En moto, siempre con casco

Moto y casco. Fuego y agua. Del mismo modo que un incendio puede ser devastador sin la mediación del agua, las consecuencias de un accidente de moto se multiplican si el piloto no lleva puesto el casco. Su importancia para la seguridad de los motoristas está fuera de toda duda. Sin embargo, sigue siendo una estampa habitual ver motoristas y “paquetes” con la cabeza desprotegida, especialmente en los meses de más calor. Ya es verano y en Rastreator no queremos que nadie descuide su seguridad siempre que vaya en moto. Existen argumentos de sobra para utilizar el casco siempre.

Lo primero que debe tenerse en cuenta es lo arriesgado que resulta conducir sin casco. Las estadísticas de la DGT establecen que tres de cada cuatro motoristas fallecen a consecuencia de heridas en la cabeza. El riesgo de morir en un accidente de tráfico en moto es 17 veces mayor que en coche. Sufrir una lesión cerebral se multiplica por tres cuando el conductor o pasajero de motocicleta no lleva puesto el casco. En efecto, un casco de moto puede salvar una vida en los accidentes que se producen tanto en carretera como en las zonas urbanas. Y subrayamos esta última localización porque las cifras de siniestralidad demuestran que para morir producto de una colisión no es necesario conducir a gran velocidad, por autovía o una carretera secundaria. Los casos en los que motoristas se accidentan a velocidades reducidas en zonas urbanas van en aumento. Cualquier golpe contra el suelo puede ocasionar la muerte.

El casco es posiblemente el artículo más importante del equipamiento del motorista, por encima de guantes, chaqueta, mono o botas, y su uso es tan imprescindible como lo son el cumplimiento de las normas sobre velocidad, alcohol, adelantamientos; como el permiso de conducir o tener un seguro de moto en regla. De hecho, y como sucede con otros requerimientos legales como no sobrepasar los límites de velocidad, consumir bebidas alcohólicas o tener una póliza vigente, no utilizar el casco es sancionable. La multa es de 200 euros e implica también la retirada de 3 puntos del carné y la inmovilización de la motocicleta hasta que el conductor se persone provisto de un casco.

Con todo y con esto, ¿qué razones hay para no hacer uso de él? Los motoristas que no se ponen el casco y esgrimen algún argumento como justificación suelen poner como excusa que no les permite tener visión periférica y que su uso le reduce la posibilidad de escuchar el sonido de un automóvil o de algún claxon. Lo cierto es que ninguna de estas cuestiones tiene demasiado fundamento.


COMPARAR SEGUROS DE MOTO

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...