Viviendas sin obstáculos

Cuando las personas con discapacidad motriz, visual o auditiva llegan a su vivienda no siempre acaban para ellos los problemas de movilidad con que se encuentran en la calle. La adecuación de estos hogares facilitaría una estancia cómoda, segura e independiente, que redundaría en una mejora de su calidad de vida. Esta es la piedra angular para millones de ciudadanos que, sin embargo, residen en casas con múltiples “obstáculos”. La adaptación de una vivienda requiere algunas modificaciones perfectamente asumibles. En Rastreator hemos resumido algunos aspectos clave relacionadas con los accesos, pasillos, suelos, puertas, ventanas e interruptores. Porque no sólo nos preocupa tu seguro de hogar, también que el hogar sea un refugio confortable en el que sentirse a gusto y moverse con facilidad.

Los suelos deben ser lisos, antideslizantes y sin elementos que sobresalgan. Debe evitarse en todo caso el uso de alfombras ya que pueden propiciar resbalones e incómodos tropiezos y son un obstáculo para quienes se desplazan en silla de ruedas. Si hay un invidente en casa, los distintos tipos de suelo (baldosas en el pasillo, alfombra en la sala, piso de madera en el dormitorio, etc.) ofrecen claves táctiles para moverse de un sitio a otro. En el revestimiento de suelo y paredes, es preferible que se utilicen materiales resistentes a choques y rayones.

Las puertas y ventanas se deben abrir con una sola mano. La opción más cómoda y segura son las correderas. En los cuartos de baño, es preferible que las puertas abran hacia el exterior para que puedan ser desmontadas desde fuera en una emergencia. A su vez, en el caso de colocar pestillo en las puertas, éstos también deben abrirse desde fuera igual que desde dentro.

La ubicación de los interruptores es otro aspecto susceptible de ocasionar problemas. Para su colocación debe tenerse en cuenta que, sentado en una silla de ruedas, los ojos quedarían a una altura de entre 1,10 y 1,30 metros. También es aconsejable elegir modelos que indiquen su localización, por ejemplo que incorporen un marco luminoso o lectura en braille.

El hueco de paso de la vivienda debe tener una anchura libre mínima de 0,8 metros para que pueda circular una silla de ruedas y los pasillos deben tener al menos 1,10 metros de ancho. Con el fin de maniobrar y realizar un giro completo con la silla de ruedas, se necesita un diámetro mínimo de 1″50 metros. Otra consideración a tener en cuenta es que si algún miembro de la casa sufre problemas auditivos, las señales auditivas se pueden remplazar con otras señales sensoriales. La opción más sencilla es instalar una luz intermitente conectada al timbre de la puerta, teléfono o reloj automático.


COMPARAR SEGUROS DE HOGAR

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de hogar