¿Quién perita al perito?

En un post anterior os hablábamos de la figura e importancia del perito a la hora de reparar nuestro vehículo siniestrado o de indemnizarnos en caso de que siniestro grave.

El perito es el profesional, que se encarga de decidir si un coche ha de ser reparado (sustitución o reparación de piezas dañadas), o bien, si debe indemnizar al cliente por el mismo y cuál es la cuantía de esa suma.

Ahora bien, ¿y si no estamos conformes con la peritación?

En estos casos, el usuario puede contratar a su propio perito, y su valoración tendrá IGUAL validez que la que pueda tener el peritaje oficial de la compañía de seguros. Veamos lo que dice la ley al respecto. (Ley 50/1980, de contrato de Seguro)

Artículo 38.

“… Si las partes se pusiesen de acuerdo en cualquier momento sobre el importe y la forma de la indemnización, el asegurador deberá pagar la suma convenida o realizar las operaciones necesarias para reemplazar el objeto asegurado, si su naturaleza así lo permitiera.

Si no se lograse el acuerdo dentro del plazo previsto en el artículo 18, cada parte designará un perito, debiendo constar por escrito la aceptación de éstos. Si una de las partes no hubiera hecho la designación, estará obligada a realizarla en los ocho días siguientes, a la fecha en que sea requerida por la que hubiere designado el suyo, y, de no hacerlo en este último plazo se entenderá que acepta el dictamen que emita el perito de la otra parte, quedando vinculado por el mismo.

En caso de que los peritos lleguen a un acuerdo, se reflejará en un acta conjunta, en la que se harán constar las causas del siniestro, la valoración de los daños, las demás circunstancias que influyan en la determinación de la indemnización, según la naturaleza del seguro de que se trate y la propuesta del importe líquido de la indemnización.

Cuando no haya acuerdo entre los peritos, ambas partes designarán un tercer perito de conformidad, y de no existir ésta, la designación se hará por el Juez de Primera Instancia del lugar en que se hallaren los bienes, en acto de jurisdicción voluntaria y por los trámites previstos para la insaculación de peritos en la Ley de Enjuiciamiento Civil. En este caso el dictamen pericial se emitirá en el plazo señalado por las partes o, en su defecto, en el de treinta días, a partir de la aceptación de su nombramiento por el perito tercero.

El dictamen de los peritos, por unanimidad o por mayoría, se notificará a las partes de manera inmediata y en forma indubitada, siendo vinculante para éstos, salvo que se impugne judicialmente por alguna de las partes, dentro del plazo de treinta días, en el caso del asegurador, y ciento ochenta en el del asegurado, computados ambos desde la fecha de su notificación. Si no se interpusiere en dichos plazos la correspondiente acción, el dictamen pericial devendrá inatacable.

Si el dictamen de los peritos fuera impugnado, el asegurador deberá abonar el importe mínimo a que se refiere el artículo 18, y si no lo fuera abonará el importe de la indemnización señalado por los peritos en un plazo de cinco días.

En el supuesto de que por demora del asegurador en el pago del importe de la indemnización devenida inatacable al asegurado se viera obligado a reclamarlo judicialmente, la indemnización correspondiente se verá incrementada con el interés previsto en el artículo 20, que, en este caso, empezará a devengarse desde que la valoración devino inatacable para el asegurador y, en todo caso, con el importe de los gastos originados al asegurado por el proceso, a cuya indemnización hará expresa condena la sentencia, cualquiera que fuera el procedimiento judicial aplicable.

¿Quién paga mi perito?

El Artículo 39 de la misma ley, nos da la solución:

“Cada parte satisfará los honorarios de su perito. Los del perito tercero y demás gastos que ocasione la tasación pericial serán de cuenta y cargo por mitad del asegurado y del asegurador. No obstante, si cualquiera de las partes hubiera hecho necesaria la peritación por haber mantenido una valoración del daño manifiestamente desproporcionada, será ella la única responsable de dichos gastos.”

Conclusiones

Aunque como vemos, es posible, contradecir la estimación del perito de nuestra compañía, salvo casos puntuales fraudulentos que se vena a simple vista, el coste del proceso puede resultarnos mayor que el beneficio.

Para estar seguros, la mejor opción es contratar una compañía profesional, aquella que sigue las normas de buena praxis. Y a la hora de elegir una de estas compañías, no lo dude, haga uso de comparadores online como Rastreator, que en segundos, ofrecerá la mejor calidad-precio del mercado, según nuestros requerimientos personales para tu seguro de coche. ¡Compara y acertarás!


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...