Cómo afrontar una mudanza con éxito

Quienes han sufrido en sus propias carnes las consecuencias de una mudanza (o varias) sabrán lo importante que es guardar la calma, aplicar cierto sentido de la organización y empezar con antelación a empaquetar todo, mucho antes de lo planeado, pues siempre falta tiempo y siempre tenemos más de lo que creemos. Y es que, las mudanzas nos abruman no antes de emprenderlas, sino cuando ya hemos comenzado a embalar y trasladar, y nos percatamos de que muchas de nuestras pertenencias no sirven para nada, jamás las hemos usado, están olvidadas en el fondo del cajón o simplemente, deberíamos habernos deshecho de ellas hace ya mucho tiempo, y en ese momento es en el que te das cuenta de que antes de empaquetar, debes seleccionar y tirar, regalar o donar. Y aun así, la cantidad ingente de cajas que podrás llegar a reunir te dejará asombrado.

Si ya has pasado por esto y no quieres repetir la experiencia, tienes varias opciones que te vamos a señalar: puedes contratar una empresa de mudanzas que no solo traslade tus cosas sino que también se haga cargo del empaquetado; puedes contratar solo el traslado o solo el empaquetado, y por último, puedes hacerte cargo de todo tú mismo pero con un plan previamente diseñado y alquilando una furgoneta lo suficientemente amplia como para evitar miles de viajes de una vivienda a otra.

Algunos consejos si haces tú mismo la mudanza: como hemos señalado antes, deshazte de los artículos inútiles, de lo contrario, los trasladarás a tu nueva vivienda para terminar por deshacerte de ellos una vez hayas desembalado todo; guarda con especial cuidado los objetos delicados, bien envueltos en papel protector (ya sea de periódico o de burbujas, dependiendo de la fragilidad de los objetos) para que no se dañen en el traslado; evita utilizar cajas demasiado grandes que luego no puedas transportar con soltura e intenta que estas no pesen demasiado, ¡sobre todo si no cuentas con ascensor! Aúna los objetos en el interior de las cajas por temáticas, por ejemplo libros, menaje del hogar, zapatos, etcétera, y siempre etiqueta las cajas, escribe en el exterior lo que se encentra en el interior, de lo contrario, te volverás loco, incluso puedes añadir una lista donde estén referenciados todos los objetos que has guardado en esa caja; cierra todas las cajas con cinta adhesiva, que no se te pierda nada por el camino, y enuméralas; evita embalar líquidos, por ejemplo, productos de limpieza, colonias, etc. que puedan derramarse, y si lo haces, mejor en cajas plásticas que en cajas de cartón.

Esperamos haberte ayudado con estos pequeños consejos, muy útiles por otra parte. El último de todos es que te asegures de que cuentas con un buen seguro de hogar en tu nueva vivienda, que avale el continente y todo ese contenido que ahora embalas y que vas a trasladar, si aún no lo has hecho, entra en Rastreator.com y compara entre las principales compañías españoles los seguros de hogar que puedes encontrar a tu disposición.


COMPARAR SEGUROS DE HOGAR

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de hogar