Que no te pille el radar

Hay una foto en la que nadie quiere salir. La instantánea de una multa que demuestra, y sanciona, el exceso de velocidad con que se ha conducido en una autovía, carretera convencional o vía urbana. En Rastreator hemos resumido algunos aspectos clave sobre el dispositivo que capta el momento: los radares.

En nuestro país, hay más de 1.300 radares de diverso tipo controlando la velocidad, tanto en carreteras como en ciudades. ¿Cómo evitar que salte el flash de la cámara? Se trata de una pregunta recurrente para todos; también entre un colectivo que aglutina buen número de multas por este concepto: los motoristas.

Está claro que la primera medida para no ser cazado por los radares es circular a la velocidad que corresponda en cada vía. Según datos publicados por el Ministerio de Fomento, en autovías, el porcentaje de vehículos que circulan a más de 120 km/h se ha reducido por encima de un 30% en los últimos años y en carreteras convencionales, el porcentaje de vehículos que superan los 100 km/h ha descendido un 45%.

El radar capta el exceso de velocidad y toma dos fotografías del vehículo. La imagen se recibe por fibra óptica o medios telemáticos en el Centro Estatal de Tramitación de Denuncias Automatizadas (ESTRADA), en tiempo real o como tarde un día después. Las fotos correctas son visionadas por un operador, que aplica unos criterios de calidad. Comprueba la matrícula, marca y modelo en el Registro General de Vehículos de la DGT y genera el expediente. El expediente se remite al propietario del vehículo en un plazo medio de una semana. Cuando el sancionado recibe la notificación debe identificar al conductor del vehículo, en el caso de que no sea él. Cualquier recurso, alegación o comunicación posterior que haga el conductor es tratada en el ESTRADA, que es quien resuelve el expediente.

Hay que tener en cuenta que los radares fijos miden y fotografían sin error hasta dos vehículos por segundo. El margen de los radares fijos es del 1% por encima de los límites establecidos en la vía y de los móviles un 10%. Los de pórtico solo miden la velocidad de los vehículos que circulan por su carril, mientras que los de caja se pueden programar para que controlen en los dos sentidos. Las cabinas laterales pueden medir la velocidad de cualquier carril. Los sistemas de radar no funcionan en las curvas porque tienen dificultades para calcular la velocidad con exactitud. Los radares no están operativos con temperaturas extremas: por debajo de 10 grados bajo cero y por encima de 60 grados.

En cualquier caso, resulta muy recomendable contratar la Cobertura de Gestión de Multas que las compañías de seguros de coche te ofrecen. Mejor que no recibas ninguna multa, pero por si acaso, hay que estar preparado. Así que, consulta el listado de aseguradoras que aparece en el panel de Rastreator y encuentra aquellas que ofrecen este tipo de coberturas.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...