El botiquín perfecto para hacer una travesía de montaña segura

Noviembre de 2014

  • El contenido del botiquín dependerá de la duración de la travesía de montaña y del tipo de entorno en el que se desarrolla.
  • Antisépticos, gasas, tiritas y esparadrapo no pueden faltar en el botiquín de todo aventurero, y tampoco una póliza que le proteja.

Hacer una travesía de montaña puede ser la manera perfecta de disfrutar del tiempo libre. La conjugación entre el medio ambiente, el aire puro y el deporte es el reclamo para muchos, pero es muy importante tener en cuenta que la montaña es potencialmente peligrosa, por lo que es necesario ser previsor y realizar el recorrido con cuidado y seguridad.

El resbalón más tonto puede derivar en un corte, un esguince o incluso la rotura de alguna extremidad. Si cualquiera de estas cosas sucede mientras se camina por un núcleo urbano también los primeros minutos de reacción son importantes, pero existe la posibilidad de pedir auxilio o llamar a los servicios de emergencia si es necesario. Cuando el mismo accidente ocurre en una montaña las cosas se complican. Un acceso difícil, la falta de cobertura o las dificultades a la hora de localizar al herido pueden convertir un insignificante accidente en uno grave.

Siempre que se realiza una travesía es necesario tomar ciertas medidas de precaución, como avisar a alguien sobre la zona en la que se va a estar por si tuvieran que localizarle además de procurar no salir sólo o cuando está oscureciendo si no se va preparado. Pero más allá de eso, si se va a hacer una travesía de montaña es imprescindible llevar el botiquín de emergencia.

El botiquín de emergencia de un montañero

Cuando se va a hacer una ruta de montaña es importante llevar los víveres y el material que se prevé necesitar. Para realizar una travesía hay que ir correctamente equipado, por ello la ropa y el calzado deben ir acorde con el terreno por el que se va a caminar, pero también hay que llevar los víveres necesarios para realizar el camino. Es aconsejable que la mochila de un montañero lleve una linterna, protector solar y frutos secos y chocolate para recargar energía, pero también comida y bebida para el tiempo que se calcula que va a durar la ruta, además de repelente para insectos.

Todo ello debe ir acompañado de un botiquín para los primeros auxilios. Eso sí, no todos son iguales, su contenido dependerá del entorno y de la duración de la travesía de montaña. Un punto que hay que tener claro es que un montañero no debe llevar nada encima que no sepa utilizar. Hacer uso de elementos del botiquín sin conocimiento puede suponer un riesgo, y por lo tanto llevarlo y no utilizarlo supone un peso innecesario para la persona que realiza la travesía.

Travesías de montaña cortas

Para excursiones cortas con un botiquín pequeño es suficiente. La mayoría de las veces su contenido se utiliza para curar ampollas, rozaduras o cortes, y no se puede llevar de todo en la mochila cual UVI móvil, ya que ante un accidente grave lo mejor es llamar al 112.

Para salir de un aprieto lo esencial sería, además de ir siempre acompañado de un teléfono móvil, llevar un par de ibuprofenos, gasas estériles, esparadrapo, vendas, suero fisiológico y antiséptico. Además, en el caso de que se trate de una travesía de montaña aislada y con dificultad de acceso es útil tener una manta térmica por si fuera necesario esperar a los servicios de emergencia, así el montañero se protege de las temperaturas y condiciones atmosféricas adversas.

El botiquín de las grandes travesías de montaña y las difíciles

En el caso de que se realice una travesía de montaña de varios días o bien de gran dificultad, es recomendable añadir a los utensilios del botiquín para las rutas cortas, además, tiras de sutura por si se realizan cortes profundos, guantes de látex, unas pequeñas tijeras, pinzas, vendaje triangular para fracturas de hombro o codo. También antidiarreicos y antieméticos para luchar con las náuseas o los problemas estomacales.

Seguros para montañeros

Para realizar una travesía de montaña con la mayor seguridad posible el interesado puede contratar pólizas destinadas a su protección. Esto puede hacerse a través de pólizas que ofertan las aseguradoras o bien a través de federaciones o asociaciones de montañismo que cuenten con una póliza colectiva. Además, cuando estas travesías son organizadas por un agente privado y no por una persona particular suelen cubrir con la inscripción a sus participantes.

Los seguros dirigidos a deportistas , excursionistas o los denominados de Aventura pueden cubrir mordeduras de animales, caída de rayos, roturas u otros accidentes, pero también las congelaciones producidas como consecuencia de la actividad deportiva en la alta montaña, así como los golpes de calor o las hipotermias. La aseguradora puede responsabilizarse de la indemnización de los accidentes, la asistencia sanitaria y los gastos del rescate, así como el auxilio al fallecido.

Al realizar una travesía de montaña es importante mantener la seguridad, una placa de hielo, un desprendimiento o un mero descuido puede acabar con un accidente, con los problemas y costes que esto puede acarrear (como los gastos de rescate). Por eso, es importante contar con un botiquín de emergencia y una póliza que respalde al aventurero, ya sea contratado específicamente para ello o bien como complemento de un seguro de Viaje.


COMPARAR SEGUROS DE VIAJE

Eva GonzálezRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Viaje