Cómo asegurar un coche de segunda mano

La ley es muy clara: todos los coches deben estar asegurados, como mínimo, con la cobertura de Responsabilidad Civil, incluidos, por supuesto, los de segunda mano. Circular sin una póliza en vigor puede conllevar una multa de 601 a 3.005 euros y la inmovilización del vehículo.

Todos los coches deben estar asegurados, como mínimo, con la cobertura de Responsabilidad Civil

Pero existe una excepción. El único motivo por el que un usuario no está obligado a contratar un seguro para su coche es que lo tenga dado de baja, de forma temporal o definitiva, en el Registro de la Dirección de Tráfico. Por eso, si el propietario decide usarlo nuevamente o ha tomado la decisión de venderlo deberá contar con un seguro para poder circular por las carreteras españolas. Pero, ¿cómo se asegura un coche de segunda mano?, ¿cambia el procedimiento respecto a un coche nuevo?

Seguro para un coche de segunda mano

Cuando ya se ha elegido el coche de segunda mano que se desea comprar y se han realizado todos los trámites necesarios, como el abono del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y el pago de la tasa de cambio de titularidad, entre otros, llega el momento de contratar un seguro.

Documentación necesaria

0px Las compañías aseguradoras antes de conceder una póliza de Auto exigen al cliente presentar la siguiente documentación:

 

  • Carné de conducir.
  • Permiso de circulación.
  • Ficha de características técnicas del vehículo.
  • Certificado que acredite que el coche ha superado la ITV, si el vehículo tiene más de 4 años.
  • Póliza anterior, en casa de tenerla.

 

 

Algunas compañías exigen, además, que el coche sea revisado por un perito para que verifique el buen estado de éste.

Opciones para asegurar un vehículo de segunda mano

A la hora de asegurar un coche de ocasión el nuevo propietario tiene diferentes opciones ya que, lo más probable, es que ese vehículo ya tenga un seguro en vigor. Así, puede decantarse por suscribir una póliza nueva, quedarse con la que tiene el coche o, incluso, en el caso de tener ya un coche, traspasar el seguro de éste al que acaba de adquirir.

Contratar un nuevo seguro

Una opción es asegurar el vehículo desde cero, es decir, como si se tratara de un coche 100% nuevo. Una manera rápida y sencilla es comparar precios y coberturas y elegir el seguro que más se adapte a lo que el cliente desea y/ o necesita.

Si el coche estuviera asegurado, la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro recoge en su artículo 35 que el comprador puede rescindir ese contrato comunicándoselo a la aseguradora por escrito “en un plazo de 15 días contados desde que conoció la existencia del contrato”.

Asumir el seguro actual

Lo más normal es que el coche esté dado de alta y que, por tanto, cuente con un seguro en vigor. Si éste es el caso, el nuevo propietario puede llegar a un acuerdo con el vendedor, mediante el cual, además de quedarse con el vehículo se haga cargo también de su seguro.

Para poder transmitir el seguro y solicitar el cambio del tomador del seguro, el vendedor debe comunicárselo a su compañía, que puede aceptar la operación o negarse a asegurar a esa persona.

La aseguradora acepta

Si la aseguradora acepta la transmisión del seguro de Coche, el nuevo asegurado estará cubierto hasta el momento en el que la póliza venza. Ahora bien, puede darse el caso de que la prima varíe y que el nuevo cliente vea incrementada o rebajada la cuantía de ésta ya que la compañía tendrá en cuenta, entre otros factores, su experiencia y su historial de siniestralidad. Por ejemplo, el importe de la prima no será el mismo para un conductor de 50 años, con 30 años de experiencia y que lleva 10 años sin dar un parte con culpa que para un joven de 19 años con 10 meses de antigüedad de carné.

La aseguradora no acepta

Las compañías no están obligadas a aceptar el cambio en el tomador del seguro y pueden negarse a asegurar a un conductor con un perfil de riesgo elevado, por ejemplo. En esta situación, la aseguradora “podrá rescindir el contrato dentro de los 15 días siguientes a aquel en que tenga conocimiento de la transmisión verificada”, tal y como recoge Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro. Pero, de ser así, la compañía deberá notificar al comprador su decisión por escrito y deberá “restituir la parte de prima que corresponda a periodos de seguro, por los que, como consecuencia de la rescisión, no haya soportado el riesgo”.

Las compañías no están obligadas a aceptar el cambio en el tomador y pueden negarse a asegurar a un conductor con un perfil de riesgo elevado

Traspasar el seguro del vehículo anterior

Del mismo modo que un coche de segunda mano pueda estar asegurado también puede darse el caso de que inmediatamente antes de la adquisición de éste el comprador ya tuviera un coche que también contaba con un seguro en vigor.

En esta ocasión, en lugar de solicitar un cambio en el tomador del seguro por lo que se puede optar es por transmitir el seguro del coche antiguo al nuevo. De esta manera, el cliente evita perder la prima que ya había abonado, aunque es posible que, debido a las características propias del nuevo vehículo, el importe de la prima suba, ya que ésta tiene que ajustarse a él.

Al transmitirse el seguro de un coche antiguo a uno nuevo, el cliente evita perder la prima que ya había abonado

Tipos de seguros

En el caso de decantarse por la opción de contratar un nuevo seguro, el cliente puede elegir entre distintas opciones:

 

  • Terceros Básico.
  • Terceros Ampliado.
  • Todo Riesgo con Franquicia.
  • Todo Riesgo sin Franquicia.

 

 

¿Qué seguro es más conveniente?

En este punto es en el que surgen más dudas, por eso es importante tener claro las diferencias entre unos y otros y elegir el que más se adapte, no sólo al perfil de conductor sino también a las características y estado del vehículo.

Seguro a Todo Riesgo

Los seguros a Todo Riesgo, con o sin franquicia, son los destinados a proteger los vehículos, como mínimo, durante los 2 ó 3 primeros años de vida desde su primera matriculación. Cobran más importancia si el vehículo va a dormir en la calle y si se le va a dar un gran uso, ya que la probabilidad de sufrir un accidente es mayor que si se usara poco. Además, si un coche con menos de 2 años de vida sufre un siniestro muchas aseguradoras incluyen entre sus coberturas la indemnización por el 100% del valor a nuevo del automóvil.

Seguro a Terceros

Los coches, como la mayoría de los bienes, se deprecian conforme van cumpliendo años. Si un coche tiene más de 3 años y se ve implicado en su siniestro total la aseguradora ya no se hace cargo del valor total del vehículo, sino que la indemnización dependerá de su valor venal, es decir, del valor antes de que ocurriera el accidente.

Pero lo único que diferencia un seguro a Todo Riesgo de uno a Terceros Ampliado es que este último no incluye la cobertura de Daños Propios. Si el vehículo culpable en un accidente sufre daños su seguro se hace cargo de los gastos de reparación.

Comparar seguros de coche

Para contratar un seguro para un coche de segunda mano la mejor manera es utilizar comparadores como Rastreator.com. A la hora de rellenar el cuestionario deberás señalar que el coche que pretendes asegurar es un vehículo de segunda mano y, además, podrás indicar si lo has adquirido en un concesionario, incluidos los kilómetros cero, o si se lo has comprado a un particular. De las distintas opciones que recibirás podrás elegir la que más se adapte a lo que necesitas y es posible que el seguro te salga más barato que si te hubieras quedado con el que en un principio tenía el coche.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...