Seguro de hogar, sobre o infraseguro

Cuando nos referimos a un “sobreseguro’ estamos hablando de exceso de seguro y cuando nos referimos a un “infraseguro’ hablamos de una cobertura escasa. Estos dos supuestos suelen darse a la hora de contratar nuestro seguro del hogar cuando no sabemos valorar correctamente nuestra vivienda –el continente- o nuestro mobiliario y enseres –el contenido-, atribuyendo un valor a la vivienda asegurada por debajo o por encima del que realmente tiene.

Al valorar erróneamente nuestros bienes, de entrada, lo que haremos es un mal seguro de hogar, por lo que en el caso de tener que llegar a ser indemnizados, lo cobrado no se corresponderá con lo pagado como coste de la prima de nuestro seguro, sea por exceso o por defecto; por lo que ante un caso de siniestro, la compañía de seguros nos aplicará la regla proporcional que entenderemos fácilmente sabiendo que si tenemos un bien que realmente vale un total de 100 y tenemos un incendio contra el que aseguramos ese bien por 50 y a causa de ese incendio perdiésemos la mitad de ese bien, nuestra aseguradora aplicando la regla proporcional nos pagaría por la mitad del capital asegurado, es decir, por 25.

Si tuviésemos infravalorado nuestro bien -infraseguro- por un valor inferior al real, la prima a pagar sería menor, pero a la hora de cobrar la indemnización nos aplicaran la regla proporcional y por tanto no podríamos esperar a cobrar el valor real, cobraríamos en base a algo así como a una regla de tres simple.

Y sobre el caso contrario, que sería el sobreseguro, sabemos que se produciría por haber asegurado en exceso del valor real de nuestro bien y que la compañía de seguros solo nos indemnizaría por el valor real de los bienes asegurados y nunca por el valor declarado, aunque hayamos estado pagando una prima del seguro superior al que correspondería.

Es cierto que el valor de nuestros bienes irá variando con el tiempo al incorporar, sustituir o eliminar enseres del inventario y por ello se suele tener en cuenta un margen de error que ronda del 10 al 20 por ciento entre el valor declarado en la póliza y el valor real. Por ello, lo mejor es haber hecho una buena valoración de nuestros bienes antes de contratar un seguro para nuestra vivienda, olvidándonos de improvisar o de calcular “a ojo de buen cubero” para evitar sorpresas desagradables en caso de que lleguemos a tener que utilizar nuestra póliza.

Si aún no dispones de seguro de hogar o quieres sopesar otras alternativas, entra en el comparador online de seguros Rastreator y encuentra una póliza a tu medida.


COMPARAR SEGUROS DE HOGAR

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de hogar