Guía para elegir moto

El sector de las motos está de enhorabuena y es que tras 7 años de caídas en las ventas, en 2014 cambió la tendencia. El año pasado se matricularon en España 125.084 vehículos de 2 ruedas (motocicletas y ciclomotores), un 17% más que en 2013, según datos publicados por la Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas (Anesdor).También creció la venta de las de segunda mano, que ascendió hasta las 245.753, según datos del Instituto de Estudios de Automoción (IEA) para Ganvam, la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor.

Para 2015, todo apunta a que se superarán las matriculaciones de 2014 y que se cumplirán las previsiones realizadas por Anesdor. Y es que en los 9 primeros meses del año ya se han vendido 103.677 unidades, un 22,3% más que en el ejercicio anterior.

En lo que respecta al tipo de moto, la scooter es, de momento, la más vendida en 2015 aunque son las de carretera las que han experimentado un mayor crecimiento con respecto a 2014. Pero junto a estos 2 tipos de moto, en el mercado existen muchas más. Son muchos los factores a tener en cuenta a la hora de comprar una u otra. ¿Sabrías cual elegir? Rastreator ha elaborado esta guía para ayudarte.

¿Qué tipos de moto existen?

Motos urbanas: la Scooter, reinas del asfalto

En 2014, 7 de cada 10 motos nuevas que se vendieron en España fueron scooter, según Anesdor. El éxito de este tipo de vehículo es tal que durante el año pasado las 10 motos más vendidas pertenecían a esta categoría.

Las scooters se engloban, junto con los ciclomotores (que no son “técnicamente” una moto) dentro de la tipología de moto urbana, que se caracteriza por su precio más económico (en la mayoría de las ocasiones), su bajo consumo y su manejabilidad. La scooter es la motocicleta que más te puede convenir si vives en un núcleo urbano y necesitas un vehículo cómodo y eficiente para moverte por la ciudad, por ejemplo, en tus desplazamientos al trabajo o centro de estudios.

Particularidades de las scooters

La scooter presenta particularidades que la hace distinta al resto de vehículos de 2 ruedas. La principal diferencia visible con el resto es la posición adoptada. Mientras que en una moto al uso te sientas a horcajadas (como si montas en bicicleta o a caballo), en una scooter viajas con la espalda erguida y con los pies apoyados sobre una plataforma. Además, los días de frio y lluvia, esta moto te permite la opción de cubrirte las piernas con una funda que te proporcionará una sensación de calor y evitará que te mojes. Esta manta térmica complementa el resto de equipación motera diseñada para el mal tiempo como los puños calefactables, los impermeables o la ropa invernal.

Las scooters destacan por su comodidad y facilidad de uso, no sólo porque pesan menos que las convencionales sino también porque sus neumáticos tienen un diámetro menor que facilita su manejo por ciudad y porque su conducción se limita, básicamente, a acelerar y frenar. Esto último se debe a que en las scooters el cambio de marchas es automático y los frenos están colocados en el manillar. Otra de las características propias de ellas es su capacidad de carga, es decir, te permiten transportar muchos más bultos que otro tipo de moto.

Motos de carretera

La moto de carretera es la cara b de las motos urbanas. Estos vehículos están diseñados para viajar. Y es que, mientras la moto urbana es el vehículo que más te conviene si vas a realizar trayectos por ciudad para ir a trabajar o a clase, las motos de carretera suelen ser para recorrer distancias más largas.

Además, son más pesadas y menos ágiles para circular entre el tráfico de una ciudad. Ahora bien, generalmente, son motos de mayor cilindrada que alcanzan mayores velocidades y son más cómodas si lo que deseas es circular por carretera.

Motos off road, ¿enduro o motocross?

Las motos “off road” son las destinadas para conducir fuera de las carreteras convencionales. Éste es el vehículo que debes elegir si lo que quieres es circular por vías no asfaltadas o por campo abierto. En esta categoría existen distintos tipos: enduro, cross, trial, supercross y supermoto.

Las motos de campo suelen adquirirse, en la mayoría de los casos, para la práctica deportiva. Aunque guardan muchas similitudes entre ellas sí que existe algún detalle que las hace diferentes. Por eso, antes de comprarte una u otra debes tener muy claro qué uso le vas a dar y por dónde quieres circular ya que algunas tienen prohibida su circulación por la vía pública.

Entre las motos de campo más conocidas están las de cross y las de enduro. Aunque son muy parecidas no son exactamente lo mismo. El motocross y el enduro son disciplinas del motociclismo que se desarrollan en circuitos sin pavimentar.

La diferencia principal entre ambas motos es que las de cross son para circular o competir en circuitos cerrados y no tienen permitido circular por la vía pública mientras que con una de enduro sí que podrías  desplazarte por las carreteras. El motivo de la limitación de las motos de cross es que, a diferencia de las de enduro, no están homologadas, carecen de matrícula, no necesitan permiso de circulación, no están obligados a pasar la ITV y no se pueden cubrir con un seguro de Moto convencional. Ahora bien, eso no quiere decir que no estés obligado a asegurarla. Como sólo la puedes utilizar en circuitos cerrados y para transportarla debes hacerlo en un remolque la forma de aseguramiento apropiada es con un seguro de Accidentes en Circuito.

En lo que respecta a los otros tipos de motocicletas, las supercross y las supermotos son las usadas en competiciones deportivas similares al motocross y al enduro. El supercross es una modalidad derivada del cross pero en el que, por ejemplo, se corre en un tipo distinto de circuito. Por su parte, el supermotos, pese a que es parecido al motocross, es un tipo de carrera en la que se corre a más velocidad.

Por último, las que son algo más diferentes, son las motos de trial que están destinadas a la práctica de la modalidad deportiva que lleva el mismo nombre y que consiste en la superación de obstáculos sin que toques el suelo. Carecen de sillín, están destinadas a ser conducidas de pie y son ultraligeras.

Motos deportivas

Las motos sport son aquellas diseñadas para ser conducidas por la vía pública, más agresivas que las motos de carretera y que pueden alcanzar altas velocidades y, según Motopóliza, las que tienen una prima de seguro más elevada debido, entro otras cosas, a su elevada potencia.

Aquí podrías elegir entre comprarte una con carenado o una naked (desnuda) que carece de carrocería o revestimiento y que deja visible gran parte de su mecánica como el motor. Para decantarte entre una moto “desnuda” o una “vestida” deberás tener claro cuál es el uso que le vas a dar. Por ejemplo, las motos naked no son las más cómodas para viajar ya que carecen de carenado.

Motos Trail

Otra tipología de moto es la conocida como Trail. Se trata de un vehículo mixto, mezcla entre una enduro y una turismo, que puedes conducir por distintos terrenos aunque, depende del modelo que elijas, pueden tener un corte más off road o de asfalto. Sobre ella vas más elevado y erguido que lo que pudieras ir en otra por lo que son buenas para ir por ciudad ya que ves mejor el tráfico. También la puedes usar para hacer salidas puntuales al campo así como para desplazarte por carretera. Es lo que a los coches se equipararía con un todoterreno.

Motos Custom, destinadas al “tunning”

Por último, puedes elegir comprarte una moto custom, también conocidas como cruiser si valoras la estética por encima de la tecnología. Son la cara opuesta a otro tipo de motos como las deportivas o las de carretera. No son para correr sino más bien para conducir de manera relajada y disfrutando del viaje y del paisaje. Un claro ejemplo de moto custom son las Harley Davidson. Este tipo de moto se caracteriza por ofrecerte una conducción confortable ya que te permite estar sentado con las piernas estiradas y combina un asiento bastante bajo con un manillar muy ancho. Otra de las características de las motos “customizadas” es que son las que tradicionalmente más se han personalizado y que suelen ser las favoritas de los aficionados para tunear.

Las motos custom, como las Harley Davidson, son las que más se tiende a personalizar

¡Una moto para cada usuario!

Como has podido ver existe una gran variedad de motos que se adaptan a cada tipo de conducción y a cada uso. Antes de comprarte un vehículo de 2 ruedas debes tener muy claro para qué la vas a usar y por dónde vas a circular.

Si eres un urbanita y lo que necesitas es un medio de transporte para moverte por la ciudad o para ir a trabajar lo que estás buscado es una scooter, un ciclomotor o una moto ligera con la que moverte con agilidad entre el tráfico.

Ahora bien, si vas a recorrer largas distancias por carretera lo tuyo es una moto que combine potencia y velocidad con comodidad. Las motocicletas Turismo o las deportivas, si quieres correr o las custom si prefieres disfrutar del placer de conducir un clásico. Como ves, hay motos para todos los gustos.

Asegurar la moto, punto en común

Para asegurar una motocicleta es necesario que esté matriculada y que tenga la ITV en regla. Por eso, en la modalidad off road, es muy habitual encontrar motos sin seguro ya que al estar destinadas al uso deportivo pueden carecer de placas. Ahora bien, que una no pueda ser cubierta con una póliza convencional no quiere decir que el conductor, en caso de siniestro, no sea responsable frente a terceros de los daños ocasionados a un tercero. Ahí es donde intervienen los seguros de accidentes de circuito.

Así que si tienes una moto homologada para conducir por la vía pública tienes el deber de asegurarla. La forma más rápida y fácil de encontrar el seguro que más se adapta al tipo de vehículo de 2 ruedas y a tu perfil de conductor es comparar pólizas de Moto con Rastreator.com.

Octubre 2015
COMPARAR SEGUROS DE MOTO

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...