Las motos eléctricas: ventajas y desventajas

  • Las motos eléctricas son una alternativa de movilidad limpia
  • Algunos de sus principales inconvenientes son la autonomía, el tiempo de carga y la escasez de puntos de recarga
  • Cuentan con determinadas ventajas fiscales en el impuesto de matriculación o en el de circulación

La contaminación que producen los vehículos es un problema muy presente, sobre todo en las grandes ciudades. Ante esto, cada vez existen más opciones que fomentan la movilidad sostenible. El transporte público y otras alternativas más actuales como el carsharing, o el alquiler de vehículos por horas ayudan a reducir el uso del vehículo y, consecuentemente, los niveles de contaminación procedentes de los coches. Pero no sólo eso. Los avances tecnológicos cada vez están más enfocados a reducir el nivel de emisiones contaminantes. Los coches eléctricos e híbridos son un ejemplo de ello. Y también las motos eléctricas, que cada vez se van haciendo más hueco en el mercado actual. De hecho, según datos de Anfac, el pasado mes de marzo se registró el mayor número de ventas de vehículos eléctricos de la historia, con 559 unidades.

¿Qué son las motos eléctricas?

Aunque las motos eléctricas todavía son productos poco extendidos, pretenden convertirse en una solución ecológica y viable de movilidad. Su principal característica, como es evidente, es que utiliza un motor eléctrico como medio de propulsión, lo que las convierte en un medio de transporte limpio. Por otro lado, estos vehículos cuentan con un mecanismo más sencillo que el de las motos tradicionales y su sistema de conducción es automático, es decir, no tienen marchas.

En cuanto a los tipos de motos eléctricas, ocurre como con las de propulsión, existe un gran número de modelos entre los que poder elegir, desde scooters a otros mucho más potentes, con diferentes potencias y autonomías.

Batería de las motos eléctricas

La autonomía de las baterías de las motos eléctricas es uno de los aspectos que más preocupa a los potenciales compradores. Las baterías utilizadas en las motocicletas eléctricas actuales son las de litio, que proporcionan una autonomía que, dependiendo de su capacidad, puede oscilar entre los 30 kilómetros e incluso superar los 300. Sin embargo, la capacidad no es lo único que influye en su autonomía. El tiempo durante el que es posible circular con una moto eléctrica sin necesidad de cargarla depende también de otros factores como por ejemplo, la eficiencia del motor, el peso del vehículo o el consumo de energía que se haga, es decir, el uso o la aceleración a la que se someta al vehículo.

En los últimos años se está avanzando en otros tipos de baterías que podrían resultar mucho más eficientes, como son las de polímero de grafeno. Aunque estas baterías todavía no están extendidas al uso general, se prevé que podrían incrementar la autonomía de los vehículos llegando a alcanzar incluso los 800 kilómetros y reducirían de manera muy significativa los tiempos de carga, situándolos incluso en 5 minutos.

La autonomía de las motos eléctricas depende de la capacidad de la batería, la eficiencia del motor, el peso o el consumo de energía

Tiempo de carga: entre 2 y 5 horas

En el tiempo de carga también influyen aspectos como la capacidad de la batería o la potencia del cargador. Una carga completa suele situarse alrededor de las 2 y las 5 horas y puede hacerse en cualquier enchufe convencional que haya, por ejemplo, en un garaje. La parte negativa es que en la actualidad todavía existe una escasez de puntos de recarga para vehículos eléctricos, lo que supone un gran inconveniente a la hora de decantarse por motos de estas características.

Ventajas  e inconvenientes de las motos eléctricas

Las motos eléctricas se presentan como una solución ecológica de movilidad y pretenden convertirse en una opción viable para el futuro. Sin duda, cuentan con ventajas tanto para el medioambiente, como para el propio bolsillo, por el ahorro que pueden llegar a suponer. Sin embargo, también presentan algunos aspectos que deberían mejorarse para conseguir su implantación de manera definitiva.

Ventajas fiscales y para el medioambiente

Una de las ventajas más evidentes de las motos eléctricas es que no expulsan gases contaminantes, como los óxidos de nitrógeno (NOx) que sí emiten los vehículos de gasolina. Se trata de un factor a tener muy en cuenta, sobre todo en algunas grandes ciudades, donde pueden adoptarse protocolos en materia de contaminación que no permitan circular a vehículos tradicionales, pero sí a los llamados “cero emisiones”. Además, estos motores son mucho más silenciosos que los de las motos convencionales.

Otra de las ventajas más importantes que tienen las motos eléctricas respecto a las motocicletas tradicionales es el ahorro en combustible. Recargar el vehículo con electricidad es más barato que llenar el depósito con gasolina o diesel, y puede hacerse en cualquier sitio en el que haya un enchufe. Además, estos vehículos no cuentan con elementos como filtros de aceite, bujías, válvulas, o correas de transmisión, por lo que su mantenimiento, revisiones o reparaciones suelen ser más sencillas y menos frecuentes.

Por otro lado, en algunas Comunidades Autónomas estos vehículos cuentan con determinadas subvenciones para su compra, o exenciones y rebajas en impuestos como los de matriculación o circulación.

Las motos eléctricas cuentan con determinadas rebajas o exenciones de impuestos como por ejemplo, el de circulación

Poca autonomía y precio elevado, principales inconvenientes

El principal inconveniente de las motos eléctricas es su precio. Estos modelos todavía tienen costes más elevados que las motocicletas tradicionales, por lo que al optar por una moto de estas características, la inversión inicial será mayor. Además, el precio de las baterías o los recambios es elevado por lo que, en caso de tener que sustituir algunos de sus elementos el desembolso también será alto.

Asimismo, la autonomía de las motocicletas eléctricas todavía es muy inferior a la de las motos tradicionales, de modo que si se pretende usar para recorrer distancias muy largas, puede que estos vehículos no sean la opción más conveniente.

Otro gran problema de los vehículos eléctricos tiene que ver con la escasez de puntos de recarga disponibles actualmente. Además, para que la batería se cargue por completo es necesario que la moto esté enchufada a la corriente al menos durante varias horas. Por otro lado, tanto la aceleración como la velocidad que alcanzan las motocicletas eléctricas suele ser inferior a la de las motos convencionales.

Seguros especiales para motos eléctricas

Independientemente del tipo de moto que sea, todas han de contar con un seguro que cubra al menos, la responsabilidad civil. Además, existen pólizas para motos eléctricas que cuentan con coberturas específicas para este tipo de vehículos, como puede ser ante el robo de cable de recarga, la falta de batería o la asistencia en carretera desde el kilómetro 0.

Para estar bien protegido es fundamental contratar un seguro que cubra todos los posibles percances que puedan suceder y que impidan continuar el viaje. En el comparador de Seguros de Moto de Rastreator.com es posible encontrar de manera muy sencilla, las pólizas más adecuadas a cada persona, al precio más competente.

Abril 2016
COMPARAR SEGUROS DE MOTO

Cynthia RosellRastreator.com


Seguro que te interesa...