¿Sale rentable adquirir un automóvil de desguace?

Hay varias razones por las que una persona se plantea adquirir un automóvil de desguace. Una de ellas es utilizar las piezas aprovechables del coche y la otra pasa por arreglarlo, con el fin de ser utilizado posteriormente.

El precio de un automóvil de desguace es, realmente, muy bajo, ya que casi nunca supera los 500 euros. Cuando una persona vende un coche de estas características se considera que no tendrá que responder ante ninguna reclamación por vicios, ya que el comprador no puede reclamarle nada al respecto.

No se puede incluir en la categoría de automóvil de desguace los coches clásicos que se adquieren para su restauración, ni tampoco los vehículos que tienen recién pasada la Inspección Técnica de Vehículos, por ejemplo.

Un vehículo de desguace debe, por el contrario, ser reconocido como tal. Puede ser un coche con una carrocería cubierta de óxido, un coche que no haya pasado la ITV y que no tenga la posibilidad de obtenerla, o bien uno que tenga fallos técnicos graves en puntos como la caja de cambios, el motor, el sistema eléctrico o los ejes.

Estos fallos, además, deben estar convenientemente reflejados por escrito porque si no el vehículo se considerará que el vehículo se encuentra solo en mal estado, pero no será en ningún caso un automóvil de desguace.

En cuanto a si vale la pena o es rentable adquirir un vehículo de este tipo, la respuesta está en el número y tipo de averías que tenga. Si la ITV ha caducado hace más de un año es necesario solicitar un nuevo permiso, lo cual conlleva una inspección. En cambio, si el automóvil se adquiere para obtener piezas de repuesto sí puede ser rentable adquirirlo.

Por último, hay que tener en cuenta que si el vehículo vuelve a circular necesitará un seguro de coche y para ello nada mejor que utilizar el comparador de seguros de coche de Rastreator.com.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...