Seguros de Salud Vs servicios de Salud

  • El servicio de Salud facilita el acceso a la sanidad privada por un coste inferior al que tendría que asumir el usuario si fuera por su cuenta
  • Cualquier persona, indiferentemente de su edad o sus enfermedades preexistentes, puede adquirir la tarjeta que le da acceso al uso de la red médica

 

Los seguros de Salud tienen cada vez más demanda. De hecho, según el último informe ICEA, se estima que un 20% de la población española tiene uno. Y es que hay múltiples motivos que pueden llevar a contratar uno: evitar listas de espera, poder elegir especialista o simplemente tener un complemento a la Seguridad Social son algunos de ellos. Sin embargo, el seguro médico no es la única alternativa disponible ya que también existen compañías que ofrecen coberturas sanitarias sin llegar a tener las mismas condiciones que un seguro tradicional. Veamos cuáles son las diferencias y las similitudes principales entre el seguro de Salud y el servicio de Salud.

 

 

SEGURO DE SALUD SERVICIO DE SALUD
Asistencia sanitaria
Especialidades médicas
Pruebas diagnosticas
Libre elección de médico
Especialistas fuera del cuadro médico Según póliza X
Hospitalización X
Sin copagos Según póliza X
Libre de carencias X
Sin test de salud previo X
Pago prima mensual X

 

Servicios de Salud

Actualmente hay varias empresas dedicadas a ofrecer este tipo de servicio. Principalmente, son compañías que, en vez de cubrir todos los gastos como las aseguradoras, permiten a sus clientes acceder tanto a cuadros médicos como a centros de salud privados a precios más asequibles que si lo hicieran careciendo de un seguro de Salud. De esta forma, pueden acceder a la medicina privada sin tener que hacer frente al coste de ir sin sociedad y libres de la obligación de pagar una prima mensual durante un año entero.

Funcionamiento de un servicio de Salud

El funcionamiento de las empresas que ofrecen servicios de Salud es muy sencillo ya que está basado en el formato de ‘pago por consumo’. De esta forma, cualquier persona puede adquirir la tarjeta que le da acceso al uso la red médica de la que disponga la compañía elegida. Esta tarjeta, que tiene un coste de entre 100 y 150 euros, se puede solicitar directamente por Internet o por teléfono y tiene vigencia para ser utilizada durante un año.

Una vez que el cliente la haya comprado ya puede acceder al cuadro médico y empezar a hacer uso del servicio, es decir, consultas médicas de cualquier especialidad, pruebas de diagnóstico y tratamientos. Eso sí, el cliente siempre tendrá que abonar un coste por cada servicio que utilice. Una vez finalizado el periodo durante el que está vigente la tarjeta, el usuario puede decidir si vuelve a comprar otra o, si por el contrario, prescinde de ella. Sea cual sea su elección, no tendrá que comunicárselo a la compañía.

Principales diferencias con el seguro de Salud

Aunque a priori puede parecer que es un servicio muy parecido al de un seguro de Salud tradicional, lo cierto es que hay diferencias muy importantes a tener en cuenta. Y es que son productos diferentes con objetivos distintos que conviene tener claros para que no haya sorpresas de última hora.

Hospitalización

Para empezar, es muy importante saber que un servicio de Salud no cubre la hospitalización, mientras que la mayoría de los seguros de Salud sí lo hacen. Únicamente facilita el acceso a la sanidad privada por un coste inferior al que el usuario pagaría si fuera sin seguro, con el ahorro que supone. Algunos servicios también incluyen las urgencias, pero no todos. De esta forma los servicios de Salud reducen su oferta a poder acudir a consultas y a realizarse pruebas determinadas ya que no cubren tratamientos ni hospitalización.

Límite de uso

Por otra parte, siempre que se acuda a una consulta o se haga uso del servicio el usuario tendrá que abonar el importe correspondiente por el mismo. No existe un límite de copago ni de uso, por lo que el cliente tendrá la posibilidad de utilizarlo tantas veces como lo necesite. Esto puede suponer una ventaja o un inconveniente, depende del tipo de uso que se le pretenda dar. Si el usuario va a acudir con frecuencia a consultas con especialistas, al final le saldrá más caro que si dispone, por ejemplo, de un seguro sin copago. Mientras que si solo lo tiene por si en algún momento lo necesita le saldrá más económico. Así que, antes de elegir uno u otro, este es un punto muy importante a tener en cuenta.

Tipo de usuario

En cuanto a lo referente a la edad del cliente y las enfermedades preexistentes, los servicios de salud no tienen en cuenta ninguna de las dos. Tampoco serán un inconveniente los periodos de carencia ya que en este caso tampoco existen. De esta forma, cualquier persona que lo desee puede suscribirse a un servicio de Salud porque las excepciones que normalmente tienen las aseguradoras tradicionales, en este caso, no existen.

Compara y encuentra tu producto

Antes de elegir un seguro de Salud o un servicio de Salud lo mejor es tener claro qué da forma a cada uno, qué coberturas ofrecen y qué exclusiones tienen. Y es que tal y como hemos visto, no todos los productos son iguales y lo que en uno puede ser excluyente, en otro puede no resultar atractivo para el usuario. Por ello, el comparador de Seguros de Salud de Rastreator.com es una herramienta muy útil para encontrar la póliza más económica que mejor se adapta a las necesidades de cada usuario.

Octubre de 2017


COMPARAR SEGUROS DE SALUD