¿Problemas a la hora de conducir tu moto?

Noviembre de 2014

Conducir una motocicleta requiere una serie de comportamientos y habilidades que no están al alcance de todos los conductores. Por eso existe el carnet de conducir por tramos de potencia, para asegurarse de que todo el que aspire a ponerse a los mandos de una moto esté realmente capacitado para ello.

Sobre 2 ruedas los pilotos se encuentran con circunstancias imprevistas y sobresaltos que no preocupan a los conductores de coches. Casi todas estas circunstancias son menos peligrosas cuando el piloto tiene más experiencia. Y es que el denominador común de buena parte de estos problemas es que la primera indicación para evitar un accidente es “mantener la calma”.

Éstos son algunos de los problemas específicos a los que se enfrentan los conductores de motocicletas. Efectos mecánicos y aerodinámicos de los que un conductor de vehículos de 4 ruedas puede que no haya oído hablar, pero que un motorista debe tener muy en cuenta:

El serpenteo

Aunque hay pilotos que lo llaman de otras maneras, en inglés se le llama “weaving”, de “wave”, ola. Es un movimiento longitudinal de la moto, que comienza a oscilar de un lado a otro. Es principalmente un problema aerodinámico y empeora con la velocidad y si se cuenta con un baúl en la parte trasera de la moto.

Para evitar un accidente es fundamental mantener la calma, reducir suavemente la velocidad y tumbarse encima del depósito para reducir el perfil aerodinámico de la moto y aumentar la carga sobre el tren delantero. Gracias a las pruebas de túnel de viento y la mejora en general de la eficacia aerodinámica de las motos, es un defecto que tiende a desaparecer en los modelos nuevos.

Movimiento del manillar

El manillar puede moverse de manera incontrolada mientras se acelera. Es un movimiento lateral y violento, que puede responder a pequeños baches o desperfectos en la carretera. Para evitarlo hay que mantener el control sin reacciones bruscas, no soltar violentamente el gas y, como en el resto de los casos, no perder los nervios.

El “shimmy”

Este efecto es muy peligroso y afecta a todos los motoristas, sin importar la experiencia que tengan. Se produce cuando la rueda delantera apenas tiene carga y empieza a girar sin control. Puede suceder en un cambio de rasante, acelerando fuerte, por una suspensión demasiado blanda o una combinación de todas ellas. El manillar puede entrar en resonancia mecánica y girar con gran violencia a un lado y a otro por lo que el piloto pierde el control de la dirección y debe agarrarlo con gran fuerza recuperarla.

Además, el “shimmy” tiene un peligroso efecto secundario. Incluso si el conductor ha conseguido recuperar el control de la moto después de los movimientos, puede que tenga igualmente un accidente, ya que es fácil que se haya quedado sin frenos.

Si el movimiento ha sido especialmente brusco, la rueda delantera habrá sufrido fortísimas inercias. Esto puede hacer que el líquido de frenos retroceda y se aleje de las pinzas y las pastillas. Para solucionarlo habrá que comprobar los frenos después de sufrir este efecto y bombear una o más veces hasta que el circuito de frenos se rellene de nuevo y vuelva a funcionar.

Vibraciones y equilibrado

El equilibrado de las ruedas, en especial de la delantera, es un factor primordial en el comportamiento de la moto. Una rueda desequilibrada provoca vibraciones que pueden ser no sólo molestas, sino hasta peligrosas. Se notan especialmente entre los 90 y los 130 kilómetros por hora y desaparecen en cuanto se hace el equilibrado de la rueda, un proceso sencillo y barato.

Las vibraciones no sólo afectan a la seguridad, sino que también pueden hacer mella en el estado físico del piloto. El hecho de que aparezcan a estas velocidades las hace especialmente incómodas en los viajes largos, ya que son las que se suelen mantener durante bastante tiempo en los desplazamientos. Al cabo de unas horas, una moto con vibraciones pueden provocar desagradables consecuencias físicas, especialmente en las manos y los pies, las partes que más sufren en estos casos.

El seguro de la moto

Al igual que los coches, todas las motocicletas están obligadas a contar con al menos, un seguro básico de Responsabilidad Civil . No obstante, teniendo en cuenta los riesgos inherentes a pilotar sobre 2 ruedas, en ocasiones es recomendable contar con algunas coberturas adicionales.

Con el comparador de seguros de Moto de Rastreator.com se pueden obtener ofertas de gran cantidad de aseguradoras de en unos pocos minutos, para elegir la que más se ajusta a las necesidades de cada máquina piloto.


COMPARAR SEGUROS DE MOTO

Javier BarrosoRastreator.com


Seguro que te interesa...