¿Qué seguro de Hogar contratar en función del uso de la vivienda?

En 2014 se vendieron en España 365.594 viviendas, un 21,6% más que en el año 2013, el dato más alto desde 2010. Del total de casas que hay en España, existen, en torno a 7,9 millones de viviendas sin seguro. Se trata de una parte pequeña si se compara con las que sí que cuenta con algún tipo de protección. Y es que, según la Memoria Social del Seguro elaborada por UNESPA, el 76% de las familias españolas cuenta con un seguro de este tipo.

Un seguro de Hogar para cada uso de la vivienda

No todas las viviendas tienen la obligación de estar protegidas con una póliza de Hogar. El único motivo por el que estás obligado a asegurar tu casa es tenerla hipotecada. Ahora bien, contar con  un seguro de Hogar es algo recomendable ya que, aunque actúes con la máxima precaución, son muchos los siniestros en los que tú y tu vivienda os podéis ver involucrados. Desde los daños originados por la rotura de una tubería o un cortocircuito hasta el robo. Incluso los que puedan ocasionar tu mascota o tus hijos fuera del hogar. Los riesgos a los que os exponéis tú y tu hogar todos los días son tantos que cualquier protección es poca.

Ser totalmente propietario de una casa no significa que tengas que prescindir de tener un seguro. Por eso, tanto si contratas un seguro de Hogar por obligación como si lo haces de manera voluntaria debes tener muy claro qué tipo es el que más te conviene. No sólo para evitar caer en una situación de infraseguro o sobreseguro, sino para evitar pagar por coberturas que no necesitas o dejar de contratar algunas de gran utilidad.

Uno de los puntos que tienes que tener muy presente es qué uso le das de manera habitual a la vivienda que deseas asegurar. Y es que, del mismo modo que no contratas el mismo producto si eres el propietario de la casa que si vives de alquiler tampoco necesitarás la misma cobertura si se trata de la primera o la segunda vivienda. Así, en función del uso te será más conveniente un seguro u otro y añadir más o menos coberturas. Rastreator ha elaborado esta guía en la que te explica qué seguro de Hogar es el más indicado para tu caso concreto.

Asegurar la primera vivienda

La vivienda principal es aquella en la que habitas durante la mayor parte del año. Se trata de un bien de un gran valor, y como tal, es importante que lo protejas al máximo de todos los riesgos a los que está expuesto.

Un grifo mal cerrado que ocasiona daños a un vecino, un robo dentro de la vivienda o un desperfecto ocasionado a causa de la electricidad puede suponerte un gasto elevado si no cuentas con un seguro que te respalde y se haga cargo del coste, total o parcial, de las reparaciones.

Pese a que a la hora de contratar un seguro de Hogar te puedes decantar por proteger la responsabilidad civil de tu vivienda, el continente o el contenido también puedes preferir aunar todos éstos en una única póliza. Es lo que se conoce como el seguro Multirriesgo de Hogar. Además, muchas de éstas pueden incluir la cobertura de defensa jurídica.

Proteger la responsabilidad civil

Uno de los problemas con los que te puedes encontrar es con los daños que ocasione tu vivienda o las personas que vivís en ella a un tercero. Esta cobertura no sólo cubre los desperfectos que le puedas provocar a un vecino a raíz de un escape de agua o un grifo mal cerrado, por ejemplo, sino que también responde de los daños que puedas causarles fuera de tu domicilio.

Tener una mascota es otro de los puntos que te puede ayudar a decantarte por contar con esta cobertura. Muchos de los seguros de Hogar incluyen en la responsabilidad civil el animal de compañía  del tomador del seguro. Así, si por ejemplo tu perro muerde a una persona será tu póliza la que se encargue de pagar la indemnización pertinente. Además, si el susto es de tal calibre que acabas teniendo que ir a juicio incluso puede hacerse cargo de los gastos de tu defensa.

Proteger el continente

Puede darse el caso de que se vea dañado algún elemento de la construcción y/o estructura de tu vivienda como pueden ser las paredes, el tejado, el parquet o el jardín. Si te ves en esa situación el coste en el que tendrías que incurrir podría ser muy elevado. Por eso, contar con la cobertura de continente te resultará de gran alivio.

Proteger el contenido

Electrodomésticos, muebles, aparatos electrónicos, joyas… Los bienes que tienes en tu vivienda pueden ser de un gran valor, no sólo sentimental sino también material. ¿Qué ocurriría si, por ejemplo, entraran en tu casa a robar? Tener asegurado el contenido es de gran importancia y es, por tanto, algo que tienes que tener muy en cuenta a la hora de contratar una póliza para tu residencia habitual. Especialmente, si posees joyas u objetos de un alto valor económico como puede ser un tapiz, un abrigo de piel o una bicicleta.

En ese caso, debes tener en cuenta que esos bienes se consideran de valor especial y como tal, tienes que saber cómo asegurarlos. Si los quieres incluir en tu póliza de Hogar tienes que comunicárselo a la compañía para que decida si corre con el riesgo de protegerlos. De hecho, en el caso de las joyas, la mayoría de las compañías valoran positivamente que éstas se encuentren guardadas en una caja fuerte.

Asegurar la segunda vivienda

La segunda residencia, como su propio nombre indica, es aquella en la que no vives de manera permanente sino en la que sólo estás durante el periodo de vacaciones o los fines de semana, por ejemplo. También se puede considerar como tal la propiedad que alquilas a terceros siempre y cuando no sea por un periodo superior a los 90 días anuales. Ahora bien, si está deshabitada entre 180 y 270 días al año ya se consideraría desocupación, no segunda residencia.

A la hora de contratar un seguro puedes optar por, al igual que en el caso de la residencia habitual, contratar un seguro Multirriesgo, aunque no tiene que ser necesario. Cubrir la responsabilidad civil y el continente es de gran importancia ya que en tu ausencia pueden ocurrir ciertos siniestros como la rotura de una tubería. Ahora bien, hay otras coberturas de las que puedes prescindir para lograr una prima más baja.

¿Cómo abaratar el seguro de tu segunda vivienda?

A no ser que tengas bienes de gran valor, puedes decidir renunciar a asegurar el contenido. Además, si ya tienes contratado un seguro de Hogar en tu primera vivienda hay coberturas que puedes evitar incluir en la póliza de tu segunda vivienda para no asegurar doblemente lo mismo. Garantías como la asistencia informática o la de mascotas son sólo algunas que te pueden ofrecer como opcionales pero que no sería necesario que contrataras (de nuevo).

Asegurar la vivienda alquilada

La vivienda en régimen de alquiler es aquella en la que propietario e inquilino son diferentes personas. En este caso, las 3 partes que pueden asegurarse de una casa (RC, contenido y continente) se reparten entre ambas y surge, además, una nueva necesidad, la de proteger el alquiler por parte del arrendatario.

¿Quién protege el continente?

Si eres el dueño de la vivienda tienes que saber qué coberturas te corresponde contratar a ti, de cuales puedes prescindir y  cuáles son altamente recomendables. El seguro de Hogar para el continente correría de tu cuenta, ya que lo que se está protegiendo con éste son las paredes, el techo o los suelos, por ejemplo.

¿Quién protege el contenido?

Tanto propietario como inquilino pueden proteger su propio contenido aunque también pueden prescindir de ello. Si eres el dueño de la vivienda y la alquilas vacía o con mobiliario de poco valor no será necesario que contrates esta cobertura. En el caso de que seas el inquilino, puedes optar por asegurar tus cosas siempre y cuando sean de un alto coste. Por ejemplo, si los muebles o electrodomésticos son tuyos, o si tienes joyas u objetos de elevado valor.

¿Qué ocurre con la responsabilidad civil?

A diferencia de lo que ocurre con el contenido y el continente, que sólo se aseguran una vez, la responsabilidad civil sí que puede ser doblemente protegida. Aunque en la mayoría de los contratos de alquiler se establezca quién debería hacerse cargo de los daños ocasionados a terceros es muy habitual que tanto arrendador como arrendatario se encarguen de proteger su propia RC.

Por un lado, el propietario estaría protegiéndose de los posibles daños que la vivienda ocasionara a un tercero de manera accidental, como por ejemplo, la rotura de una tubería, mientras que el inquilino estaría cubriendo los que provocara por una acción accidental personal (dejarse un grifo e inundar al vecino).

Si el inquilino no contratara una de estas pólizas y tuviera lugar un siniestro, sería la RC del dueño la que se haría cargo de los gastos de reparación, pero luego podría reclamárselos. Por eso, es importante, si eres el dueño y tienes contratada una RC, que avises a la compañía de que no vas a ser tú el que va a vivir en ella sino un tercero.

¿Y si el inquilino no paga?

Existe un producto cuya contratación es altamente recomendable si eres el dueño de la vivienda alquilada. Se trata del seguro de Impago de Alquiler que te protege frente a posibles impagos del inquilino, actos vandálicos que éste pudiera ocasionar e incluso podría cubrir tu  defensa jurídica.

Así, en el caso de que la persona que vive en tu domicilio robe algún elemento del contenido, ocasione daños en el mobiliario o realice actos vandálicos será tu aseguradora la que se hará cargo de los gastos de reparación o indemnización.

Un seguro para cada casa

El uso que las personas le dan a su vivienda no es siempre el mismo, por eso el seguro que tendrían que contratar también varía. No tendrías que proteger con la misma intensidad tu residencia principal, en la que guardas casi todas tus pertenencias, que el apartamento que tienes en la playa o la vivienda que tienes alquilada.

Para no equivocarte en la elección de la póliza tienes que saber qué es lo que tienes que asegurar y que puedes dejar sin protección. A la hora de la contratación, la manera que más te permite ahorrar (tiempo y dinero) es utilizar herramientas como Rastreator.com. En sólo unos minutos tendrás un gran abanico de productos entre los que podrás elegir el que más se adapte tanto a tu perfil de usuario como al uso que le das a la tu vivienda.
COMPARAR SEGUROS DE HOGAR

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de hogar