El seguro de Hogar ante los fenómenos atmosféricos

Febrero de 2015

  • Los daños causados por lluvia, nieve, viento u otros fenómenos atmosféricos pueden estar cubiertos por el seguro de Hogar.
  • El Consorcio de Compensación de Seguros complementa la función del seguro de Hogar frente a sucesos naturales que ocasionen desperfectos en las viviendas.

Asegurar una vivienda no es obligatorio, aunque sí muy recomendable. Sin embargo, pese a contar con un seguro de Hogar que cubra responsabilidad civil, continente, contenido, o sólo alguna de las partes del contrato, es posible encontrarse con incógnitas sobre la aplicación de su cobertura. Incendio, robo, asistencia o la rotura de la vitrocerámica, por ejemplo, son algunas de las que se pueden incluir en un seguro Multirriesgo de Hogar, pero ¿qué pasa con otros riesgos menos comunes que pueden generar unas pérdidas incalculables al propietario? Si hay un terremoto, una ventisca o una inundación ¿cubre los daños el seguro de Hogar? ¿Cómo están cubiertos los fenómenos atmosféricos en el seguro de Hogar?

Protegerse de fenómenos atmosféricos

Los seguros de Hogar cubren, en la mayoría de las ocasiones, incendios, robos y daños por agua. Sin embargo, al disponer de una vivienda no sólo se quiere estar preparado para hacer frente a esas circunstancias, sino también a los problemas causados por la lluvia, el granizo, el viento e incluso los huracanes o terremotos. La función principal de los seguros de Hogar es brindar protección al asegurado frente a las posibles eventualidades que puedan sucederle a su domicilio o a los bienes e instalaciones que se encuentran dentro de éste.

El seguro de Hogar

Cuando se contrata una póliza para proteger la vivienda se pueden cubrir los riesgos que afecten al continente y al contenido por separado. Para que la aseguradora repare o reponga elementos de la vivienda como ventanas, puertas o antenas, dañados como consecuencia de fenómenos atmosféricos suele ser necesario tener contratada la cobertura de continente. Para cubrir los muebles y otras propiedades que se puedan estropear por la entrada de agua en una vivienda tras el desbordamiento de un río, o por el paso de un huracán, por ejemplo, será la garantía de contenido la que se active.

Dentro de los seguros de Hogar la garantía que hace frente a los siniestros provocados por fenómenos atmosféricos suele ser denominada “otros daños”. El grado de cobertura dependerá del tipo de póliza y de la compañía aseguradora con la que se tiene contratada. Y es que aunque, en general, los riegos relacionados con fenómenos atmosféricos y asegurados son los mismos (lluvia, viento, pedrisco, granizo y nieve), las condiciones para que los daños causados por ellos sean cubiertos pueden diferir entre compañías.

Lluvia

Los seguros de Hogar cubren los daños causados por agua de lluvia siempre que la intensidad de la precipitación supere un límite que viene determinado en las condiciones de la póliza y que suele situarse en los 40 litros por metro cuadrado y hora. Es decir, que si las precipitaciones superan esa intensidad el asegurado es indemnizado. Si es a valor de nuevo y con o sin franquicia dependerá del seguro contratado.

Inundación por lluvia

Si las precipitaciones (superiores a una intensidad de 40 litros por metro cuadrado y hora) provocan que se rompan o averíen canales artificiales o acequias en la superficie también es el seguro de Hogar el que se hará responsable de los desperfectos que puedan surgir.

Extracción de lodos

Si como consecuencia de la lluvia, la nieve u otro fenómeno atmosférico, el asegurado necesita extraer el lodo de su vivienda el seguro puede hacerse cargo de los gastos que se puedan generar en ese concepto si la causa ha sido un riesgo recogido en la póliza.

Pedrisco

Los daños causados por la piedra o granizo grueso que caiga de las nubes también están cubiertos por el seguro de Hogar, y la mayoría de las veces independientemente de su intensidad. Además, esta cobertura suele extenderse y aplicarse a los daños materiales que pueda ocasionar el agua de lluvia u otro fenómeno (sin límite de intensidad) durante las 24 horas posteriores.

Nieve

Cuando el fenómeno atmosférico causante de los daños es la nieve la vivienda también está protegida por el seguro de Hogar. Al contrario que en la lluvia, con la nieve no suele fijarse una intensidad de precipitación mínima para que se active y la cobertura puede cubrir tanto los desperfectos ocasionados por el desprendimiento de nieve acumulada en superficies como los tejados, y también los derivados del exceso de peso si está amontonada. Por su parte, el límite del capital y si cuenta con franquicia o no, como en los otros casos, depende de la compañía y de la póliza contratada.

Viento

Con los siniestros ocasionados por el viento ocurre lo mismo que con la lluvia, es necesario que se alcance una intensidad prefijada por la aseguradora para que la póliza que protege la vivienda se haga cargo de los desperfectos sufridos en la misma. La intensidad necesaria para que la cobertura que cubre los fenómenos atmosféricos se active se sitúa en los 75 kilómetros por hora, aunque en algunos casos puede ser necesario que la velocidad del viento alcance los 80, 90 e incluso 96 kilómetros por hora.

Caída de rayos

Si como consecuencia de una descarga eléctrica violenta producida por un rayo la vivienda asegurada sufre daños el seguro de Hogar los cubre hasta los límites indicados en las Condiciones Particulares de la póliza.

Exclusiones en el seguro de Hogar

En el caso de los fenómenos atmosféricos que deben llegar a determinada intensidad para que actúe el seguro de Hogar, la medición se acredita a través de los organismos oficiales o a través de pruebas competentes. Si una vivienda asegurada sufre desperfectos como consecuencia de alguno de estos fenómenos atmosféricos pero no alcanza la intensidad fijada en la póliza éstos no estarán cubiertos por el seguro de Hogar.

Por otro lado, en el caso de que los daños se produzcan como consecuencia de una ventana o puerta abierta o con el cierre defectuoso o por defectos de construcción o mantenimiento tampoco son cubiertos por el seguro que se tenga contratado para proteger la vivienda.

Al igual que si no supera el rango fijado para su cobertura, existen fenómenos atmosféricos que no están cubiertos por el seguro de Hogar, sino que es el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) el que hace frente a los gastos. Éste es el caso de los fenómenos meteorológicos, sísmicos o geológicos que no se encuentran asegurados expresamente. Por ejemplo, si se trata del viento y éste supera los 120 kilómetros a la hora (tempestad ciclónica atípica) actúa el CCS y no la aseguradora.

Consorcio de Compensación de Seguros y riesgos extraordinarios

Por su parte, existen otros riesgos que van más allá de la lluvia, el pedrisco o la nieve y que debido a su carácter extraordinario son cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) en lugar de por las propias pólizas que protegen las viviendas. Sin embargo, esto no quiere decir que el seguro de Hogar no haga nada frente a sucesos extraordinarios. Si una casa sufre daños como consecuencia de un maremoto, terremoto u otro acontecimiento de este tipo el CCS es el que se hace cargo de los gastos. Pero lo hace si esa persona tenía contratado un seguro de Hogar que no lo cubre y a través de la cual se ha pagado un recargo a favor de ésta entidad.

El seguro de Hogar y el CCS

La normativa actual hace que en todo seguro de Hogar se incluya una prima (que debe especificarse en la póliza) a favor del Consorcio de Compensación de Seguros para que sea éste el que proteja a los asegurados frente a riesgos extraordinarios.

Los riesgos que cubre son los que, debido al enorme potencial de pérdidas materiales y personales que pueden generar, son denominados catastróficos y excluidos de las pólizas básicas. Sin embargo, no es necesario que haya una declaración oficial de “catástrofe” o de “zona catastrófica” para que el Consorcio actúe. Y tampoco hace falta que el suceso haya perjudicado a toda la población de una determinada zona, un solo usuario tiene derecho a la indemnización. Los daños a los que hace frente el CCS son los ocasionados por:

  • Terremotos
  • Maremotos
  • Erupciones volcánicas
  • Caídas de cuerpos siderales
  • Inundaciones extraordinarias: el CCS se responsabiliza de las inundaciones producidas por el anegamiento del terreno debido a la lluvia o al deshielo. También de las ocasionadas por lagos con salida natural, los ríos y rías, así como el mar en las costas. Por lo tanto, quedan excluidas las producidas por aguas procedentes de presas, alcantarillas y otros cauces construidos por el hombre que se rompan o averíen por hechos distintos a los anteriores. Tampoco de los daños causados por la caída directa de la lluvia sobre el riesgo asegurado, la cubierta o azotea, una red de desagüe o patios.
  • Tempestades ciclónicas atípicas: se consideran como tal las situaciones de tiempo atmosférico extremadamente adverso. Dentro de esta definición entran los ciclones tropicales con vientos de más de 96 km/h (a intervalos de 10 minutos) y las precipitaciones de una intensidad mayor a los 40 litros de agua por metro cuadrado hora. También los tornados y los vientos que superen los 120 kilómetros por hora durante un intervalo de 3 segundos.

Por el contrario, no cubre los daños ocasionados por granizo o el peso de la nieve, goteras, filtraciones ni humedades. Eso sí, para disponer de la cobertura el asegurado debe encontrarse al corriente del pago de las primas del seguro donde se incluye la aportación al CCS.

Tener un hogar asegurado

Los desbordamientos de río, vendavales o grandes nevadas pueden ocasionar muchas pérdidas económicas a los propietarios de viviendas sin asegurar. Y es que, cuando se tiene una casa uno no sólo se enfrenta al riesgo de incendio o robo, sino a otros muchos que, de no estar protegidos con una póliza pueden suponer un gasto elevado. Si tienes una vivienda, en propiedad o en alquiler, contrata un seguro de Hogar y podrás estar tranquilo frente a posibles imprevistos. Rastreator te ayuda a decidir cuál es el mejor seguro de Hogar para ti permitiéndote comparar un gran número de aseguradoras y pólizas adaptadas a ti en un par de minutos.

Eva GonzálezRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de hogar