Errores de “principiante” en moto

Para toda en la vida hay una primera vez y no todos los estrenos son como deberían. ¿Cómo estrenarse a los mandos de una moto? Desde el primer día deben evitarse errores comunes, de principiante, que pueden ponernos en peligro.

Primero de todo: escoge la moto que más te conviene. Nunca empieces por una moto demasiado grande. Se trata de tener el control sobre el vehículo. En una moto, la altura del asiento y el peso del conjunto lo es todo. Algo que deberías tener muy controlado hasta que ganes experiencia o si no será la moto quien te controle a ti. Empieza poco a poco, ya tendrás tiempo de disfrutar de motos mayores si lo necesitas, pero al principio la confianza al circular en moto es fundamental, así que mucho mejor si no te ves sobrepasado por las dimensiones o las prestaciones de tu primera moto.

Segundo: no vale cualquier equipamiento. La carretera es peligrosa siempre y para todos, así que evita la tentación de comprarte un equipamiento de baja calidad o incompleto. Elige bien el casco, chaqueta y guantes de protección, y si tu presupuesto te lo permite, hazte con unas buenas botas. Ten en cuenta que salir de cualquier forma la carretera con excusas como “voy a utilizar poco la moto” o “voy aquí cerca y mi moto es pequeña” pueden ocasionarte lesiones irreversibles en caso de accidente.

Error número tres: no tengas prisa por aprender. Sólo la experiencia te enseñará a manejar tu moto como debes en todas las circunstancias posibles. Por ejemplo, hasta que no ganes confianza no es recomendable circular con pasajero, ya que el incremento de peso puede hacerte perder control sobre la moto.

Error número cuatro: nunca olvides que eres menos visible que los demás y que ninguna estructura metálica te protege, como en un coche. Es un hecho, las motos son pequeñas y sobre ellas la exposición al riesgo es mayor. Cuando se es principiante sobre dos ruedas es algo no se puede olvidar y por eso es importante saber cómo hacerse ver en moto, cómo conseguir no pasar desapercibido.

Error número cinco: no descuides el estado de tu moto. Cuidar la salud de tu moto es cuidar tu propia seguridad, una moto en mal estado puede causar situaciones de riesgo fácilmente evitables si sabes cómo mantener una moto. Todo, desde vigilar el estado de los neumáticos hasta controlar el engrase de la cadena, pasando por el estado de los frenos, las luces y el nivel del aceite del motor.

Las motos están de moda entre usuarios de todo tipo, dicen los concesionarios que las venden. Por su parte, las aseguradoras del ramo recuerdan que siempre debe contratarse un seguro de moto que piense en todo. En Rastreator ponemos a tu alcance su contratación.


COMPARAR SEGUROS DE MOTO

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...