulta el manual de tu coche. Asegúrate de que tienes el gato bien colocado, ya que de lo contrario podría resbalarse y provocar un accidente.
  • Eleva el coche y cuando la rueda ya no esté en contacto con el suelo, comienza a desatornillar, siempre en diagonal.
  • Quitados los tornillos, retira la rueda con fuerza, y ten cuidado al hacerlo, ya que pesará considerablemente. En este proceso, jamás te pongas delante de coche, ten mucho cuidado con dónde poner las manos y los pies.
  • Avisamos de que nunca hay que ponerse debajo del coche cuando esté levantado con el gato, ya que puede ser peligroso si resbala.
  • Coge la rueda de repuesto y ajústala en el hueco. Asegúrate de que está bien puesta, de que gira sin dificultad. Pon de nuevo los tornillos, también en diagonal, y apriétalos primero a mano y luego ayudándote con la llave de tubo, después, baja de nuevo el coche y retira el gato.
  • Por último, aprieta de nuevo los tornillos, todo lo que puedas, y no olvides recoger todas las herramientas que has utilizado y volver a guardarlas en su sitio. Mete la rueda en el lugar donde estaba la de repuesto y prosigue tu marcha.

Un último consejo, como los pinchazos pueden suceder a cualquier hora y en cualquier lugar o situación meteorológica, sería conveniente que siempre llevaras en tu maletero una linterna o luz frontal (con esta última tendrás liberadas las dos manos para cambiar la rueda con mayor comodidad), ya que puede ser de noche; un chubasquero, por si llueve torrencialmente, y unos guantes por si está nevando o la temperatura es muy baja.

Y si finalmente y después de todas estas explicaciones, no eres capaz, lo mejor es que llames al servicio de asistencia en carretera que te ofrece tu seguro de coche. ¿Que no sabes si tienes este tipo de cobertura? Comprueba tu póliza y si no es así, no lo dudes y amplia tu póliza o cambia de seguro o compañía, puedes informarte desde la página web de Rastreator.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...