¿Qué tiene que ver la sonda lambda con tu seguro?

Todo el mundo está de acuerdo en que hay que reducir la contaminación producida por los vehículos a motor. A este fin, las autoridades gubernamentales vienen introduciendo progresivamente una legislación cada vez más rigurosa sobre la emisión de los gases de escape. El método más corriente utilizado por los fabricantes de vehículos para reducir las emisiones es el catalizador de tres vías. Este dispositivo transforma los gases contaminantes en otros menos perjudiciales. Sin embargo, los catalizadores de tres vías solo funcionan eficientemente si puede mantenerse la relación aire-combustible dentro de límites muy ajustados y aquí es donde entra en juego la sonda lambda, que se instala en el tubo de escape situado inmediatamente antes del catalizador de tres vías.

La sonda lambda detecta constantemente la composición del gas de escape. Ante cualquier cambio de voltaje en la salida del sensor, la unidad de control del motor (ECU) instruye al sistema de mezcla de combustible para que modifique la riqueza de la mezcla.

La sonda lambda es el elemento que ordena a la ECU alterar o no la mezcla de combustible de los inyectores y el paso de más o menos oxígeno a la mezcla, por lo que siempre debemos contar con una sonda en buen estado de funcionamiento en nuestros vehículos.

Al hacer más rica la mezcla el motor funcionará con más combustible, por lo que los consumos se elevarán. Por ello, conviene tener esta sonda en perfecto estado de funcionamiento, ya que si ocurre lo contrario (detección de una mezcla con demasiada gasolina a la salida de los gases de escape), la ECU puede bajar demasiado la cantidad de gasolina que se inyecta al motor, provocando una condición de mezcla pobre con toda clase de problemas para el motor.

Si notas que el coche “quema” demasiada gasolina (te darás cuenta por los altos consumos o el humo negro en el escape), es más que probable que la sonda esté inutilizada. Una de las causas por las cuales las sondas dejan de trabajar, es porque las entradas del mismo sensor se han tapado con carbono, por lo cual hay que cambiarlas lo antes posible. Recuerda que la sonda está expuesta permanentemente a los gases de escape.

Por último, no intentes reparar una sonda lambda, ni limpiarla, sino que deberás comprar una nueva. Estas sondas son bastante delicadas, e incluso algunas cuentan con calefactor incorporado para que cuando esté el motor frío, pueda operar en un rango aceptable. Además, su funcionamiento depende de pulsos eléctricos que envía a la ECU, por lo que puede haberse dañado el aislante eléctrico interno; por más que la limpies, seguirá fallando.

Te preguntarás que es lo que tiene que ver esta sonda con tu seguro. Pues tiene algo que ver, porque si tienes cierta sensibilidad medioambiental, hay compañías como Mapfre -que llega hasta el 50 por ciento de descuento- y como Lagun Aro -reducción de un 15 por ciento- que te van a ayudar, bonificándote el precio de tu prima.

Pero la novedad realmente avanzada la ofrece Génesis con su Seguro Cero CO2, que en función de los kilómetros recorridos, calculará las emisiones de CO2 que emite tu coche cada año. Génesis aportará un 90% y tú tan solo un 10% a uno de estos dos proyectos: Generación de electricidad limpia y renovable mediante Energía Eólica en las regiones de Maharashtra, Gujarat y Rajasthan, en la India; y el segundo, dirigido a la obtención de Compostaje orgánico a partir de residuos agrícolas y ganaderos en el estado de Michoacán, en México, que permite reducir de manera considerable las emisiones de metano y asegurar un comercio justo.

Entra en Rastreator.com e indaga a través de su buscador sobre las posibilidades que ofertan hasta 30 compañías de seguros que, como Génesis, quieren premiarte por tu compromiso con el medio ambiente y la sostenibilidad del planeta.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...