El seguro de Salud durante el embarazo

  • El embarazo está cubierto por el seguro de Salud pero cuenta con periodos de carencia.
  • El parto tiene un periodo de carencia que suele situarse en los 8 meses.
  • Para estar cubierta, es necesario contratar el seguro antes de quedarse en estado.

En 2014 nacieron en España 426.303 niños, 588 más que en el año 2013, y se produjo el primer incremento de nacimientos tras 5 años consecutivos de descensos, según el Instituto Nacional de Estadística.

Durante el periodo de gestación son muchas las cosas que preocupan a los futuros padres. La principal de ellas es la que atañe al seguimiento del embarazo y la asistencia al parto. Por eso, algunos recurren a la contratación de una póliza de Salud para, por ejemplo, elegir médico o dar a luz en una clínica privada en vez de en un hospital público. Ahora bien, para estar cubierto por la póliza es necesario contratarla, como mínimo, 8 meses antes de quedarse embarazada. De no ser así, no se podrá hacer uso de muchos de los servicios médicos relacionados con el embarazo y el parto.

Cobertura de embarazo y parto en el seguro de Salud

La gran mayoría de las aseguradoras incluyen en sus pólizas Médicas la cobertura de embarazo pero le aplican un periodo de carencia, que puede ser mayor o menor dependiendo del servicio médico del que se quiera hacer uso. Del mismo modo, las restricciones que se establecen también varían dependiendo de la etapa de gestación en la que se encuentre la madre.

El embarazo y el parto cuenta con una carencia de 8 meses

El principal motivo por el que las aseguradoras incluyen periodos de carencia en determinados coberturas es para tratar de evitar que una persona suscriba una póliza para protegerse frente a una situación determinada, como puede ser el embarazo, y que una vez resuelta se cancele.

Periodos de carencia en el embarazo

La preparación al parto, las revisiones y pruebas médicas destinadas al seguimiento y control del embarazo, el parto (natural o por cesárea) y el postparto tienen un periodo de carencia que se sitúa en torno a los 8 meses.

Este tiempo, fijado por la aseguradora, suele ser el mismo en todas y no se puede anular por desconocimiento del embarazo en el momento de la contratación o por haberse producido pocos meses después de la entrada en vigor de la póliza. Y es que, las compañías suelen tratar el embarazo previo a la contratación de la póliza como un hecho preexistente.

Seguimiento del embarazo

Hay aseguradoras que, pese a que la asegurada se quede embarazada antes o inmediatamente después de la contratación de la póliza, sí cubren el seguimiento y vigilancia de la gestación. De esta forma, permiten a las futuras madres acudir al ginecólogo y al obstetra, especialistas encargados del control del embarazo.

Ahora bien, hay pruebas que sí pueden contar con periodos de inaplicabilidad, como es la amniocentesis precoz en embarazos de riesgo, que suele ser de 8 meses.

Preparación al parto

La preparación al parto es un curso que suele durar unas 15 horas y en el que se enseña a las embarazadas técnicas de respiración y relajación así como ejercicios de gimnasia prenatal. Estos cursos no son obligatorios pero sí recomendables ya que el objetivo es preparar a las gestantes física y psíquicamente para el día del parto. Esta cobertura, que en la mayoría de los casos no incluye las técnicas de recuperación postparto, tiene un periodo de carencia que se suele situar en los 8 meses, al igual que la asistencia al parto.

El parto

La asistencia al parto, ya sea de manera natural o por cesárea, tiene un periodo de carencia que puede ser de hasta 10 meses, aunque lo habitual es que se sitúe en los 8 meses. Esta cobertura incluye todo lo relacionado con el momento de dar a luz. Desde el traslado al hospital en ambulancia, la asistencia al parto, el suministro de la epidural y la hospitalización de madre y bebé tras el nacimiento. Y es que, la póliza de la madre cubre al neonato desde que nace hasta que se le da el alta hospitalaria.

Las pólizas suelen especificar la estancia en una habitación individual e incluso, hay algunas que cubren el alojamiento en situación de pensión completa de un acompañante de la asegurada.

El postparto

Tras el parto aparece una nueva realidad. Llegar a casa con el bebé puede ser una situación difícil para algunos padres, sobre todo, los primerizos. Una cobertura muy útil que puede incluir una póliza de Salud, y que también cuenta con un periodo de carencia, es la de cuidados de post parto en el hogar.

Gracias a esta garantía, la asegurada podrá contar con la ayuda de una matrona que se desplazará hasta su casa para ayudarle con todo lo relacionado con cuidados e higiene, tanto de la madre como del recién nacido. Además, a través de esta garantía la madre podrá recibir ayuda también con las labores del hogar.

Situaciones de eliminación de la carencia

Los periodos de carencia establecidos por una aseguradora no se pueden anular así como así pero sí que hay varias situaciones en las que la compañía puede o debe eliminarlas. Por un lado, la Ley del Contrato del Seguro establece en su artículo 103 que  la compañía debe eliminarlas en los casos de “asistencia de situación urgente“. La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGDFP) define las asistencias de carácter urgente como “aquellas de carácter médico y sanitario (incluido el transporte) que de no prestarse de forma inminente podrían poner en peligro la vida del paciente, su integridad o que puedan producir un menoscabo permanente en su salud”. Además, hay aseguradoras que suelen anular las carencias cuando el parto es prematuro.

Por otro lado, cuando una embarazada cambia su seguro de Salud de una compañía a otra, esta última suele eliminar el periodo de carencia de muchos servicios, eso sí, exceptuando el parto.

El mejor seguro para el embarazo

Antes de contratar un seguro de Salud son muchas las cosas que hay que tener en cuenta, sobre todo, si se quiere estar cubierta durante el embarazo. Lo más importante en este caso es saber que el periodo de gestación, sobre todo, el momento del parto, cuenta con periodos de carencia y se deben tener muy presentes antes de suscribir la póliza.

Por eso, si se desea llevar el embarazo por la sanidad privada en vez de por la pública es necesario contratar la póliza, como mínimo, 8 meses antes de quedarse en estado. Además, es esencial que incluya servicios y coberturas destinadas a la maternidad como las clases de preparación al parto o el post parto así como contar con un amplio cuadro médico de especialistas. Para ello, Rastreator.com pone a disposición de los futuros papás un comparador de seguros de Salud con una amplia gama de productos.

Noviembre 2015
COMPARAR SEGUROS DE SALUD

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Salud