Qué pronto nos olvidamos de la buena conducción

Cuando somos noveles, y lucimos el distintivo de la “L’ en nuestra luna trasera, bien sea por nuestra inexperiencia o falta de pericial volante, respetamos todas y cada una de las normas de seguridad e incluso aquellas que sin ser normas legales se consideran buenas costumbres por parte de los conductores.

Y sin embargo, según transcurre el tiempo, y ganamos confianza y seguridad en nosotros mismos, esos pequeños detalles, van cayendo en el olvido. Relajamos nuestras conductas. Conductas que influyen no sólo en el mantenimiento de nuestro vehículo, sino en nuestra propia seguridad.

Hoy detallaremos algunos puntos de esa buena praxis que jamás debiéramos perder:

Al circular por ciudad, una mala costumbre es no poner el coche en punto muerto cuando llegamos a un semáforo. Preferimos esperar en primera con el embrague pisado, con la intención de ahorrar unas milésimas de tiempo y salir los primeros al ponerse verde el disco. Hemos de saber que esta práctica no es saludable para el embrague, ni para las pastillas de freno el no utilizar el freno de mano cuando estamos en una calle en cuesta.

Otro tópico es aquel de apoyar el brazo sobre la ventanilla para fumar, o por comodidad. Pocas veces somos conscientes de la peligrosidad que conlleva este tipo de conductas en las vías rápidas. Ni siquiera deberíamos hacer tal cosa cuando estemos parados en un atasco (cuando deberíamos apagar el motor) pues los ciclomotores nos pueden dar más de un disgusto cuando intentar avanzar en una caravanas.

La llegada a los peajes lleva acarreada otra típica mala práctica, muy extendida, por cierto. Solemos embragar y frenar en lugar de ir disminuyendo de marcha progresivamente para ahorrarnos unos cuantos cambios, sin embargo, con ello debilitamos la transmisión de nuestro vehículo y el motor lo acusa a la larga.

Otro gran vicio de la conducción, es aquel de circular por el carril central o el de la izquierda. Éste, como bien aprendimos en la autoescuela, debe reservarse para los adelantamientos. Ir por la derecha no es solo para los vehículos “lentos” o los “primerizos”.

Un consejo para evitar estos y otros vicios es tener siempre presente que no circulamos solos, por ello, debemos señalizar correctamente los cambios de carril y sentido y dirección, avisando con antelación al resto de conductores.

Por último, otro buen consejo, y señal de buen conductor, es el de contratar el mejor seguro, con respecto a nuestras condiciones y necesidades particulares. Y para ello, nada mejor, que hacer uso del mejor comparador online, Rastreator. Un comparador de seguros que en segundos nos ofrecerá la mejor oferta de seguro de coche en calidad-precio, adaptada en todo momento a nuestras necesidades.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...