Ciclista a babor

Igual que todos los peces conviven en el mar lo mejor posible, así es como deberíamos nosotros comportarnos, es decir, tenemos que respetarnos los unos a los otros sobre todo en la carretera. Los ciclistas junto con los peatones y los conductores de motos son el sector más vulnerable.

Pese a que haya habido un descenso en cuanto a las víctimas mortales en la carretera, los ciclistas siguen representando un porcentaje bastante alto y que va en aumento. El 75% de los fallecimientos se han producido en carretera y el resto en zona urbana. Este dato es significativo porque en España la bicicleta es usada como una práctica deportiva y se tiende a practicar en las afueras, no como en otras ciudades europeas como Holanda, Bélgica, etc. que se utiliza como medio de transporte.

Para evitar dichas desgracias el conductor debe tener en cuenta:

  • Hay que tomar conciencia de que la bicicleta es muy vulnerable y los accidentes pueden llegar a ser letales.
  • Es un vehículo más que merece el mismo respeto que coches, autobuses o camiones.
  • La circulación de ciclistas en paralelo es una práctica legal. Por eso, hay que hacerlo con cuidado, sin enfadarnos, sin pitarles y tratarles adecuadamente.
  • Hay que ser paciente y esperar la oportunidad para realizar un adelantamiento, siguiendo la norma de 1,5 metros de separación lateral. No se debe abusar del claxon; su uso debería ser sólo para situaciones de emergencia. El “bocinazo” puede asustar y desequilibrar al ciclista.
  • Por naturaleza, la bicicleta es un vehículo más ágil y rápido que cualquiera a motor. Por eso, el conductor debe prestar especial atención a las maniobras de los ciclistas, tanto si éstos van por delante como si lo hacen por detrás del coche.
  • Se debe mantener la distancia de seguridad si un ciclista precede al vehículo. La capacidad de la bicicleta para frenar es mayor que la de un vehículo, y podría detenerse más rápido de lo esperado.
  • Los ciclistas pueden tener prioridad de paso con respecto a los coches y otros vehículos. Cuando se llegue a un cruce, rotonda o semáforo en el que un ciclista tenga preferencia no hay que olvidar cederle el paso.

Pero que todo siga en perfecta armonía el ciclista no debe olvidar lo siguiente:

  • Como usuario de la vía el ciclista debe respetar las normas de circulación. Si el resto de vehículos tiene obligaciones o prioridades, el ciclista también tiene que seguirlas: semáforos, STOP, ceda el paso…
  • Sea profesional, aficionado o principiante el único elemento de seguridad con el que cuenta el ciclista es el casco. En caso de accidente, se encargará de proteger al individuo absorbiendo todo el golpe, por lo que no hay que olvidarlo nunca.
  • Está permitido circular en fila de a uno o en columna de a dos como máximo. En ambos casos, el grupo debe funcionar como un solo vehículo y tiene que circular lo más a derecha posible de la vía.
  • Si el grupo circula en fila india, y es necesario dar relevos, hay que hacerlo cuando no se acerque ningún vehículo en el momento en que se inicie la maniobra.
  • Tan importante como ver y observar la carretera es ser visto por el resto de conductores. Hay que usar siempre que se pueda ropa clara y con colores o motivos llamativos.
  • Si es de noche, si se cruza un túnel o si las condiciones climatológicas no son muy adecuadas es imprescindible el uso de material reflectante. Chalecos, brazaletes o piezas reflectantes colocadas en ruedas y pedales son algunos de los recursos que se deben emplear para ser distinguido a una distancia mínima de 150 metros.

No, nos tenemos que olvidar nunca de tener al día nuestro seguro de coche, para ello te recomendamos que compares con nosotros el precio de las diferentes aseguradoras.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...