Sobre el seguro obligatorio, sabías que…

… Todos los vehículos de tracción mecánica están obligados por Ley a contratar la cobertura de un seguro obligatorio, independientemente de si circulan o no, estén estacionados en el garaje o con la batería desconectada y apoyados en cuatro tacos de madera porque no tienen ruedas y hace meses que no se mueve. Lo cierto es que la inmensa mayoría de propietarios y conductores lo desconocen, y hasta porfiarán si en una conversación sale el tema.

Sin embargo, el Decreto Ley 632/1968, de 21 de marzo del mismo año sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor, dentro del Capítulo II, Sección 1, habla del deber de suscripción del seguro obligatorio contra terceros -por una cuantía establecida- que tiene todo propietario con residencia en España de cualquier vehículo a motor que tenga su estacionamiento habitual en nuestro país. El referido Decreto establece que el incumplimiento de esta obligación -según reza el Artículo 3- inhabilita a los vehículos no asegurados a circular por el territorio nacional y que ese vehículo debe de estar inmovilizado con el coste que ello conlleve a expensas de su propietario mientras no esté asegurado.

Y como no podría ser de otra manera, este Decreto Ley también recoge la sanción prevista a los infractores consistente en una multa de 600 a 3.000 euros, en función de si el vehículo es detectado circulando o no, el tiempo que llevase sin asegurar, la reincidencia en la falta o el perjuicio que pudiese causar a terceros con independencia de que se generasen responsabilidades penales.

Y lo serio de este asunto es que el Consorcio de Compensación de Seguros, como gestor del fichero FIVA en el que se administran las matrículas de los vehículos españolas relacionados con las aseguradoras, aparte de tener la finalidad de ayudar a las víctimas de accidentes en la identificación de la aseguradora del causante del daño recibido, posee la de controlar el cumplimiento de la obligación de contar con el seguro obligatorio contra terceros; y debemos saber que a estos datos del fichero FIVA tiene acceso la DGT y por su mediación, también los agentes de tráfico a través de los dispositivos que llevan en sus coches y motos patrulla, y que además estos vehículos cuentan con lectores automatizados que son capaces de leer las placas de matrícula en ambos sentidos de circulación y aún con tiempo adverso.

Por todo ello, la conclusión es que es mucho más rentable, más barato y da mayor tranquilidad hacer las cosas bien desde el principio y contar con los requisitos a los que nos obligan las Leyes y reglamentos de tráfico, entre las que figura la contratación de un seguro de coche. Si aún no tienes el tuyo, busca y encuentra la mejor opción en Rastreator.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...