Seat 600: la historia de un pequeño gran coche

Quien no haya montado en un Seat 600 -y probablemente los más jóvenes no lo hayan hecho- se ha perdido un trocito importante de la historia de la automoción en España.

Fue el coche de referencia en los años 60 para la mayoría de las familias de clase media por su precio asequible, símbolo de toda una generación y con el que se animaron a conducir muchas mujeres que hasta entonces no lo habían hecho. Del fenómeno del 600, adquirido por gran parte de las familias españolas, tuvieron que beneficiarse las compañías aseguradoras con el aluvión de seguros de coche que se debieron contratar.

Poco después surgieron otros modelos de mayor potencia y características cómo por ejemplo el Seat 1430.

El origen del 600 se remonta a 1955, cuando en el Salón del Automóvil de Ginebra, se presentó el Fiat 600, que revolucionó el mundo del automóvil. A simple vista parecía poco probable que en un vehículo tan pequeño pudieran entrar 4 personas con su equipaje correspondiente.

El Fiat 600 contaba con 3,2 metros de largo, con suspensión independiente en las cuatro ruedas y podía alcanzar una velocidad de 95 kilómetros por hora, con poco consumo de combustible.

Su resistencia quedó demostrada en una curiosa prueba en la que dos 600 recorrieron casi 10.000 kilómetros, atravesando tres continentes en 11 días. A partir de ahí se convirtió en todo un mito utilizado incluso por estrellas de cine y protagonista de muchas películas.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...