El uso del teléfono móvil al volante, de las conductas más peligrosas en toda Europa

7 de abril de 2015

Leer y enviar mensajes mientras se está al volante es una práctica muy común entre los conductores. Y es que, casi 4 millones de españoles reconocen que no dudan en usar su teléfono móvil durante la conducción. Esta práctica no la tienen exclusivamente los automovilistas de España, sino que también está extendida en la mayoría de los países europeos.

La distracción, factor de riesgo

1,3 millones de personas mueren cada año como consecuencia de accidentes en carreteras y unos 50 millones sufren traumatismos, tal y como refleja el último informe sobre seguridad vial de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Uno de los principales factores de riesgo en la conducción en todos los países es la distracción. En el caso específico de España, la falta de concentración al volante supone en torno a la mitad del total de las causas detectadas en los accidentes con víctimas.

El móvil, uno de los responsables

El uso de dispositivos móviles como los smartphones se está convirtiendo en uno de los principales factores de riesgo de los accidentes de tráfico ya que cada vez es más habitual encontrar personas que no sólo hablan mientras conducen sino que incluso chatean.

De hecho, según una encuesta realizada el año pasado por BP, CASTROL y RACE, 12,7 millones de conductores (casi un 60%) confiesan utilizar el móvil para hablar cuando conducen, con o sin manos libres, mientras que el 17%  (casi 3,9 millones) lo utilizarían como smartphone.

El uso del móvil, un problema en toda Europa

BP, CASTROL y RACE han preguntado a los automóviles clubes europeos para saber “cómo esta problemática se ha visto reflejada en el resto de países del entorno” y han obtenido datos de 15 países, incluido España.

Del análisis se extrae que 9 países, Finlandia, Francia, Italia, Suiza, Luxemburgo, Portugal, Holanda, República Checa y España, consideran que el uso del smartphone al volante es un problema de seguridad vial “muy importante”.

Pero no todos los países tienen la misma percepción del riesgo que supone esta conducta, ya que otros como Alemania, Austria, Bélgica, Bosnia, Hungría y Suecia la califican como un mal “importante”.

Legislación existente

En cuanto a la ley vigente en países como España, Alemania, Bélgica, Finlandia, Francia y Hungría, el uso de dispositivos de telefonía móvil y cualquier otro medio o sistema de comunicación está expresamente prohibido. La única excepción es que éstos puedan usarse sin emplear las manos aunque tampoco está permitido el uso de cascos, auriculares o instrumentos similares.

Sin embargo, la legislación de Italia, Holanda o Suecia prohíbe los sistemas que puedan distraer la conducción (sin hablar específicamente el uso del móvil) y Austria, Bosnia, Suiza, Luxemburgo y República Checa prohíben el móvil, pero sólo para hablar.

España, el segundo país con la multa más alta

En lo que se refiere a la sanción económica derivada de la utilización de estos dispositivos, España es el segundo país que cuenta con la multa más alta. Y es que ser pillado con el móvil al volante supone una sanción de 105 euros. La cuantía está muy por encima de los 40 euros de la República Checa, los 50 de Austria, o los 60 de Alemania.
COMPARAR SEGUROS DE COCHE

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...