Trenes de alta velocidad: una forma segura y rápida de viajar

La mayoría de los países desarrollados cuentan con líneas férreas de alta velocidad, que permiten a los viajeros recorrer grandes distancias de una manera cómoda y distendida. Son muchas las ventajas que encuentran los pasajeros a los trenes de alta velocidad, en comparación con el avión. En primer lugar, no hay que estar con tanta antelación en el lugar de partida. El volumen y peso del equipaje no es tan estricto como en los aviones. Los controles son más dinámicos y no tan exhaustivos en las estaciones de tren. Y por si fuera poco, los pasajeros disponen de mayor libertad de movimiento en un tren que en un avión.

Los franceses fueron los pioneros en el desarrollo de la tecnología de los trenes de alta velocidad. Ya en 1955, se consiguió que un tren circulara a 311 kilómetros/hora en el país galo. La velocidad máxima que se ha llegado a alcanzar en una prueba ha sido de 575 kilómetros por hora.

Japón también ha apostado por la alta velocidad. La línea Tokyo-Osaka del tren bala japonés fue inaugurada en 1964. En este tren se alcanza una velocidad de 270 kilómetros/hora.

España, por su parte, entró en la alta velocidad en 1992, con la inauguración del AVE que unía Madrid y Sevilla, que circula a una velocidad máxima de 356 kilómetros por hora.

En otros países, sin embargo, apuestan por los trenes de levitación magnética, que utilizan estas fuerzas para propulsarse a lo largo de una vía. Al eliminar la fricción entre el tren y la vía, el sistema permite alcanzar velocidades muy elevadas. Shangai cuenta con un tren de estas características.

En cualquier caso, antes de comenzar nuestro viaje en un tren de alta velocidad conviene realizar un seguro de viaje. Con el comparador de seguros de viaje de Rastreator.com encontrarás lo que buscas, en pocos minutos, y al mejor precio.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...