Après-ski: más allá de esquiar

  • Las estaciones de esquí se esmeran cada vez más en ofrecer una completa y amplia oferta de après-ski.
  • Las actividades de ocio y la oferta alternativa a la práctica deportiva suelen jugar un papel cada vez más importante.

La caída de los primeros copos de nieve y la proximidad del invierno son los precedentes que dan lugar a la inauguración de una nueva temporada de deportes invernales. Desde finales de noviembre y hasta mediados de diciembre las estaciones de esquí van poco a poco dando la bienvenida a los amantes del esquí y el snowboard.

Esta práctica deportiva atrae cada año a más debutantes y los viajes a la nieve aumentan. De hecho, según datos recientes de Atrápalo, esta temporada se prevé que las reservas de esquí aumenten un 30% con respecto a las del 2014-2015.

Pero hay usuarios que, a la hora de elegir una u otra estación, valoran otros aspectos que van más allá del precio del forfait, del área esquiable o del grado de dificultad de las pistas. Y es que la oferta de ocio o de actividades alternativas a la práctica de esquí es algo que los usuarios pueden exigir a la hora de escoger una estación de esquí. Es lo que se conoce como après-ski.

¿Qué es el après-ski?

El après-ski, término francés que se traduce como “después de esquiar”, se refiere al conjunto de actividades sociales o formas de diversión y entretenimiento que los usuarios pueden realizar en una estación de esquí cuando la jornada deportiva ha finalizado o cuando están cansados de esquiar.

Qué hacer después de esquiar

La oferta de après-ski que se puede encontrar en una estación de esquí va desde restaurantes, cafeterías y bares hasta discotecas, spas, termas y tiendas. El ocio disponible en una pista puede ser un reclamo incluso superior al propio esquí.

El après-Ski es un reclamo con el que juegan las estaciones de esquí para atraer visitantes

Restauración

Las estaciones de esquí cuentan, incluso a pie de pista, con una variada oferta de restaurantes, bares y cafeterías. En cuanto a la tipología, la oferta se adapta perfectamente a casi todos los gustos. Comida rápida o platos más elaborados; menú del día, buffet libre o a la carta; cabañas en la nieve, terrazas a pie de pista, asadores o establecimientos de diseño que permiten vistas de 360 grados situados a más de 2.000 metros de altitud…

Una estación de esquí no tiene por qué ser sinónimo de comer mal. Más allá de los bocadillos, las hamburguesas o las pizzas hay restaurantes en los que disfrutar de la gastronomía típica de la zona o incluso en los que probar tapas y platos de diseño.

Ocio nocturno

Pubs con música en directo que amenizan la velada de aquellos que se encuentran descansando y tomando desde un café hasta un mojito, incluso con los esquís aún puestos, hasta discotecas con djs que pinchan los temas del momento. Algunas estaciones organizan fiestas temáticas, otras permiten a los usuarios reservar determinadas salas para sus propias celebraciones privadas y las hay que hasta cuentan en su interior con locales de los denominados “de moda.

Hay estaciones que combinan la práctica del esquí y del snowboard propia de una instalación deportiva de estas características con otro tipo de entretenimiento como el ocio nocturno típico de un sábado por la noche. Y es que, además de discotecas, hay estaciones de esquí que cuenta hasta con su propio cine al que pueden acudir los esquiadores tras una larga jornada en la nieve.

Ir de compras

Entre los establecimientos que no pueden faltar en una estación de esquí se encuentran las tiendas y los supermercados. Los esquiadores podrán adquirir desde prendas como gorros, bufandas, gafas o guantes hasta otros de un valor más elevado como esquís y bastones, tablas de snow o trineos. Además, hay algunas que cuentan hasta con centros comerciales por los que pasear y comprar suvenires en las tiendas de regalos.

Relajación

Otras de las experiencias que se pueden vivir en una estación de esquí son las de relajarse en un spa o darse unos baños termales. Pero algunas estaciones van un paso más allá y ofrecen tratamientos de belleza como por ejemplo, manicuras y pedicuras. Este tipo de servicios tiene una gran demanda por lo que puede ser bastante usual que haya que pedir cita previa para reservar.

Para los que prefieran otro tipo de actividades, hay estaciones que ofrecen la posibilidad de visitar museos e incluso de asistir a misa.

Actividades y deportes alternativos

Una estación de esquí es un lugar al que viajar con la familia o los amigos pero en muchas ocasiones, no practicar esquí o snowboard hace que algunas personas renuncien al viaje al pensar, erróneamente, que no tienen nada que hacer allí.

La gran mayoría de estas instalaciones tienen una amplia oferta de actividades alternativas para aquellos a los que no les gusta esquiar. Paseos con raquetas, viajes en trineo tirado por perros, montar en moto de nieve, construir un iglú, deslizarse por la pista con un flotador (tubbing) o probar el  snake gliss (circuito para trineos que descienden unidos) son algunas de las formas de entretenimiento.

Más esquí

Además, para los adictos al esquí, en algunas estaciones es posible continuar con la práctica deportiva más allá de la hora de cierre. Y es que cuando la falta de luz hace imposible el descenso por las pistas diurnas se encienden las luces de la nocturna.

Viajar con niños

Otra de las situaciones con las que se encuentran algunos padres es no tener con quien dejar al cuidado de sus hijos o no querer viajar sin ellos. Cuando los niños son demasiado pequeños como para poder subirse a unos esquís o están tan cansados que no se mantienen en pie, el servicio de guardería sale al rescate de los padres.

Hay estaciones que tienen guardaría y servicio de babysitter

Muchas estacionen cuentan con monitores que vigilan a los más pequeños mientras esquían los padres o los entretienen con juegos y talleres. Además, algunas incluso disponen de un servicio de babysitter a domicilio que acude al hotel o apartamento en el que se encuentran alojados los padres para cuidar allí de sus hijos.

Esquiar, seguro

Tan importante como el propio esquí es el aprés-ski. La oferta de ocio y entretenimiento para aquellos a los que no les gusta esquiar o para después de la jornada es un reclamo cada vez más importante. Pero a la hora de planear un viaje a la nieve no sólo hay que sopesar las actividades o los kilómetros de pista esquiable sino que es necesario contar con la máxima protección.

Los accidentes que pueden ocurrir en una pista hace imprescindible la contratación de un seguro de Esquí

Recientemente, los expertos de traumatología del Hospital Gregorio Marañón revelaban que los esquiadores principiantes y los que más tiempo están sobre los esquís son los que sufren más lesiones. Por eso, antes de salir a pista es importante contar con un seguro de Esquí que cubra los posibles accidentes que pueden tener lugar en una estación.  Y es que, según MAPFRE, los esguinces, fracturas y fisuras son las causas que motivan el uso de esta póliza en el 60% de los casos.

Rastreator.com te permite contratar un seguro de Esquí que te proteja en el destino en el que vas a esquiar durante todo el tiempo que vas a permanecer allí.

Diciembre 2015


COMPARAR SEGUROS DE VIAJE

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Esquí