Cómo limpiar los cristales para dejarlos perfectos

Limpiar un cristal y dejarlo sin rastro de huellas es difícil, pero existen diversas técnicas que nos pueden ayudar a dejarlos perfectos. En primer lugar, debemos centrarnos en elegir el mejor producto de limpieza posible. En el mercado encontraremos estupendos limpiacristales, pero también podemos optar por utilizar una fórmula más tradicional, como poner en un vaporizador tres partes iguales de agua, vinagre y amoniaco. Se trata de una receta que ofrece unos resultados sorprendentes y ofrece mucho brillo al cristal.

A continuación elegiremos el artículo con el que vamos a limpiar los cristales. Puede ser un trapo o un limpiacristales con goma. Si nos decantamos por un trapo debemos elegir un tejido que no deje pelos ni pelusas. Otra opción es secar el cristal con hojas de periódico, que absorben la humedad y dejan la superficie sin ninguna huella. Si optamos por el limpiacristales con goma debemos ir arrastrando el sobrante de agua hasta el final de la superficie y, después, secar los bordes.

Por otro lado, para evitar que los espejos del baño se empañen en cuanto abrimos la ducha o un grifo de agua caliente, los limpiaremos con un preparado con dos partes de agua y otra de vinagre blanco. Verteremos la fórmula en papel de periódico hasta que éste se humedezca y, después, frotaremos con las hojas el espejo, para después pasar a secarlo con un paño de algodón blanco. Para las mamparas, lo más efectivo es limpiarlas con un paño mojado en vinagre blanco. De esta manera conseguiremos eliminar cualquier rastro de cal.

Si limpiando ocurre un accidente y se rompe el cristal, lo más probable es que la rotura pueda ser cubierta por nuestro seguro de hogar. Con el comparador de seguros de hogar de Rastreator.com podrá encontrar el que mejor se adapte a sus circunstancias y a un precio excelente.


COMPARAR SEGUROS DE HOGAR

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de hogar