Sistemas tecnológicos avanzados evitarían el 27,5% de los accidentes de coche con víctimas

18 de julio de 2014

Sólo 2 de cada 10 coches de los 22 millones que circulan por las carreteras españolas llevan incorporados sistemas tecnológicos avanzados pese a que éstos pueden reducir notablemente los accidentes de tráfico con víctimas. La seguridad no es una de las prioridades a la hora de comprar un coche, primero está el precio y después el consumo de combustible. A pesar de ello, 1 de cada 4 españoles pagaría más de 1.000 euros por incorporar en su vehículo estas tecnologías y sólo el 25% piensa que lo único que hacen es encarecer el precio final.

“Con el aumento del 18% en las ventas de coches durante el primer semestre de este año, nuestro objetivo es concienciar a los futuros compradores de la importancia de la seguridad a la hora de adquirir un coche. No en vano, el 15% de la reducción de accidentes en los últimos años se debe principalmente a las mejoras tecnológicas de los vehículos”, afirma Francisco Valencia, director General de la Fundación Línea Directa.

Menos accidentes con víctimas

Según Los sistemas tecnológicos avanzados para la prevención de accidentes de tráfico, estudio de la Fundación Línea Directa, el número de accidentes con víctimas que se producen en carretera se reduciría un 27,5% con el uso combinado de los 4 sistemas tecnológicos más eficaces y se evitarían 420 fallecidos al año. Estos son: el Frenado de Emergencia Autónomo, la Ayuda al Mantenimiento del Carril, la Detección de Fatiga y la Monitorización de Ángulos Muertos.

Sin embargo, el 96% de los conductores españoles desconoce completamente estos sistemas por sus siglas (AEB, LKA, BSM y DDD) y no saben que “todas ellas hacen referencia a diferentes sistemas de seguridad preventiva que ayudan a la conducción. Y eso que esta tecnología puede salvarle la vida”, afirman. Además, la mitad no sabe si su coche cuenta con alguno de ellos.

Mejora de la seguridad vial

Estos sistemas tecnológicos aplicados a la seguridad vial tienen un carácter preventivo y ayudan de manera autónoma tratando de anticiparse al siniestro. Así, los 4 sistemas más relevantes pueden evitar el 22% de los accidentes, pero su uso combinado los reduce aún más, en casi 23.000 casos.

Frenado de Emergencia Autónomo (AEB)

Según los datos de la Dirección General de Seguros (DGT), 4 de cada 10 accidentes se producen como consecuencia de una distracción. El sistema AEB realiza una frenada de emergencia al detectar una colisión inminente que podría reducir los accidentes con víctimas un 19%, evitando así más de 200 fallecimientos al año. Su implantación está presente en el 16% del mercado vendido en 2013.

Ayuda al Mantenimiento del Carril (LKA)

El LKA reconoce las líneas de carril y hace vibrar el volante en el caso de que se desvíe la trayectoria. Esto, junto con el mensaje en el cuadro de mando que emite podría reducir los muertos en un 6%, es decir, 110 personas al año. Este sistema tecnológico tiene más presencia que el anterior, ya que el 40% de los coches vendidos en 2013 lo tenían y la Unión Europea valora hacerlo obligatorio a partir de 2016.

Detección de Fatiga (DDD)

El 23% de los vehículos vendidos en el último año tenían un sistema de detección de la fatiga del conductor que le avisa con señales acústicas o visuales si detecta cansancio. Su implantación podría reducir las víctimas en 90 personas, un 5%.

Monitorización de Ángulos Muertos (BSM)

El BSM informa a los conductores de la presencia de vehículos en zonas fuera de su alcance visual. Podría disminuir en un 3% los accidentes con víctimas, especialmente en caso de adelantamientos y ya está presente en el 29% de los coches vendidos.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com