¿Cómo elegir el seguro de Esquí más completo?

Diciembre 2014

La aproximación del invierno, las temperaturas cada vez más bajas y la caída de los primeros copos de nieve son los factores que dan pie a la inauguración todos los años de una nueva temporada de deportes invernales. Las estaciones de esquí, que este curso tienen previsto atraer a unos 30.000 nuevos esquiadores, ya han empezado a recibir a los primeros enamorados del esquí y el snowboard.

Junto con la ropa de abrigo, el material deportivo y el forfait otro de los elementos imprescindibles que no puede faltar en la maleta de ningún esquiador es un seguro de Esquí.

En el mercado existe un gran número de pólizas de este tipo, por eso, a la hora de decantarse por uno surgen infinidad de dudas. Entre ellas, la principal posiblemente sea la de ¿estaré contratando el seguro más completo? Rastreator ha elaborado esta guía para ayudarte a elegir el producto que más se adapte a ti y que cubra todos los riesgos a los que te expones. Porque a lo mejor no necesitas el seguro de Nieve que tenga más coberturas sino el que incluya justo las que necesitas.

El seguro de Esquí más completo…. ¡para cada esquiador!

El seguro de Esquí más completo no es el más caro, ni el que incluya decenas de coberturas o el que te dé asistencia en el mayor número de países alrededor de todo el mundo. La póliza más completa es aquella que se amolda 100% a tu perfil de deportista y al de tus acompañantes. De hecho, muchas aseguradoras permiten aumentar los límites que desees o incluso eliminar las coberturas que consideres que no vas a utilizar y evitarte, así, pagar más por ellas. Por eso, antes de buscar un producto de este tipo debes plantearte la siguiente pregunta: ¿qué debo tener en cuenta a la hora de contratar mi seguro?

Cómo esquías, ¿sólo o acompañado?

Del mismo modo que cuando se contrata un seguro de Salud puedes incluir en la póliza al resto de tu familia o cuando proteges tu coche puedes declarar segundos conductores o asegurar a tu hijo (que acaba de sacarse el carné) con los seguros de Esquí ocurre algo parecido. Con una misma póliza puedes protegerte a ti y a tus acompañantes.

Destino y duración del viaje

¿Dónde vas a viajar?, ¿cuántos viajes vas a realizar al año? o ¿cuánto tiempo vas a estar esquiando? son 3 de las principales cuestiones que tienes que tener claras y que van a ayudarte a hacer la primera selección.

Pese a que en España y Andorra hay un gran número de estaciones de esquí que cuentan con pistas para todos los niveles, desde principiante hasta experto, amplia oferta de apresquí y escuelas, muchos prefieren salir al extranjero.

¿En qué país vas a esquiar?

Un seguro de Esquí puede protegerte ya sea mientras esquías en Sierra Nevada o Baqueira-Beret (ambas en España) o Grandvalira (Andorra), que si disfrutas de la nieve en Saint Moritz (Suiza) o en la estación canadiense de Aspen. No importa cómo de lejos te vayas pero sí que, dependiendo de ella, tendrás que contratar un seguro u otro.

La gran mayoría de compañías ofrecen productos que te garantizan cobertura en España y Andorra y muchas también incluyen el resto de países de la Unión Europea. Ahora bien, las hay que no se hacen responsable si te encuentras fuera del viejo continente.

La zona de cobertura de un seguro es uno de los factores que lo hacen más o menos completo, pero no es necesario que suscribas uno que te ofrezca protección en todo el mundo si te vas a quedar en España o si vas a viajar a un país europeo. A mayor zona de cobertura, mayor suele ser el precio de la póliza.

¿Esquiador ocasional o adicto a la nieve?

Aunque existen algunas estaciones que están abiertas también durante el verano y ofrecen actividades alternativas a la práctica de deportes invernales la mayoría de ellas sólo abren sus puertas durante la temporada de esquí, que suele abarcar desde finales de noviembre o principios de diciembre hasta el mes de abril o mayo.

En este caso, el tipo de esquiador que seas también influye en tu decisión final. Puedes encontrar pólizas que te ofrezcan protección por períodos comprendidos entre un par de días o semanas hasta los que te cubren durante toda la temporada o incluso un año entero.

¿Esquías sólo de vez en cuando?

Por eso, si vas a hacer una o 2 escapaditas a la nieve al año lo más recomendable es contratar un seguro diferente que te cubra en cada una de ellas.

¿Aprovechas al máximo los meses de nieve?

Ahora bien, si vas a ser un asiduo de las estaciones de esquí más cercanas a tu residencia e incluso tienes pensado salir de España para practicar este deporte la opción que te puede salir más rentable es suscribir una póliza de la modalidad de temporada.

¿Viajas en busca de la nieve?

Además, si vas a esquiar también fuera de la época oficial en un continente que cuente con las condiciones climatológicas apropiadas para hacerlo no descartes la opción de contratar un seguro anual.

Equipación, ¿tuya o alquilada?

Las botas, la tabla de snowboard, el casco o los esquís y los bastones, son algunos de los elementos indispensables para la práctica de estos deportes de invierno. Disponer de toda la equipación no es necesario para poder pasar un día esquiando ya que en la mayoría de las estaciones, por no decir todas, existen puntos de alquiler de material deportivo.

Si eres un esquiador ocasional seguramente ya tengas los guantes, la cazadora e incluso los pantalones apropiados para la práctica de estas actividades pero carezcas del material realmente caro, es decir, de la tabla o los esquís. Ahora bien, si eres un apasionado de los deportes de nieve no sólo tendrás tu propia equipación sino que además hasta puede que sea de las más costosas. En estos casos, tener un seguro de Esquí y contar con la cobertura de pérdida o destrucción de equipaje se vuelve indispensable. Y es que, si durante el trayecto pierdes tanto el equipaje como el material de esquí, te lo roban o se daña (total o parcialmente) tu seguro te da una indemnización. Además, en caso de pérdida la aseguradora puede encargarse de su búsqueda y localización o hacerse cargo de los gastos en el caso de demora.

Blindarse frente a un accidente o enfermedad

Romperte un brazo o una pierna a consecuencia de una caída o sufrir una bronquitis o una gripe son algunos de los riesgos a los que te expones cuando decides calzarte unos esquís o subirte encima de una tabla. De hecho, durante la temporada 2013-2014 el 52% de las incidencias que precisaron de asistencia sanitaria en los viajes de esquí se debieron, precisamente, a accidentes y enfermedades.

El riesgo que corren todos los esquiadores de sufrir un percance de estas características es uno de los principales motivos para contratar un seguro de Esquí. Así, independientemente del perfil que tengas, para que una póliza de este tipo sea lo más completa posible debe incluir ciertas coberturas que te protejan llegado el caso.

Rescate en pista

De los golpes y las caídas en la nieve no se libra ni el más veterano. Pero, dejando a un lado lo que pueda quedarse en una simple anécdota, hay accidentes cuya gravedad precisan de ayuda adicional. ¿Qué ocurre si sufres un accidente mientras te deslizabas por una pista negra (destinada a los esquiadores con muchas tablas), por ejemplo? Si no es de mucha gravedad puedes llegar hasta el puesto médico por ti mismo o con la ayuda de otros esquiadores. Pero si has sufrido una lesión importante y no puedes moverte o no es recomendable que lo hagas entonces será necesario que seas rescatado. El socorro en pista y el traslado desde ésta al hospital más cercano está incluido en muchos seguros, pero el límite económico es lo hace que éste sea más o menos completo.

Asistencia médica y gastos médicos

La asistencia médica a raíz de un accidente o una enfermedad, el envío de medicamentos, el coste de las muletas (si han sido prescritas por un médico) y el traslado o repatriación son algunas de las coberturas que puedes precisar en cualquier momento. Por eso, es importante que te asegures de que están incluidas en la póliza que tengas pensado contratar. Eso sí, cuanto mayor límite del gasto, mayor será la protección.

Estas pólizas también se hacen cargo de los gastos derivados del desplazamiento de la persona que vaya a acompañarte si has tenido que ser hospitalizado y de la ampliación de tu estancia. Y lo mismo ocurre en el lado opuesto, si te ves obligado a volver a tu casa antes de lo planeado como consecuencia de la muerte o la hospitalización de un familiar tu seguro de Esquí cubre estos gastos.

Reembolso de forfait y clases

Esquiar no es un deporte que esté al alcance de todos los bolsillos. Al precio del material deportivo o del coste del alquiler hay que sumar otros gastos como el precio del forfait y el de las clases de esquí, en caso de tomarlas.

¿Y si el primer día te rompes un tobillo o necesitas ser repatriado por una urgencia médica? Estos imprevistos son uno de los supuestos que contemplan los seguros de Nieve. Así que, en caso de que te veas en esta situación, tu póliza te reembolsará el precio del forfait y el de las clases que no hayas podido disfrutar.

Responsabilidad civil privada

Durante la práctica de los deportes invernales no sólo te expones a sufrir un accidente sino también a ocasionarlo. La posibilidad de causar daños materiales o provocar perjuicios a otras personas que se crucen en tu camino es algo que no debes obviar. Por eso, es importante tener cubierta la responsabilidad civil privada antes de pisar una pista ya que en caso de originar algún daño será tu seguro el que se haga cargo de indemnizar a los afectados.

Quedarse en tierra: una posibilidad

Irte a esquiar, en muchas ocasiones, no consiste únicamente en cargar el coche con todo el material necesario para la práctica deportiva elegida y adquirir el forfait sino que requiere de la organización de un viaje con su hotel, sus billetes de tren o avión, etc.

Si éste es tu caso deberías saber que contar con un seguro de Esquí con la cobertura de cancelación es una de las mejores garantías que puedes llegar a suscribir por si tus planes no salen como los habías planeado en un primer momento.

Si por algún motivo, de los recogidos en el condicionado de la póliza, te ves obligado a suspender tu viaje te reembolsarían el dinero pagado. Y es que, sufrir un accidente grave, que te citen como parte de un proceso judicial o que pierdas el empleo son motivos más que suficientes para tener que quedarte en casa.

El seguro de Esquí más completo

El seguro más completo podría decirse que es aquel que ofrece cobertura en cualquier parte del mundo y durante todos los meses del año o, por lo menos, durante los meses que dure la temporada de deportes invernales y con asistencia sanitaria y rescate en pista. Pero también sería esencial que protegiera el equipaje del asegurado y su equipo deportivo (tabla de snow, esquís…) así como garantizar la devolución del gasto del alojamiento, el transporte, el forfait o las clases en caso de tener que suspender el viaje.

Ahora bien, el seguro más completo no tiene que ser el más apropiado para ti. Si te dejas llevar por las pólizas más caras o que incluyen más coberturas es probable que estés pagando por servicios que no vas a utilizar y dejando de contratar otros como, por ejemplo, una ampliación de los límites de la responsabilidad civil.

Contratar un seguro con las coberturas apropiadas, tanto al alza como a la baja, es más importante que suscribir una póliza sin saber realmente qué incluye y qué no. Con Rastreator puedes comparar seguros de Esquí con la certeza de que el que finalmente elijas sea el que más encaja contigo ya que en el cuestionario tendrás que señalar, entre otros, el destino al que vas o el precio total de tu viaje. Eso sí, recuerda que estas pólizas están destinadas a aquellos que realizan la práctica de este deporte de manera aficionada y no a los que se dedican a ello profesionalmente.


COMPARAR SEGUROS DE VIAJE

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Esquí