No dejes que el paro te pueda

En tiempos difíciles, la amenaza del desempleo pende sobre nuestras cabezas y los trabajadores, conscientes de ello, tendemos a abrumarnos por las circunstancias, a estresarnos, a sentirnos inseguros ante un futuro incierto. Sin embargo, debemos hacer un gran esfuerzo por sobrellevar la situación y no dejar que el ánimo decaiga hasta tal punto que no nos reconozcamos a nosotros mismos. Bien es cierto que pasamos tantas horas en el trabajo y nos identificamos tanto con la organización o entidad en la que desempeñamos nuestras tareas, que ante una situación de desempleo o posible desempleo nos sentimos desamparados, abandonados y perdidos, a pesar de ello, debemos recobrar las fuerzas, sobreponernos, y aprovechar las circunstancias, de lo contrario, una situación de paro se puede tornar en un episodio traumático que terminará no solo con graves consecuencias económicas sino afectivas y sociales.

Lo primero de todo es no sentirse culpable, suele ser habitual que aquellas personas que se encuentren en el paro tengan problemas para hablar de su situación actual por vergüenza y esto es algo que se debe superar, ya que se trata de una etapa de la vida por la que pasa un gran porcentaje de trabajadores, sobre todo actualmente, y que en la mayor parte de los casos llega sobrevenida por las circunstancias económicas que atraviesa una empresa, un sector o un país entero.

Lo mejor que puedes hacer en estos casos es informarse acerca de qué ayudas o herramientas le ofrece la Administración y otras entidades para solventar esta situación, ya sean económicas, formativas, etc., y que inicies una búsqueda activa de empleo que incluya nuevos nichos de mercado y nuevas oportunidades laborales. Déjate ayudar por familias y amigos, representarán un gran apoyo para ti, y evita gastos innecesarios. Para esto último, una buena idea es que revises aquellos contratos que mantienes con empresas de servicios y que suponen un gasto ordinario anual o mensual, como pueden ser los de telefonía móvil, seguro de casa o seguro del hogar, por citar algunos ejemplos; en estos últimos dos casos, lo mejor es que entres en Rastreator y te informes de las pólizas que ofrecen otras compañías de seguros: siempre puedes comparar y cambiarte de aseguradora si así logras un mayor ahorro y mejores coberturas.

Recuerda, si aún conservas tu trabajo —y esperemos que sea por mucho tiempo— es hora de ahorrar y ajustar presupuestos familiares, y si te encuentras en situación de desempleo, no desistas, siempre hay una oportunidad laboral esperándote, es cuestión de tiempo.


COMPARAR SEGUROS DE HOGAR

Rastreator Rastreator.com