¿Y si me compro un descapotable?

Durante los meses de verano, y especialmente en las zonas costeras, es habitual cruzarse mientras se conduce con un descapotable. La época para destaparse y tomar el sol es también la idónea para que los propietarios de este tipo de vehículos los utilicen para sus desplazamientos diarios. Entonces, a mucha gente se le pasa por la cabeza una misma idea: ¿y si me compro un descapotable? El mercado está plagado de opciones. Podemos encontrar modelos verdaderamente asequibles, como el Smart ForTwo Cabrio, disponible a partir de unos 12.000 euros. Otros resultan inalcanzables para el ciudadano medio.

Independientemente del presupuesto con que se cuente, la opción del descapotable no es adecuada siempre ni para todos; primero porque es un capricho, segundo por los aspectos de seguridad (menor que en un coche convencional) y tercero porque a la hora de hacer mucho kilometraje el descapotable tiene ciertas desventajas. Un viaje de largo recorrido no lo vamos a disfrutar sin la capota y, además, lo estamos devaluando (acortando su vida, o bajando su precio si lo queremos vender en unos años). Por todo ello, antes de nada, conviene tener claras las ventajas e inconvenientes de ese tipo de coches. En Rastreator nos hemos fijado en algunas cuestiones esenciales.

Tipo de techo: Desde la aparición del Peugeot 206 CC a finales del 2000, casi todos los descapotables han adoptado su sistema de techo duro retráctil, ya que permite simultanear las ventajas de un descapotable y de un techo duro. Hay otros modelos con techo de lona como una versión del Mazda MX-5, o el Citroën C3 Pluriel, que utiliza un sistema mixto, aunque no es lo habitual, especialmente en las gamas más bajas.

Maletero y plazas traseras: En el caso de los cabrio-coupé (techo duro replegable eléctricamente), si llevamos el techo desplegado el maletero es más grande que en el coche del que derivan (si es que lo hacen de alguno). Con el techo replegado el maletero se queda muy pequeño, pero por otra parte tampoco haremos viajes muy largos con él replegado ni probablemente vayamos a llevar el coche constantemente cargado. Otro tema a tener en cuenta en este tipo de coches es el tamaño de las plazas traseras, normalmente un utilitario o un compacto pasa de tener cinco plazas a ser un 2+2 (dos plazas delante y dos plazas pequeñas detrás).

Seguridad: La seguridad de los descapotables en caso de vuelco puede llegar a ser muy inferior a la de un coche con techo duro. Tendremos que fijarnos en algunos aspectos como los arcos de seguridad.

Diésel o gasolina: A la hora de valorar las ventajas de un combustible u otro, en el caso de un cabrio deberemos tener especialmente en cuenta la rumorosidad del motor. Lo más adecuado sería optar por un motor que no haga demasiado ruido.

Hay que tener en cuenta varios aspectos antes de tomar una decisión. Aparte de nuestros gustos, pensar para qué lo vamos a utilizar principalmente, cuántos somos de familia o si pensamos aumentarla en los siguientes años. La precipitación, cuando vamos a desembolsar bastante dinero, como es el caso, es un error, como lo son las prisas a la hora de elegir nuestro seguro de coche.

Para encontrar lo que nos interesa sin temor a equivocarnos, no hay más que visitar la página web de Rastreator en la que en pocos minutos encontraremos nuestro seguro de coche ideal, con las coberturas que nos permitan conducir tranquilos y la prima que podamos pagar.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...