Al sol que más calienta

Estamos sufriendo el verano más caluroso, y largo, de los últimos años y las previsiones apuntan a que las altas temperaturas persistirán al menos durante la primera quincena de septiembre. Desde Rastreator, consideramos necesario conocer los efectos de su acción para protegerse de forma eficaz, especialmente si se emprenden viaje hacia destinos de sol y playa, o se forma parte de los colectivos que, siempre, deben estar alerta: las personas mayores, los discapacitados, los menores de cinco años, y quienes tienen un trabajo físico intenso o practican deporte al aire libre. La exposición continuada al calor extremo produce calambres por pérdida de sales, deshidratación, agotamiento o mareos. De ahí que resulte oportuno prestar atención a determinados consejos. El Ministerio de Sanidad informa en su portal de una nueva herramienta que permite a la gente registrarse y dejar su teléfono y correo electrónico para recibir las últimas recomendaciones ministeriales, así como las alertas de calor.

Evita grandes esfuerzos físicos en las horas más calientes del día: cuando los termómetros pasan de 30 grados conviene no hacer actividades físicas intensas o quedarse expuesto directamente al sol. Aprovecha la hora del almuerzo (en general el momento más caluroso del día) para descansar y salvar el cuerpo de un desgaste excesivo.

Toma mucho líquido: mantener el cuerpo hidratado es fundamental cuando aumenta el calor. Toma de dos a tres litros de agua por día (o zumos, té, refrescos…). Para que no lo olvides, mantén una botellita de agua siempre a mano.

Evita el exceso de sal y bebidas alcohólicas: Tanto la sal como el alcohol hacen que el cuerpo pierda líquido. Si no puedes (o no quieres) evitarlos, acuérdate de alternar la cerveza o los aperitivos con algunos vasos de agua.

Usa ropas y accesorios adecuados: usa ropas livianas y claras, de tejidos naturales (algodón o lino, por ejemplo) o de tejidos tecnológicos, como los hechos para deportes al aire libre. Y no te olvides el sombrero, para protegerte de insolaciones, y el protector solar (factor 30, como mínimo).

Rehuye alimentos pesados: comidas con mucha grasa, como asados, demandan una gran cantidad de energía para ser digeridas por el cuerpo, lo que provoca una sensación de sueño o falta de energía después de la comida. En el calor intenso, esa sensación aumenta y puede dejarte sin ánimo para aprovechar el viaje.


COMPARAR SEGUROS DE VIAJE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Viaje