Seguro de coche sin carné

Los coches sin carné llegaron a España a finales de los 90 desde Francia, donde nacieron como alternativa para personas mayores que vivían en el ámbito rural y querían desplazarse al centro. Desde entonces, la venta de este tipo de vehículos se ha ido incrementando paulatinamente en nuestro país, pero con un fin un poco diferente: los padres ven un filón en la compra de este tipo de coches para sus hijos adolescentes.

Los también conocidos como ‘microcoches’,se han hecho un hueco en el mercado como alternativa para los desplazamientos urbanos. Este éxito se debe a diversas razones como la comodidad y la seguridad que representan frente a, por ejemplo, un ciclomotor.

No obstante, no todo son ventajas, ya que el precio de un microcohe puede ser bastante superior al de un ciclomotor tradicional, y además las compañías pueden poner problemas para asegurar algunos conductores o vehículos.

 

Carné AM

La Dirección General de Tráfico (DGT) se refiere a ellos como “vehículos de cuatro ruedas cuya masa en vacío es inferior a los 350 kg y que no pueden rebasar los 45 km/h”. Según la normativa española, basta con tener 15 años para poder conducir uno. Sin embargo, llamarlos vehículos sin carné no es un término estrictamente correcto. Aunque son aptos para su uso sin licencia de conducir tipo B, sí que se obliga al usuario a obtener la licencia de conducción tipo AM para ciclomotores y cuadriciclos.También se pueden conducir con los permisos de las clases A1, A2, A y B. Para conseguir este carné es necesario pasar un examen psicotécnico, aprobar el examen teórico de la Jefatura de Tráfico y, además, superar una prueba práctica.

Este tipo de vehículos pueden circular por ciudad y carreteras, pero está prohibido su paso por autovías y autopistas. En el caso de las carreteras, deben circular por el arcén o invadiendo el menor espacio posible de la calzada.

Seguro a Terceros o Terceros ampliado

Eso sí, como cualquier otro vehículo de motor, la ley obliga a suscribir un seguro obligatorio de RC que cubra al menos los daños personales y materiales ocasionados a terceros.

En concreto, los usuarios de este tipo de coches cuentan con 3 tipos distintos de póliza para contratar. La básica sería un Seguro a Terceros, Terceros con asistencia en viaje y, por último, la más completa, a la que se le añade la cobertura de rotura de lunas.

Por otro lado, existen otras garantías más específicas como el seguro del conductor o la defensa jurídica y la reclamación de daños. Aunque suelen estar incluidas en todas las pólizas, dependerá de las condiciones específicas de cada compañía.

Inconvenientes para asegurar los microcoches

No obstante, aunque este tipo de coches se puedan conducir a partir de los 15 años y sin la obtención del carné tipo B, los usuarios con estas características pueden encontrar problemas a la hora de contratar un seguro. Y es que muchas compañías no suscriben pólizas para conductores de dicho perfil por considerar que el riesgo que tienen que asumir es muy elevado. En ese caso, podrán dirigirse como última instancia al Consorcio de Compensación de Seguros que, entre sus funciones, cuenta con la de asegurar a todos aquellos que no sean admitidos por las compañías.

Por otro lado, en caso de que una compañía decida asegurar a este tipo de conductores, es probable que establezca  un precio de prima bastante elevado. Por ello,  antes de contratar una póliza es recomendable comparar los distintos Seguros de Coche que ofrece el mercado. Una de las mejores maneras de hacerlo es utilizando el comparador de Seguros de Coche de Rastreator.com, con el que conseguirás ahorrar de una forma sencilla y rápida.

Marzo de 2017


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

María ÁlvarezRastreator.com