Limpieza de la chimenea una vez al año para un calor seguro

Noviembre de 2014

La chimenea es un elemento clave en algunos hogares ya que calienta la casa a un precio económico a la vez que sirve como elemento decorativo. Una chimenea tradicional de leña es la opción más demandada. Y es que, aunque existen quemadores de gas o biomasa, la leña es la opción más barata y permite tener la casa a una temperatura agradable en invierno.

Pero el mantenimiento de una chimenea de leña es algo complicado. Tener un fuego en el salón acarrea algunos problemas de limpieza y seguridad. Limpiarla al menos una vez al año ayuda a minimizar los riesgos y permite que el funcionamiento sea más efectivo.

La limpieza de una chimenea es una operación delicada. Y es que acumula una gran cantidad de polvo y cenizas como resultado de la combustión de madera y si no se tiene cuidado se pueden acabar expandiendo todos estos restos por la casa. Además, algunos de los elementos que se encuentran en el interior de una chimenea son muy tóxicos, por lo que hay que extremar la seguridad. Rastreator ha elaborado esta guía con consejos para limpiar chimeneas de leña y así tener un calor seguro en el hogar.

Antes de empezar, protegernos a nosotros y a nuestra casa

La limpieza de una chimenea puede generar una gran cantidad de polvo tóxico en suspensión. Por eso, una de las medidas de seguridad que hay que adoptar es la de ponerse una mascarilla para evitar inhalar estas partículas.

Los guantes son otro elemento imprescindible. Y es que, entre las cenizas y los troncos quemados pueden aparecer hierros u otros elementos cortantes. Con unos guantes resistentes se pueden evitar peligrosos cortes en las manos. Por supuesto, es fundamental comprobar que no queda nada encendido y que las cenizas han tenido suficiente tiempo para enfriarse.

Cuando se trabaja con mucho polvo es casi inevitable que parte de él acabe desperdigado por los alrededores. Por eso, si los muebles son delicados es aconsejable taparlos con una tela o un plástico antes de empezar a limpiar. Tampoco está de más abrir las ventanas de la habitación.

Cómo limpiar la chimenea

Pasos para limpiar el interior

El primer paso será retirar los trozos grandes de madera que no se hayan quemado por completo para pasar a continuación a recoger las cenizas con un recogedor. En lugar de tirarlas a la basura (al contenedor de residuos orgánicos) también los puedes utilizar como fertilizante en caso de que tengas un jardín.

Una vez retirados los residuos más grandes, es el momento de aspirar el interior de la chimenea. Aunque se haya eliminado la mayor parte de las cenizas, sigue siendo un ambiente con gran cantidad de polvo, puede que incluso demasiado para una aspiradora doméstica. Es aconsejable utilizar una industrial si es posible.

El siguiente paso es frotar el interior con un cepillo de cerdas duras. Como producto de limpieza, lo mejor es utilizar una mezcla de agua, amoniaco y detergente para eliminar las manchas más grandes que haya dejado el fuego.

Cómo limpiar el tiro

La limpieza del tiro de la chimenea es especialmente importante, y es que si se acumula suciedad en este conducto la eficiencia energética puede reducirse y aumenta el riesgo de incendio. El tiro puede llenarse de creosota, un material potencialmente peligroso ya que es muy inflamable.

Para limpiarlo hay que contar con un cepillo circular, especialmente concebido con este fin, que tenga un diámetro algo mayor que el tubo de la chimenea. La misma mezcla de agua, detergente y amoniaco será efectiva aquí. Debes tener mucho cuidado con estos materiales y utilizar guantes y mascarilla en todo momento.

La tapa y el apagador

La tapa de la chimenea, ubicada en el tejado, es otra de las partes sensibles que necesitan una limpieza periódica. Conviene mantener despejado el sistema anti chispas, la rejilla de metal que mantiene las ascuas dentro y a los animales y otros elementos fuera. El apagador debe funcionar correctamente y no tener problemas de movilidad. La tapa debe ser capaz de girar y bloquear por completo la entrada de aire para apagar el fuego sin riesgos cuando se desee.

La chimenea y el seguro de Hogar

La chimenea proporciona calor y confort en el hogar, pero también aumenta los peligros en casa, ya que el fuego es un factor de riesgo muy importante. Mantener la chimenea en buen estado es fundamental para evitar un incendio.

Pero por mucha prevención que se aplique, los accidentes pueden terminar ocurriendo, y el fuego es una de los peores incidentes que pueden suceder en una casa. La mayor parte de los seguros del Hogar cubren los daños provocados por incendios, por lo que contar con una póliza es especialmente importante si la casa dispone de chimenea.

Para conseguir el seguro adecuado al mejor precio lo mejor es utilizar el comparador de seguros de Hogar de Rastreator.com, con el que obtendrás en apenas unos minutos varios presupuestos de distintas aseguradoras con coberturas personalizadas.


COMPARAR SEGUROS DE HOGAR

Javier BarrosoRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de hogar