La cobertura de óptica en el seguro de Salud

  • La cobertura de óptica se encarga de reembolsar al asegurado parte del gasto en gafas graduadas y lentillas.
  • Para tramitar el reembolso es necesario entregar un impreso de solicitud cumplimentado, la factura detallada de la óptica y la prescripción médica correspondiente.

En España más de la mitad de la población (53,4%) utiliza algún sistema de corrección visual, según el Libro Blanco de la Visión 2013, elaborado por la Federación Española de Asociaciones del Sector Óptico (FEDAO). En total, 25 millones de españoles usan lentes de contacto o gafas para corregir sus problemas de visión.

Sin embargo, la venta de estos artículos se ha reducido significativamente en los últimos años. Concretamente, desde 2008 la facturación en el sector de la óptica por la venta de lentes oftálmicas se ha reducido un 17% y por la de monturas para gafas graduadas más de un 28%. Y es que para este sector de la población estos artículos suponen un desembolso importante, ya que lo normal es que el precio de unas gafas graduadas no baje de los 100 euros.

Por este motivo, algunas aseguradoras incorporan en sus pólizas médicas la cobertura de óptica, que ayuda a los asegurados a hacer frente a este tipo de gastos.

¿Qué es la cobertura de óptica?

Las personas que tienen problemas de visión saben bien el gasto que supone. La cobertura de óptica se encarga de reembolsar al asegurado parte de los gastos que pueda hacer en material de óptica para corregir su vista. Puede estar incluida en algunos seguros de Salud o añadirse como una garantía adicional. El límite de edad hasta la que se puede contratar oscila entre los 65 y los 75 años.

Artículos incluidos en la cobertura

La cobertura de óptica, al igual que sucede en otras como la de farmacia, no cubre todos los artículos que se puedan comprar en estos establecimientos. Es específica para ayudar al asegurado a asumir el gasto que deba hacer en gafas y lentillas debido a necesidades médicas. Dentro de esta cobertura suelen estar incluidos tanto las lentes de contacto como los cristales graduados, ya sean para gafas de vista o de sol. Además, algunas aseguradoras también pueden cubrir el gasto de la montura (la de las gafas de sol suele quedar excluida, aunque estén graduadas).

La cobertura de farmacia cubre parte de los gastos que el asegurado haga en gafas y lentillas debido a necesidades médicas

Otras excepciones de esta cobertura son las lentillas para modificar el color de ojos, las lentes correctoras intraoculares (se implantan mediante operación quirúrgica), así como cualquier tipo de material, prótesis o implante.

Límites de la cobertura de óptica

Pero esta cobertura no implica que se costeen todos los gastos de óptica y optometría. El límite que suelen establecer las aseguradoras es de una prescripción médica y de una factura al año. Además, en términos monetarios, la mayoría de compañías no cubre el coste total sino que lo más común es que se hagan cargo del  50% del importe, siempre que no sobrepase el máximo anual establecido. Este límite se fija por asegurado y la cantidad dependerá de la póliza que se tenga contratada, que ronda entre los 100 euros para los seguros más básicos, a los 300, en los más completos.

Con esta cobertura la aseguradora suele asumir el 50% del importe total de las gafas o lentillas, siempre que no sobrepase el máximo anual

Esto quiere decir que si el asegurado presenta una factura por gafas y lentillas por un valor de 700 euros, y en su póliza tiene establecido un límite anual de 300 euros, su aseguradora sólo le proporcionará esa cantidad, y el resto tendrá que costeárselo él.

Carencia

La garantía de óptica puede contar en algunos casos con un periodo de carencia. Esto es el tiempo que debe de transcurrir desde que se contrata una cobertura hasta que se puede hacer uso de ella. Algunas aseguradoras lo establecen en torno a los 6 meses, sin embargo, otras proporcionan esta cobertura al asegurado desde el primer momento que la contrata.

Condiciones

Para que el asegurado pueda beneficiarse de esta cobertura es necesario que se cumplan una serie de especificaciones. Contar con la prescripción del médico correspondiente es un requisito imprescindible. Además, si la póliza contratada es de cuadro médico, la compañía puede exigir que la prescripción sea hecha por uno de sus médicos asociados. Sin embargo, si se trata de una póliza de reembolso, podrá hacerla un oftalmólogo de cualquier otra aseguradora.

Para tramitar el reembolso es necesario contar con la prescripción del médico, cumplimentar una solicitud y presentar la factura correspondiente

Otros documentos necesarios son una solicitud de reembolso, que debe estar debidamente cumplimentada y una factura original de la óptica con los importes detallados. Estos documentos tendrán que presentarse a la aseguradora (junto con la prescripción médica), dentro del plazo de tiempo establecido, ya que si se excede no se hará cargo de dichos gastos.

El seguro de Salud más completo

La cobertura de óptica puede resultar muy útil para aquellos que tienen problemas de visión y renuevan sus gafas o lentillas con cierta frecuencia. Estos artículos suelen tener un precio bastante elevado por lo que incluir esta cobertura en la póliza puede suponer un ahorro importante. Pero antes de contratar un seguro de Salud conviene saber que existen distintos tipos y que no en todas las aseguradoras es posible contar con esta garantía. Si quieres saber cuáles son los seguros más completos y elegir el que más te conviene, Rastreator te ayuda a decidir. Su comparador de seguros te muestra cuales son las pólizas que más garantías ofrecen, al precio más competitivo. Usa el comparador de seguros de Salud de Rastreator y descubre cuál es el más adecuado para ti.
COMPARAR SEGUROS DE SALUD

Cynthia RosellRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Salud