¿Qué es la cobertura de daños propios?

  • La cobertura de daños propios es exclusiva de los seguros a Todo Riesgo.
  • Cubre los daños sufridos por el propio vehículo asegurado.
  • Existen determinados desperfectos y situaciones que no están cubiertos.

Todos los coches que tengan su estacionamiento habitual en España están obligados por ley a contar con un seguro que cubra, como mínimo, la responsabilidad civil del conductor frente a terceros. Este seguro es muy básico y sólo  responde por los daños personales y materiales que el conductor culpable del siniestro cause. Ahora bien, los deterioros sufridos por el vehículo culpable quedan fuera de su alcance. La garantía encargada de hacerse cargo de los costes de reparación o indemnización de los coches responsables del accidente es la de daños propios.

Daños propios, ¿cobertura recomendable?

La frecuencia de siniestros de daños propios en automóviles es la que más se redujo en 2014, según datos publicados en el informe El Seguro de Automóviles. Estadística a diciembre. Año 2014 elaborado por ICEA. Aunque, eso sí, sigue siendo la que tiene el ratio de frecuencia más elevado, alcanzando el 36,3%, muy por encima de la de responsabilidad civil total, 8,4%, o la de rotura de lunas, 6,6%.

A diferencia de otras coberturas como incendio, robo o defensa jurídica que pueden añadirse de manera adicional a un seguro a Terceros, la cobertura de daños propios sólo está presente en los seguros a Todo Riesgo (con o sin franquicia). Es más, esta garantía es la que diferencia a las pólizas a Todo Riesgo del resto.

¿Qué cubre la cobertura de daños propios?

La cobertura de daños propios cubre los desperfectos materiales ocasionados a un vehículo siempre que no sean imputables a otra cobertura específica. Por tanto, dentro de la cobertura de daños propios estarían aquellos sufridos por el vehículo tras un accidente si ha sido el responsable, los ocasionados por el propio conductor y los provocados por un desconocido. Esta cobertura también suele contemplar los desperfectos ocasionados en el coche asegurado por la caída de un rayo o de pedrisco así como los daños en la tapicería tras prestar ayuda a las víctimas de un accidente de circulación.

¿Qué no cubre la cobertura de daños propios?

La cobertura de daños propios presenta, principalmente, 2 exclusiones. Por un lado, los daños que ya están cubiertos por una cobertura específica. Es decir, si se produce la rotura de una ventanilla, la cobertura que se activará será la de lunas, si en un intento de robo se destroza la cerradura, robo es la garantía que entra en acción mientras que los desperfectos ocasionados por un incendio o explosión correrán a cargo de la de incendio.

Por otro lado, también están fuera del alcance de daños propios los riesgos consorciables, es decir, los que son imputables al Consorcio de Compensación de Seguros. Este organismo se hace cargo de cubrir los desperfectos que han sido provocados de manera violenta como, por ejemplo, un acto terrorista o un tumulto popular, así como los derivados de las actuaciones llevadas a cabo por las Fuerzas Armadas o los Cuerpos de Seguridad en épocas de paz. Además, también cubrirá los destrozos que ocasionen fenómenos meteorológicos como un terremoto, una erupción volcánica o una inundación, entre otros.

También están excluidos, aunque se sobreentiende, los daños causados por otro vehículo conocido. En este caso, es la cobertura de responsabilidad civil obligatoria del coche culpable la que se haga frente de los costes de los daños materiales ocasionados.

La franquicia en el seguro de Coche

La franquicia es un elemento propio de los seguros a Todo Riesgo y que sirve para abaratar o encarecer la prima de la póliza. Se aplica directamente a la cobertura de daños propios y consiste en una cantidad fija o un porcentaje que se pacta entre la compañía y el tomador del seguro antes de la firma del contrato.

Con la franquicia, en caso de siniestro, el coste de la reparación del vehículo asegurado se repartirá, según lo establecido en el contrato de seguro, entre la compañía y el asegurado. Por ejemplo, si la franquicia es de 300 euros y los daños propios sufridos por el coche ascienden a 1.000 euros, el cliente pagará los primeros 300 euros, mientras que el asegurado correrá con los 700 restantes. Si reparar los desperfectos son 200 euros, entonces la aseguradora no tendrá que pagar nada y será el usuario el que corra con el 100% de los costes.

¿Cómo se compensa al asegurado?

Cuando un vehículo que cuenta con un seguro a Todo Riesgo sufre daños imputables a la cobertura de daños propios la aseguradora puede actuar de varias formas: indemnizar al asegurado o reparar los desperfectos.

Cuando el siniestro es de tal envergadura que no cumple los requisitos para ser reparado o es declarado pérdida total, la aseguradora suele optar por el método de la indemnización y fijará la cuantía en función del valor venal, el valor de mercado o el valor a nuevo. Así, si los daños se han producido durante los primeros años desde su matriculación se indemnizará, en la  mayoría de los casos, con el valor a nuevo. Transcurrido unos años la cantidad se establecerá teniendo en cuenta el valor de mercado o el valor venal. Hay compañías que ofrecen a sus asegurados la opción de elegir entre recibir una indemnización monetaria o la reposición del coche en el caso de pérdida total del vehículo.

Seguro de Coche a Todo Riesgo en Rastreator

Los seguros de coche a Todo Riesgo son los más completos que existen y los que cuentan con la cobertura de daños propios pero no siempre es el seguro más recomendable. Contar con esta garantía es importante cuando el coche que se va a asegurar es relativamente nuevo o de kilómetro cero. Lo mismo ocurre con la franquicia, a medida que el coche va cumpliendo años es aconsejable pasar de un seguro sin franquicia a uno con ella.

Y para contratar un seguro, nada mejor como hacerlo a través de Rastreator. En apenas unos minutos podrás elegir el que más te convenga de entre un gran número de pólizas. Además, no sólo podrás comparar precios sino que también coberturas y comprobar si elegir un seguro con daños propios te compensa o, si por el contrario, prefieres prescindir de ella.

Julio 2015
COMPARAR SEGUROS DE COCHE

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...