¿Eres de los que alquila un apartamento en vacaciones? Infórmate bien

Son muchas las familias españolas que en vez recurrir a un hotel, optan por alquilar un apartamento donde pasar sus vacaciones, pero no solo en verano, también en invierno; durante la temporada de esquí, grupos de jóvenes, parejas y familias alquilan inmuebles cercanos a las pistas durante meses enteros, normalmente de diciembre a marzo, o por semanas completas.

Las razones muchas veces no son solo económicas, que también, ya que alquilar un apartamento o casa de vacaciones resulta más barato que la estancia en un hotel, sobre todo si se trata de grupos grandes, es que además resulta cómodo, uno puede cocinar lo que quiera, no está sujeto a horarios determinados de comidas y cenas, y la convivencia es más estrecha pues se comparten espacios comunes donde pasar largas veladas hablando y jugando ¡Y no se molesta a nadie con los ruidos de las risas o los gritos de los niños!

Como vemos, alquilar un apartamento tiene muchas ventajas. Sin embargo, algunas veces nos encontramos con problemas que, por otra parte, pueden darse también en establecimientos hoteleros; por ejemplo, que el inmueble se ubique en un lugar muy distinto al especificado en su página web, que los electrodomésticos no funcionen, que la calefacción sea pobre o nula, que encontremos bichos o la casa sucia… Si alguna vez te encuentras con esta serie de problemas, lo mejor es que, nada más llegar, hables con el propietario para que solucione los desajustes lo antes posible. De no hacerlo, antes de entregar las llaves, deberías renegociar las condiciones económicas de alquiler, siempre y cuando no hayas firmado ya un contrato. Y este es otro punto importante: nunca lo firmes sin antes haber visto el apartamento o haberte cerciorado de que se ajusta a lo esperado mediante fotografías; además, siempre puedes incluir una cláusula que abra la posibilidad de una cancelación o devolución de fianza si el apartamento no se ajusta a las condiciones. También puedes hacer un inventario y fotografías de todos los desperfectos que te has encontrado, solo así evitaras que te culpen a ti de haberlos cometido.

Si dejas fianza o señal económica, que quede constancia por escrito y pide siempre un justificante de pago. Por último, asegúrate de que esa vivienda cuenta con un seguro de hogar que se responsabilice de lo que pueda ocurrir dentro del mismo. Habla con el propietario y deja las cosas claras desde el principio, solo así evitarás disgustos posteriores que no harán otra cosa que arruinar tus merecidas vacaciones.


COMPARAR SEGUROS DE HOGAR

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de hogar