Seguro de Moto a Terceros

  • Es el seguro más básico y el exigido por ley.
  • Puede añadir coberturas como robo, incendio o gestión de multas.

Para poder conducir una moto en España no sólo es necesario contar con el permiso apropiado, sino que es obligatorio tener un seguro en vigor. Dependiendo de lo que se quiera asegurar se podrá elegir entre distintos tipos de seguros: a Terceros, Terceros Ampliado, Todo Riesgo, y Todo Riesgo con franquicia.

El seguro a Terceros más básico, es el mínimo obligatorio exigido por la legislación. Esta póliza cubre, principalmente, la responsabilidad civil del vehículo y del conductor frente a terceros. Además, es la única imprescindible para que un vehículo pueda circular. Sin embargo, este tipo de seguro no sólo se ofrece en su versión más básica, sino que puede contratarse con más coberturas y convertirse en un seguro a Terceros Ampliado.

El seguro a Terceros básico

Contratar un seguro a Terceros que sólo cuente con la cobertura obligatoria es la opción más económica para asegurar un vehículo. Ahora bien, antes de hacerlo hay que saber que sus prestaciones también serán muy reducidas. Esta opción suelen elegirla las personas que tienen una moto vieja o muy básica o los que no suelen usarla con mucha frecuencia.

La opción más económica: contratar un seguro a Terceros

Aunque cada aseguradora es distinta, existen unas coberturas comunes para este tipo de seguro que las compañías suelen incluir.  Si bien es cierto que la única imprescindible es la de responsabilidad civil obligatoria, lo habitual es que se añada alguna más, como la responsabilidad civil voluntaria y la defensa jurídica y reclamación de daños.

Responsabilidad civil obligatoria

Cubre los daños, tanto materiales como personales, que el asegurado cause a terceros mientras circula con su moto. El límite máximo de esta cobertura viene fijado por ley y se establece en 70 millones de euros en daños personales, y 15 millones en caso de daños materiales a vehículos o bienes.

Responsabilidad civil voluntaria

Es un suplemento de la responsabilidad civil obligatoria que amplía en 50 millones de euros, tanto para daños materiales como personales, el capital máximo hasta el cual la rc obligatoria cubría. Algunas aseguradoras obligan a contratar esta cobertura en su seguro a Terceros más básico.

Defensa jurídica y reclamación de daños

Esta cobertura se hace cargo de los gastos derivados de la defensa jurídica del asegurado en caso de que se haya visto implicado en un accidente de tráfico. El importe máximo lo determina cada aseguradora en su contrato.

El seguro a Terceros Ampliado

Otra opción para asegurar la moto y que ello no suponga un gran esfuerzo económico es contratar un seguro a Terceros Ampliado. Esta opción permite al cliente ampliar las coberturas de la manera que más se adapte a sus necesidades sin tener que pagar de más por ello.

Seguro del Conductor

Se encarga de proteger al conductor en caso de que haya sido el causante de un accidente. Cubre desde la asistencia sanitaria y los traslados al hospital hasta los gastos médicos y farmacéuticos derivados de las lesiones que haya sufrido, como prótesis, gafas o aparatos ortopédicos. Además, el seguro del Conductor también se hace cargo de los gastos derivados de la hospitalización del asegurado, así como de la estancia y manutención de la persona que lo acompañe. Por último, esta cobertura garantiza el cobro de una indemnización que suele ser de 15.000 euros en caso de que el conductor sufra daños físicos permanentes (invalidez total o parcial) o fallezca en un siniestro.

Ampliación del seguro del Conductor

El seguro del Conductor puede ampliarse para que la cuantía de la indemnización en caso de fallecimiento o invalidez permanente sea mayor. De esta forma, podría ascender hasta los 30.000, 50.000 o incluso 100.000 euros.

Cobertura de robo

Según el estudio Perspectiva del Consumidor del seguro de Moto realizado por Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones (ICEA), la cobertura de Robo en el seguro de Moto es una de las más contratadas. En concreto, en 2014, 4 de cada 10 motos la tenían incluida en su póliza.

Esta garantía se encarga de indemnizar al asegurado en caso de que su moto sea sustraída por parte de un tercero. Sin embargo, hay que tener en cuenta las especificaciones propias de cada compañía ya que algunas diferencian entre robo y hurto y pueden no cubrir ambas circunstancias.

Cobertura de incendio

La cobertura de incendio protege al asegurado en caso de que su moto se vea dañada por causa de un incendio, explosión o caída de un rayo, siempre que el responsable no haya sido un tercero, sino el propio asegurado. Además, la mayoría de aseguradoras sólo indemnizan en caso de pérdida total de la moto.

Otro de los gastos que puede cubrir la cobertura de incendio es el derivado de la asistencia de bomberos, en caso de que sea necesaria su intervención.

Cobertura de gestión de multas

La cobertura de gestión de multas se hace cargo de las sanciones interpuestas al conductor mientras circula con el vehículo asegurado. De esta forma, la compañía aseguradora se encarga tanto de gestionar el recurso, en caso de que la multa se considere injusta, como de abonar el importe de la sanción si ésta es correcta. Además, también se encarga de compensar al conductor en caso de pérdida de puntos del carné o de tener que hacer un curso para recuperarlos.

Cobertura de asistencia en viaje

La asistencia en viaje, también denominada asistencia en carretera, se encarga de prestar auxilio tanto a personas como a vehículos cuando sufren un percance en sus desplazamientos. A pesar de que los conceptos de asistencia en viaje y en carretera se suelen usar indistintamente, hay algunas compañías que sólo cubren uno de ellos (normalmente la asistencia al vehículo). En estos casos, es preciso saber que la asistencia en viaje se refiere a la ayuda a los ocupantes del vehículo para que puedan regresar a sus casas, continuar el viaje o ser asistidos por un médico; mientras que la asistencia en carretera se encargaría únicamente de remolcar la moto hasta un taller cercano, o repararla “in situ”.

Asistencia nocturna

La asistencia nocturna es una cobertura poco habitual que sólo ofrece alguna aseguradora. Se encarga de cubrir el traslado (con un máximo de kilómetros) del motorista y su vehículo hasta su casa en caso de haber consumido alcohol o sentirse indispuesto.

Contratar un Seguro de Moto a Terceros

Contratar un seguro de Moto a Terceros puede ser la opción más económica. Sin embargo no todas las compañías ofrecen las mismas coberturas o las que proporcionan pueden no ser las más adecuadas para una persona determinada. Para saber cuál es el seguro más conveniente, lo mejor es usar el comparador de Rastreator. Sólo hay que contestar un rápido cuestionario para averiguar cuáles son las opciones que más compensan.

Septiembre de 2015


COMPARAR SEGUROS DE MOTO

Cynthia RosellRastreator.com


Seguro que te interesa...