El 23% de las embarazadas afronta con miedo viajar por carretera

15 de octubre de 2015

El 23% de las mujeres afronta con temor y limitaciones la movilidad durante el embarazo, según un estudio realizado por el RACC. Por el contrario, casi el mismo porcentaje de mujeres (25%) lo hace con tranquilidad, y el 52% de ellas afrontan estos miedos con información proactivamente. En cuanto a la conducción, este estudio destaca que a medida que avanza el embarazo, disminuye a la mitad el número de mujeres que se ponen al volante, mientras que se triplica el número de las que viajan como pasajeras. Al hablar de la moto o la bici, este porcentaje se incrementa mucho más ya que el 90% de las embarazadas reconoce no usar o abandonar estos vehículos durante el periodo de gestación.

Actitudes más precavidas

En 2013, la tasa de riesgo de resultar víctima de un accidente de tráfico para una mujer embarazada se situó en 304,6 casos por cada 100.000 embarazadas. Según el informe, ese año murieron 38 mujeres embarazadas y fetos a consecuencia de un accidente de tráfico.

El miedo a sufrir un accidente, hace que este colectivo adopte actitudes más precavidas a la hora de subirse a un vehículo. Algunas de las precauciones que toman las embarazadas al volante son dejar una mayor distancia de seguridad, circular a menor velocidad o parar con mayor frecuencia a descansar.

Uso del cinturón

También el uso del cinturón se convierte en algo fundamental para ellas (lo usan en el 99% de los casos), además la mayoría asegura tomar adoptar otras medidas adicionales como utilizar adaptadores (46%). Por el contrario, el 42% de las mujeres admite que los conoce pero no los ha usado nunca, mientras que el 12% no sabía que existían.

Además, a manera de colocarse el cinturón también es de gran importancia. Según el RACC la banda horizontal  se debe poner por debajo del vientre apoyándose sobre los huesos de la pelvis, y nunca debe pasar por encima del abdomen. La diagonal debe pasar por encima del hombro y situarse en medio del pecho.

Transporte público más cómodo y aparcamientos más anchos

Las embarazadas cambian también su forma de moverse. En concreto, la mayoría prefiere andar o que las lleven en coche antes que usar el transporte público o conducir. Así, una de las mejoras que solicitan es que se reserven más asientos para embarazadas en el transporte público para que sea más cómodo o que los parkings y los aparcamientos sean más anchos. Además, también consideran importante que se mejore el estado de las aceras y las vías públicas, así como que se proporcione más información sobre embarazo y movilidad.
COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Cynthia RosellRastreator.com


Seguro que te interesa...