Vehículo contrario sin seguro

Aunque es sabido que todo vehículo que esté en circulación desde el año 1962 debe tener contratado un seguro obligatorio que cubra cualquier eventualidad sufrida con, al menos, terceras personas, también es bien sabido que sigue habiendo demasiados vehículos que circulan sin este seguro por nuestras vías y carreteras. En base a los datos publicados por el Consorcio de Compensación de Seguros, se calcula que más de un millón de vehículos circulan en la actualidad sin el seguro obligatorio.

En España, es el Consorcio de Compensación de Seguros quién responderá de forma subsidiaria de los accidentes ocasionados, dentro del territorio nacional y hasta una cuantía máxima, por un vehículo que no tenga contratado el seguro obligatorio. Deberá indemnizar obligatoriamente por los daños sufridos a cualquier vehículo que tenga su estacionamiento habitual en España o personas foráneas que tengan su residencia habitual en nuestro país, así como los bienes de su propiedad radicados en España siempre y cuando ese vehículo no cuente con ninguna clase de seguro de coche.

En el caso de que un vehículo que circule sin seguro no sea quién provoque el accidente, sino que sea el perjudicado, a quien correspondería indemnizar por los daños causados sería a la compañía aseguradora del vehículo causante, independientemente de la multa que se le imponga a la víctima del siniestro por no tener el correspondiente seguro obligatorio. Porque en el caso de que los dos vehículos comprometidos en un accidente no estuvieran asegurados, correspondería al Consorcio correr con el coste de los daños ocasionados a las personas y a los bienes del perjudicado en ese siniestro. Lógicamente, el Consorcio indemnizará en representación del vehículo causante, y después iniciará acciones amistosas y legales para resarcirse del daño contra la persona responsable del siniestro, de la misma forma que si el vehículo que resultase perjudicado estuviera asegurado.

Se puede llegar a pensar que pueda ser “un chollo” circular sin seguro porque al final hay quién corra con los gastos, con lo que todo el mundo queda satisfecho. Pero habría que pensar también si el resultado del accidente va más allá que un simple asunto de chapa, pintura y un susto, y la cosa tenga un resultado de muerte o lesión grave, con lo que al asunto civil haya que sumar un delito penal que derive en algo más grave que una simple imprudencia temeraria y se termine con una seria condena.

El precio de los seguros de coches en España son más que asequibles y nunca será el coste una excusa, porque generalmente un seguro obligatorio cuesta menos de un euro diario, cosa que es muy fácil de comprobar si se utiliza un comparador de seguros en internet como Rastreator, que en unos minutos nos facilitará las mejores opciones online para contratar nuestro seguro de coche y vivir tranquilos.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...