Las motos japonesas hicieron desaparecer el auge de las españolas

La importancia de la motocicleta en España merece un recordatorio histórico por parte de Rastreator. El diseño y fabricación de motos en España, especialmente en Cataluña, ha tenido un profundo arraigo y crecimiento hasta su desaparición por los años 80 y 90. Firmas como Ossa, Bultaco, Ducati, Puch Avelló, Montesa y Sanglas, entre otras marcas españolas, fueron absorbidas por la llegada al mercado de marcas niponas como Suzuki, Honda y Yamaha.

La geografía catalana ha acogido más de un centenar y medio de fábricas de motos. Grandes y pequeñas, la mayoría de ellas nacidas de la mano de geniales emprendedores en una época muy difícil y con muy pocos medios como fue la posguerra.

Tras la Guerra Civil se destruye por completo el tejido industrial del país, debiendo comenzar de cero con la industria de la motocicleta. En los primeros momentos florecen las fabricas de bicicletas, a las que fácilmente se les acoplan motores de pequeña cilindrada. Marcas como Colibrí o Mosquito copan el mercado en esos difíciles años.

En 1944 se funda la marca de motocicletas Montesa. El primer modelo fue una moto deportiva llamada Bultaco Tralla 101. Tras la desaparición de Bultaco aparece Gas Gas, que fabrica y vende motocicletas desde 1985. Es líder mundial en el mercado de las motos de trial y también está en los primeros puestos en el sector de enduro.

En 19 Derbi crea su primera motocicleta y domina durante años el mercado hasta ser comprada en 2001 por Piaggio y trasladada a Italia.

En los años 50 nace Avello, famosa por sus motocicletas de marca MV Agusta y Puch. También en esa época aparecen las primeras OSSA. La OSSA 125 era una copia de la DKW 125, en su época, la más avanzadas del mercado. OSSA Domina el sector en los 60 y 70 hasta cerrar a mitad de los 80.


COMPARAR SEGUROS DE MOTO

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...