Proteger la moto con un seguro a Todo Riesgo

  • El seguro de Moto a Todo Riesgo es el producto más completo que existe actualmente en el mercado.
  • La garantía principal que diferencia a un Todo Riesgo de otros seguros es la de daños propios.
  • Existen 2 modalidades de contratación: con franquicia o sin franquicia.

Conducir un vehículo a motor sin seguro es más que una irresponsabilidad. Es ilegal y está castigado con una sanción económica e incluso con la inmovilización del vehículo. La Ley sobre Responsabilidad Civil y seguro en la circulación de vehículos a motor prohíbe circular con un vehículo que no cuente, como mínimo, con un seguro de Responsabilidad Civil (RC).

Las motos, como vehículos a motor que son, también tienen la obligación de estar aseguradas si su estacionamiento habitual está en España. Pero, al igual que los coches, las motos pueden ser protegidas con distintos tipos de seguros. Uno de ellos es el conocido como Todo Riesgo, el más completo, que puede ser contratado con o sin franquicia.

¿Qué incluye un seguro de Moto a Todo Riesgo?

Los seguros de Moto a Todo Riesgo son la mejor opción para aquellos que quieran proteger al máximo su vehículo de 2 ruedas. Existen determinadas garantías que están incluidas, por defecto, en la gran mayoría de seguros de Moto a Todo Riesgo, por no decir en todos. Estos productos incluyen desde la responsabilidad civil obligatoria hasta otras garantías más específicas como la asistencia en viaje, la defensa jurídica o los daños propios. Salvo esta última, que es exclusiva de los seguros a Todo Riesgo, hay coberturas que también pueden encontrarse en pólizas más sencillas como un Terceros Ampliado.

Cobertura básica

Responsabilidad civil, cobertura obligatoria

Al igual que los seguros a Terceros, la cobertura esencial de los seguros a Todo Riesgo es la responsabilidad civil obligatoria (RC). Con ésta lo que se cubren son las lesiones y los daños ocasionados por una moto asegurada a terceras personas. Estas pólizas pueden incluir también  una cobertura complementaria, conocida como responsabilidad civil voluntaria, que lo que hace es ampliar la cuantía económica que fija la RC obligatoria.

Daños propios, cobertura exclusiva del Todo Riesgo

Son muchas las cosas que diferencian un seguro de Moto a Todo Riesgo de otro que no lo es, pero si hay una que destaca por encima de todas es la cobertura de daños propios, exclusiva de esta modalidad. Con esta garantía el propietario de la moto se asegura de que en caso de que ésta sufra daños será la compañía la que cubra los gastos de reparación o sustitución. Es decir, la moto queda protegida de los daños que pueda ocasionarle el propio conductor del vehículo asegurado o un tercero.

Si los daños son tan graves que provocan la pérdida total de la moto entonces la aseguradora fijará la cantidad de la indemnización teniendo en cuenta, por ejemplo, el valor de nuevo o de mercado en función de la antigüedad del vehículo y de las condiciones firmadas.

Coberturas habituales

Los seguros a Todo Riesgo contienen un amplio abanico de coberturas, muchas de ellas incluidas también en otros seguros más básicos. La mayoría de estas pólizas añaden las siguientes garantías, aunque es probable que haya compañías que ofrezcan algunas de éstas como opcionales.

Seguro del Conductor

En caso de que el motorista que ha provocado un siniestro fallezca o sufra lesiones, será la aseguradora la encargada de pagar las indemnizaciones pertinentes. Además, contar con esta cobertura garantiza al asegurado  asistencia sanitaria. Eso sí, las Condiciones Generales y Particulares suelen especificar que el conductor accidentado tiene que ser el autorizado y habilitado legalmente en el seguro.

Esta cobertura también suele incluir ayuda psicológica para el conductor en caso de que haya sido víctima de un robo con intimidación o de un accidente de tráfico.

Incendio

Uno de los riesgos a los que se expone el dueño de una moto es a que ésta  sufra daños derivados de un incendio. Si se produce la pérdida total o parcial de una moto a causa de una explosión, cortocircuito, malquerencia de un extraño,  caída de un rayo o incendio, por ejemplo, la aseguradora procederá al pago de una indemnización.

La cuantía que pagará la compañía se establece teniendo en cuenta distintos factores como la antigüedad del vehículo. Para calcularla se tendrá en cuenta, por ejemplo, el valor de nuevo o el valor de mercado de la moto. Esta garantía también puede contemplar los gastos derivados del remolque de la moto asegurada, así como los de extinción del incendio (hasta el límite económico recogido en el condicionado del seguro).

Las causas de incendio contempladas por esta cobertura dependen directamente de cada compañía. Mientras que algunas sí se hacen cargo de los incendios provocados por un hecho determinado puede haber otras que lo excluyan de su ámbito de indemnización.

Robo

Aunque el robo no es una de las situaciones más comunes con la que se encuentra una compañía sí que está contemplada en los seguros a Todo Riesgo. Las condiciones de esta cobertura suelen ser similares a las de incendio. Mediante esta garantía el seguro indemnizará al cliente por el robo de la moto así como por los daños que sufra durante la sustracción del vehículo.

Asistencia en viaje y asistencia al motorista

Estas coberturas también suelen ser habituales en los seguros de Moto a Todo Riesgo, aunque algunas aseguradoras las pueden ofrecer como opcionales. En lo que respecta a la asistencia en viaje, en caso de que la moto se estropee, la compañía se encargará de enviar la ayuda necesaria, como por ejemplo una grúa. En la mayoría de los casos esta cobertura se activa desde el kilómetro 0. La asistencia al conductor consiste en poner a disposición del asegurado los medios necesarios para ayudarle en la resolución de las dudas que le surjan sobre trámites del tipo administrativo o legal así como en ofrecerle asesoramiento con temas relacionados con infracciones de tráfico.

Defensa jurídica y reclamación de daños

La defensa jurídica es una cobertura que se puede contratar de manera independiente pero que cada vez es más frecuente encontrar incluida en algunos seguros como Hogar, Coche o Moto. Lo que cubre exactamente es la asistencia jurídica, judicial y extrajudicial del asegurado, así como el importe de los gastos ocasionados para la defensa jurídica de éste en determinados procedimientos en los que se pueda ver involucrado como consecuencia de un accidente de circulación.

¿Qué puede incluir esta cobertura? Desde un servicio de recursos de multas y pago de cursos para recuperar el carné de conducir hasta la defensa del tomador, cónyuge e hijos en calidad de peatones así como defensa penal, pago de fianzas y costas.

Otras coberturas

Daños en casco y vestimenta

Es una cobertura específica para motoristas y característica de los seguros de Moto a Todo Riesgo. Contar con esta garantía aporta al usuario la seguridad de que si como consecuencia de un accidente el casco o la vestimenta resultan dañados recibirá una indemnización monetaria con la que sustituirlos o repararlos. La cuantía que recibirá cada usuario dependerá de cada compañía y los requisitos para recibirla vienen especificados en el condicionado de la póliza.

Moto de sustitución

La aseguradora presta al motorista un vehículo con el que poder seguir realizando su rutina habitual durante el tiempo que el suyo se encuentre inutilizado.

Animales cinegéticos

La cobertura de daños por impacto de animales cinegéticos es una cobertura que están empezando a incorporar poco a poco algunas compañías. El principal motivo que les ha llevado a ofrecer esta garantía es el cambio legislativo que ha traído la reforma de la Ley de Tráfico. Desde la modificación de la ley el conductor que atropelle una especie cinegética dentro de un coto de caza será sobre el que recaiga la responsabilidad.

Estos cambios han dado lugar al surgimiento de nuevas necesidades así que para evitar que los motoristas se sientan desprotegidos ante esta nueva situación algunas ofrecen una cobertura específica que cubre el daño ocasionado en la moto derivado del golpe con uno de estos animales.

Seguro de Moto a Todo Riesgo con o sin franquicia

Una de las peculiaridades de los seguros a Todo Riesgo es que pueden contratarse en 2 modalidades distintas: con o sin franquicia. La diferencia principal entre un seguro a Todo Riesgo con franquicia y uno sin ella es que en el primero de ellos la aseguradora no se tendría que hacer cargo del coste total de la reparación de los daños de la moto siniestrada.

Un seguro con franquicia tiene una prima más baja que uno sin ella ya que en el momento de la firma del contrato ambas partes (aseguradora y asegurador) acuerdan de qué parte de la reparación se haría cargo cada una en caso de siniestro. Es decir, si ésta es de 100 euros y el coste de reparación de la moto es de 190, el asegurado pagaría los 100 primeros euros y del resto (90) se haría cargo la compañía. Cuanto más alta sea la franquicia más barata será la prima ya que el riesgo soportado por el seguro es menor.

Contratar seguros de Moto con Rastreator

Los seguros a Todo Riesgo son los más completos que existen en el mercado pero no todos son iguales. Existen diferencias que pueden llegar a ser muy notorias entre unas compañías y otras. Mientras que hay algunas que incluyen un gran número de coberturas hay otras que las ofertan de manera opcional por lo que a medida que las vas añadiendo el precio puede aumentar.

La forma más eficaz y segura para encontrar la póliza de Moto a Todo Riesgo más completa es utilizar Rastreator.com. En apenas unos minutos te muestra una amplia oferta de seguros de las principales compañías para que compares y elijas el que más se adapta a tus necesidades.
COMPARAR SEGUROS DE MOTO

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...