Cómo evitar el sueño en la conducción

En nuestra guía Si tienes sueño, no conduzcas te acercábamos a lo que significa el sueño en la conducción y las consecuencias que puede tener. Para ello, lo mejor sin lugar a dudas es que si tienes sueño, no conduzcas. Tómate un café, descansa en una siesta de unos quince minutos o despéjate de uno u otro modo, pero si notas que te estás durmiendo, que no logras concentrarte mientras conduces o que tus capacidades visuales se ven mermadas, deja de conducir y descansa, las consecuencias del sueño pueden ser nefastas.

Algunos trucos para hacer del sueño un aliado y no un enemigo

Es recomendable tener una denominada “buena higiene del sueño”. Consiste en dormir las suficientes horas y descansar bien durante el sueño. Si no se tiene ningún trastorno o enfermedad relacionada con el sueño, algunos de estos trucos te pueden venir bien:

  • Mantén los horarios. Procura acostarte y levantarte siempre a la misma hora.
  • Realiza ejercicio físico fuera del horario nocturno. El ejercicio físico moderado es muy saludable, pero nunca debemos realizarlo cerca de la hora de acostarse ya que provoca una situación de excitación que nos puede hacer difícil conciliar el sueño o descansar bien.
  • Buen entorno de descanso. Estar en una habitación oscura, sin ruidos y con una buena temperatura es aconsejable para poder dormir y descansar correctamente.
  • Ingesta correcta de alimentos antes de dormir. Tan negativo es acostarse con hambre como empachado. Hay que procurar no cenar justo antes de irse a dormir y que la cena resulte ligera pero suficiente para no tener hambre durante la noche que perturbe nuestro sueño.
  • Ejercicios de relajación, masajes y baños. Son recomendables para relajarse y conseguir un mejor sueño y un mejor descanso.
  • No ingerir alcohol antes de dormir. El alcohol influye en nuestro cuerpo y aunque nos adormezca, no nos deja descansar bien, puede provocar que nos despertemos a media noche, jaquecas.
  • No automedicarse tomando hipnóticos sin prescripción médica. Los medicamentos que influyen en el sueño son muy peligrosos y pueden tener muchos efectos secundarios, por lo que nunca hay que tomarlos sin prescripción médica.

Dormir y descansar bien es fundamental para nuestra concentración y capacidad, más aún al volante. Por ello, a pesar de seguir los pequeños trucos, si te sientes mal, te fatigas, notas cómo se te cierran los ojos… lo mejor siempre es tomarte un respiro, un café, que te dé el aire… y de una u otra manera despejarse. Estar borrachos de sueño es parecido a estar borrachos de alcohol, al menos la conducción se resiente mucho y eso tiene graves consecuencias. Si quieres saber más, lee lo que te contábamos en nuestra primera parte de la guía aquí en Rastreator.com

Eva MonteroRastreator.com


Seguro que te interesa...