Cobertura de alimentos refrigerados y medicamentos con el seguro de Hogar

  • El seguro de Hogar puede cubrir la pérdida total o el deterioro de los alimentos refrigerados y congelados e incluso medicamentos.
  • Están excluidos los daños que sufran los alimentos y medicamentos que se encuentren en viviendas secundarias o deshabitadas.

Los hogares españoles tiran a la basura 1.325,9 millones de kilos de alimentos al año. Estas cifras se desprenden del I Panel de Cuantificación del Desperdicio Alimentario elaborado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

La fruta, las verduras y el pan fresco son los alimentos que más derrochan las familias españolas representa el 48,1% del volumen de desperdicios. De hecho, el 80% de ellas reconocen tirar a la basura comida sin procesar por estar en mal estado.

La pérdida de alimentos refrigerados y congelados como consecuencia de una situación imprevista es un riesgo al que se exponen los hogares y, aún más, los restaurantes, supermercados o establecimientos que almacenan grandes cantidades de alimentos, en más de una ocasión, de un gran valor económico.

¿Qué cubre la cobertura de alimentos refrigerados?

El seguro de Hogar puede contemplar una indemnización por los alimentos que se encuentren refrigerados en el caso de que se estropeen como consecuencia de alguno de los supuestos recogidos en el condicionado y dentro del límite máximo fijado.

Para que la aseguradora asuma el pago de las indemnizaciones derivadas de los alimentos en mal estado suele ser necesario que éstos estuvieran en el interior de un frigorífico o congelador, que formen parte del mobiliario asegurado y que estuvieran destinados al uso familiar.

Del mismo modo que deben cumplirse unos requisitos previos para que el seguro de Hogar cubra los alimentos deteriorados también es necesario que la causa de la pérdida de éstos sea una de las recogidas en el condicionado de la póliza.

La aseguradora sólo suele cubrir este tipo de siniestros si han tenido lugar como consecuencia de un paro accidental provocado por un fallo en el suministro eléctrico superior a un número mínimo de horas. Eso sí, la compañía puede exigir al asegurado un justificante emitido por la empresa suministradora que corrobore el fallo de energía.

Otra de las situaciones cubiertas por la póliza de Hogar es la avería o mal funcionamiento del frigorífico o congelador siempre que el asegurado aporte la factura de reparación o sustitución del electrodoméstico.

Situaciones excluidas

La compañía puede dejar sin cobertura al asegurado si el aparato tenía demasiada antigüedad, por ejemplo, 12 o más años o si los daños se han ocasionado a raíz de anomalías o paralizaciones del electrodoméstico de corta duración.

La póliza de Hogar tampoco suele contemplar la pérdida total o los daños en los alimentos si éstos se han producido como consecuencia de defectos en la instalación eléctrica de la propia vivienda. En estos casos, la compañía puede entender que el siniestro se podría haber evitado.

Avería de los electrodomésticos

La avería del frigorífico o del congelador en el que se encontraban guardados los alimentos sí es una de las situaciones que suelen contemplar las compañías. Ahora bien, de lo que no se hace cargo esta garantía es de la reparación del electrodoméstico. En este caso, será el propio asegurado el que tenga que correr con el gasto de su reparación o bien, de comprar uno. De hecho, las compañías pueden exigir al cliente que acredite que ha subsanado el daño para indemnizarle por la pérdida de los alimentos.

Pese a que esta cobertura no contemple la reparación del aparato, el seguro de Hogar sí puede incluir una cobertura dirigida a cubrir las averías de los electrodomésticos. En este supuesto, la compañía se haría cargo de su reparación siempre y cuando se dieran las circunstancias recogidas en la póliza y en los límites establecidos.

La avería del electrodoméstico y los alimentos en viviendas secundarias son 2 de las situaciones excluidas del seguro.

Viviendas secundarias o temporales

La deshabitación es otra de las situaciones que puede estar excluida de esta cobertura. De esta forma, los alimentos ubicados en el frigorífico o congelador de una vivienda secundaria o de uso temporal no estarán cubiertos en caso de deterioro por alguna de las situaciones antes mencionadas.

Límites indemnizatorios

La indemnización que recibiría el asegurado en el caso de que se produjera el siniestro cubierto por la póliza es limitada y a primer riesgo. El importe se suele situar entre los 200 y los 600 euros aunque varía de una aseguradora a otra y es posible encontrar  pólizas que recojan en su condicionado una cantidad superior o inferior a éstas.

La indemnización es limitada y suele ser a primer riesgo.

Seguros Multirriesgo de Hogar

La indemnización por la pérdida total o el deterioro de los alimentos refrigerados no es una de las coberturas esenciales que deba incluir un seguro de Hogar pero sí que puede resultar de gran utilidad para aquellas personas que almacenan una gran cantidad de comida congelada o refrigerada. Con esta cobertura, se garantizan recibir una indemnización con la que reemplazar los alimentos que han resultado dañados como consecuencia de un siniestro recogido en el condicionado de la póliza.

La mejor forma de proteger una vivienda y a las personas que residen en ella es con un seguro Multirriesgo Hogar que contemple el mayor número de siniestros posibles. Rastreator.com permite a los usuarios comparar entre los distintos seguros de Hogar disponibles para su perfil de riesgo y elegir el que más se adapte en precio y coberturas a lo que cada uno busca.

Marzo de 2016
COMPARAR SEGUROS DE HOGAR

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de hogar